Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEspiritualidad
line break icon

El Papa: Nada de ser cristianos elitistas que creen que otros irán al infierno

Ljupco Smokovski

Vatican News - publicado el 07/05/20

En la homilía de Santa Marta, Francisco identifica la desviación más peligrosa de los cristianos y responde a un grupo de artistas: “Sin belleza, el Evangelio no puede ser entendido”

En la Misa matutina en Casa Santa Marta, el papa Francisco ha vuelto a rezar por los artistas y le ha pedido a Dios que los bendiga.

En su homilía dijo que ser cristiano es pertenecer a un pueblo elegido libremente por Dios: sin esta conciencia, uno cae en dogmatismos, moralismos y en los movimientos elitistas.

Si no tenemos la conciencia de pertenencia a un pueblo, seremos cristianos ideológicos”, advirtió-. «Los cristianos no son una élite de personas elegidas».

El Papa aseguró que algunas veces existe un sentido de pertenencia a una élite dentro de la Iglesia: «Yo pertenezco a este movimiento que es mejor que el tuyo…».

Francisco presidió la Misa este el jueves de la cuarta semana de Pascua. En la introducción, una vez más volvió a dirigirse a los artistas:

«Ayer recibí una carta de un grupo de artistas: agradecían la oración que hicimos por ellos. Me gustaría pedirle al Señor que los bendiga porque los artistas nos hacen entender qué es la belleza y que sin la belleza no se puede entender el Evangelio. Oremos nuevamente por los artistas».

En la homilía, el Papa comentó el pasaje de los Hechos de los Apóstoles (Hechos 13, 13-25) en el que Pablo, que llegó a Antioquía de Pisidia, explica la historia del pueblo de Israel en la sinagoga, anunciando que Jesús es el Salvador esperado.

Cuando Pablo explica la nueva doctrina -dijo Francisco- habla de la historia de la salvación. Detrás de Jesús hay una historia de gracia, de elección, de promesas.

El Señor eligió a Abraham y caminó con su pueblo. Hay una historia de Dios con su pueblo. Pablo no comienza con Jesús, comienza con la historia.

El cristianismo no es solo una doctrina, sino una historia que conduce a esta doctrina. El cristianismo no es solo una ética, tiene principios morales, pero no somos cristianos solo por la visión ética: es mucho más.

Los cristianos no son una élite de personas elegidas por la verdad, este sentido elitista que existe en la Iglesia: ser cristiano es pertenecer a un pueblo elegido por Dios de forma gratuita.

Si no tenemos esta conciencia de pertenecer a un pueblo, seremos cristianos ideológicos, con una pequeña doctrina, con una ética, cristianos elitistas que creen que otros son descartados e irán al infierno: no seremos verdaderos cristianos.

Muchas veces caemos en estas parcialidades: la dimensión elitista nos hace mucho mal y perdemos el sentido de pertenencia al santo pueblo fiel de Dios. La conciencia de ser un pueblo.

Debemos transmitir la historia de nuestra salvación, la memoria de un pueblo. Recuerden a los antepasados, dice la carta a los judíos.

La desviación más peligrosa de los cristianos es la falta de memoria de pertenencia a un pueblo: de aquí proviene el dogmatismo, el moralismo y los movimientos elitistas.

El pueblo no se equivoca, en general; camina detrás de una promesa y ha hecho una alianza que tal vez no cumple pero conoce. Somos el santo pueblo fiel de Dios que en su totalidad tienen un sentido de fe y es infalible en la creencia.

Después de estas palabras, el Papa invitó a hacer la Comunión espiritual con esta oración:

“A tus pies, oh Jesús mío, me inclino y te ofrezco el arrepentimiento de mi contrito corazón que se aviva en su nada y en tu santa presencia. Te adoro en el sacramento de tu amor, la inefable Eucaristía. Deseo recibirte en la pobre morada que mi corazón te ofrece; esperando la felicidad de la comunión sacramental, quiero poseerte en espíritu. Ven a mí, oh Jesús mío, que vengo a Ti. Que tu amor inflame todo mi ser por la vida y la muerte. Creo en Ti, espero en Ti, te amo.”

El Papa Francisco terminó la celebración con la adoración y bendición eucarística. Antes de abandonar la capilla dedicada al Espíritu Santo, se cantó la antífona mariana «Regina Caeli», rezada durante el tiempo de Pascua:

Regína caeli laetáre, allelúia.

Quia quem merúisti portáre, allelúia.

Resurréxit, sicut dixit, allelúia.

Ora pro nobis Deum, allelúia.

Tags:
homiliaideologialibertadpapa franciscopascuapueblosanta marta
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.