Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

Esta heroína del Ecuador no vivía más que de la Eucaristía

SAINT MARIANA DE JESUS

Francisco Sylverio de Sotomayor | Wikipedia PD

Larry Peterson - publicado el 26/05/20

A menudo comparada con Rosa de Lima, ella vivió su piedad y mortificación desde casa

El 31 de octubre de 1618, nació una niña en la ciudad de Quito, ubicada en el Nuevo Reino de Granada. Hoy esta área se conoce como Ecuador.

El padre del niño era un noble español respetado y respetable de Toledo llamado Don Jerónimo Flores de Paredes. El nombre de su madre era Doña Mariana Cranobles de Xaramilo y descendía de las familias españolas más respetadas. Jerónimo y Mariana nombraron a su hija como su madre, Mariana. Ella era la menor de ocho hijos.

Mariana quedó huérfana a la edad de siete años, y su educación fue asumida por su hermana mayor, Jerónima, que ya se había casado.

Mariana tenía un evidente sentido de piedad y humildad que parecía parte de su personalidad, y su hermana y su cuñado, Cosme de Caso, decidieron que respetarían su deseo de vivir en reclusión en su casa.

Mariana no vivía en total aislamiento porque había una iglesia jesuita cerca y pasaba tanto tiempo allí como podía rezando ante el Santísimo Sacramento.

Mariana instintivamente comenzó a desarrollar una profunda sensación de piedad y auto mortificación, negándose a sí misma a comer, beber y dormir. Su cuñado hizo que el sacerdote jesuita Juan Camacho la guiara en su desarrollo.

Al igual que santa Rosa de Lima (con quien se la compara a menudo), no entró en un convento, sino que se quedó en su casa dedicándose a la oración, la mortificación y el ayuno.

Se cuenta que el ayuno de Mariana era tan intenso y estricto que solo comía una porción de comida cada ocho o 10 días. Esto es imposible para que una persona sobreviva, pero es similar a las cantidades citadas en la vida de santa Catalina de Siena y santa Rosa de Lima.

La vida de Mariana estaba sostenida milagrosamente por la Sagrada Eucaristía. Muchos testigos dieron testimonio del hecho de que Mariana recibía la Sagrada Comunión cada mañana. Estaba decidida a seguir el mandato de Jesús: quien quiera seguirme debe negarse a sí mismo.

Entre los dones sobrenaturales que Mariana tenía, estaban su capacidad de predecir el futuro, ver los eventos futuros como si estuvieran pasando ante ella, escrutar los corazones de las personas e interceder ante Dios para sanar enfermedades haciendo la Señal de la Cruz, o rociando a los enfermos con agua bendita.

Se documentó que sus oraciones incluso devolvieron la vida a una persona muerta. La reputación de santidad se extendió por todas partes.

En 1645 hubo un gran terremoto en Quito, lo que empeoró una situación de enfermedad ya grave en la ciudad. Un sacerdote jesuita dio una homilía en la iglesia y rezó en voz alta: «Dios mío, te ofrezco mi vida para que los terremotos terminen».

Pero Mariana se adelantó rápidamente y exclamó: «No Señor, la vida de este sacerdote es necesaria para salvar muchas almas, pero yo no soy necesaria… Te ofrezco mi vida para detener estos terremotos».

Al día siguiente, Mariana comenzó a sentirse enferma. Poco después, el 26 de mayo de 1645, Mariana murió. Tenía 27 años.

Se cuenta que el día que murió, su santidad tomó una forma visible: un lirio blanco puro brotó de su sangre, y floreció a la vista de todos. Debido a esto se la conoce como el Lirio de Quito. En 1946, la República del Ecuador le dio el título de Heroína de la Nación.

Santa Mariana de Jesús de Paredes fue beatificada por el papa Pío IX el 20 de noviembre de 1853, y canonizada por el papa Pío XII el 4 de junio de 1950.

Es la patrona de aquellos con enfermedades corporales, de las personas rechazadas por órdenes religiosas y de aquellos que pierden a sus padres, especialmente cuando son niños.


santos

Te puede interesar:
5 santos con «superpoderes»

Tags:
ecuadorsantoralsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.