Aleteia

“¡Ayuden a sepultar a mi madre!”, un grito desde un lugar de América

By Ale Silva | Shutterstock
Comparte

Sucedió en Bolivia, pero ya ha acontecido en otros países del continente como Ecuador. Convivir con el cadáver de tus seres queridos, otro drama del coronavirus

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Murió con síntomas de COVD-19 y fue encontrada tendida en su cama rodeada de sus 11 hijos. El caso de Wilma, que reproducen medios locales como El Deber de Bolivia, deja en evidencia la peor cara de la expansión del coronavirus en América Latina.

Es que detrás del suceso trágico y doloroso que involucra a una familia boliviana se encuentra el hecho del peregrinaje por varios centros de salud en busca de asistencia (sin buenos resultados finalmente) y también tener que morir en el domicilio sin posibilidad de una inmediata sepultura digna.

Debido a todo esto fue que lo acontecido con esta mujer ha cobrado notoriedad pública y tanto sus familiares como vecinos venían reclamando a las autoridades que se la pueda enterrar.

Según consigna este medio, tanto su esposo (albañil) y su hijo mayor estuvieron por varias horas tratando de comunicarse con servicios locales para que fueran asesorados en cómo proceder ante este fallecimiento.

“Primero tenía tos, luego una fiebre y después ya no podía respirar. Ella fue al centro, pero como no la atendieron se tuvo que volver a su casa», contó a ese medio Viviana Soliz, una vecina de esta madre, quien recordó la situación de vulnerabilidad en la que vive esta familia.

Finalmente, el asesoramiento de parte de las autoridades llegó y la primera recomendación que se dio fue la de llamar a la Policía en este tipo de situaciones para luego continuar con el trámite de dar certificados de fallecimientos.

 

“Dos días con el cadáver de mi marido”

Lo acontecido con esta madre de 11 hijos, que finamente parece haber tenido respuesta, no parece no ser un hecho totalmente aislado. Pues en los últimos días también ha trascendido el caso de una mujer (59) que desde hacía dos días estaba conviviendo con el cadáver de su esposo (60) fallecido con síntomas de COVID-19.

En este caso, tal cual relató un sobrino al diario Opinión y reproduce El Deber, también se dio aquello del peregrinaje y la falta de espacio en un centro hospitalario para terminar regresando al domicilio.

“Mi tía está enferma y solo le ayudamos con baños de vapor. Mi tío está botado como un perro, ha muerto y mi tía está junto con él con sospecha de Covid-19. Por favor les pido a las autoridades competentes que vengan, que nos ayuden y hagan su trabajo. Mis padres están enfermos, toda mi familia está con sospechas y hasta ahora no viene nadie a ayudar. No sabemos qué hacer”, expresó a El Deber un familiar de esta mujer, quien también salió a pedir ayuda para esta situación joven que una vez más clamó por ayuda a las autoridades.

Este último caso se ha reportado en la localidad de Cochabamba, pero casos similares se han venido dando en otros lugares como Beni o Santa Cruz, de los sitios más afectados por el coronavirus en Bolivia, país que hasta el momento ha reportado de manera oficial más de 30.000 casos confirmados y fallecidos que superar el millar.

En tanto, este drama vinculado al coronavirus, de inconvenientes para una sepultura digna,  también se ha estado reportado hace varias semanas en otros países como Ecuador, y en particular Guayaquil, sitio que ha podido controlar y dar respuesta a este dolor. O también todo lo que está pasando en Brasil, el país más afectado en América Latina, epicentro de la pandemia en la región. En este último caso, vale la pena recordar una vez más la labor del arzobispo metropolitano de Manaos, Leonardo Steiner, quien se ha encargado de llevar «el mejor abrazo» a los familiares más golpeados : 

 

 

 

Guayaquil convive con la muerte:

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.