Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconDesde Roma
line break icon

Papa Francisco: Se corre el riesgo de olvidar que Juan Pablo II sufrió en su vida 

JOHN PAUL II

Shutterstock | Alessia Pierdomenico

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 06/05/20

El Pontífice latinoamericano escribió el prefacio de un libro que recuerda el centenario del nacimiento de San Juan Pablo II, 18 de mayo de 2020. 

“Muchas veces, durante mi vida como sacerdote y obispo, lo he mirado pidiendo en mis oraciones el don de ser fiel al Evangelio como él nos lo testimonió”, escribió el papa Francisco en el prefacio del volumen San Juan Pablo II. 100 años. Palabras e imágenes [2020, p. 128, euro 7], publicado por la Librería Editora Vaticana con motivo del centenario del nacimiento del Pontífice polaco: el 18 de mayo de 2020.

Karol Wojtyla (Wadowice, Cracovia, 1920 – Roma, 2005) «fue un gran estímulo de fe, un gran hombre de oración que vivió plenamente inmerso en su tiempo y en constante contacto con Dios, una guía segura para la Iglesia en tiempos de grandes cambios”.

El Papa latinoamericano que fue creado cardenal por papa Juan Pablo II el 21 de febrero en 2001, escribió, “introduciendo esta bella iniciativa de la Editorial Vaticana” que, a menudo, sobre su predecesor, se corre “el riesgo de olvidar”, lo “que este Papa sufrió en su vida”.“Sus sufrimientos personales han sido vinculados a los de su pueblo y a los de su Polonia natal».

«Huérfano de madre precozmente, vivió la tragedia de la muerte de su querido hermano y luego de su padre”, recuerda papa Bergoglio. Sin embargo, ha expresando su esperanza de que los jóvenes, especialmente, los que no vivieron su pontificado, recuerden “su fe y dejemos que su figura sea un ejemplo para que vivamos hoy nuestro testimonio. Escuchamos su llamada para abrir las puertas de par en par a Cristo, para no tener miedo».

JOHN PAUL II
Dennis Jarvis-(CC BY-SA 2.0)

El Papa que oraba 

“San Juan Pablo II fue un gran testigo de la fe, un gran hombre de oración que vivió completamente inmerso en su temor y en constante contacto con Dios, una guía segura para la Iglesia en tiempos de grandes cambios. Muchas veces en mi vida como sacerdote y obispo lo he mirado en mis oraciones pidiendo el don de ser fiel al Evangelio como nos lo ha testimoniado”.

Permanece como un legado vivo para la Iglesia su Magisterio, sus encíclicas sobre Jesús Redentor del hombre, sobre Dios rico en misericordia, sobre el Espíritu Santo, la encíclica Redemptoris Mater sobre María en la vida de la Iglesia; sus encíclicas sociales, sus signos cotidianos, el precioso don del Catecismo de la Iglesia Católica”.

Entre sus exhortaciones y cartas apostólicas destacan Catechesi tradendae (Sobre la catequesis, hoy, 1979), Familiaris consortio (La familia, 1981), Salvifici doloris(El dolor salvífico, 1984), Reconciliato et paenitentia (Reconciliación y penitencia, 1984), Mulieris dignitatem (La dignidad de la mujer, 1988), Christifidelis laici (Los fieles cristianos, 1988) y Redemptoris custos (El custodio del Redentor, 1989).

En Evangelium vitae (1995) trató las cuestiones del aborto, las técnicas de reproducción asistida y la eutanasia. Ut unum sint (Que todos sean uno, 1995) fue la primera encíclica de la historia dedicada al ecumenismo. En 1994 publicó el libro Cruzando el umbral de la esperanza.

JOHN PAUL II
Queensland State Archives

El Papa del diálogo

Francisco escribe que “quedan grabadas en la memoria de quienes hemos vivido los años de su largo y fecundo pontificado, su gran pasión por el ser humano, su apertura, su búsqueda del diálogo con todos, su determinación de poner todo su empeño en detener las guerras, su propensión a salir al encuentro a quien fuera y abrazar a los que sufren”.

Papa de la Iglesia católica (1978-2005), elegido para el solio de Pedro en octubre de 1978, cuando ocupaba el puesto de cardenal-arzobispo de Cracovia, el prelado polaco Karol Wojtyla fue el primer pontífice no italiano en más de cuatro siglos. “Con él, el primer obispo de Roma de Europa del Este, la «Iglesia del silencio», la Iglesia de los mártires de más allá de la Cortina, encontró una voz”, escribió Bergoglio.

El Papa del sufrimiento

Wojtyla, hijo de un empleado polaco y de una maestra de escuela, de joven practicó el atletismo, el fútbol y la natación; fue también un alumno excelente y presidió diversos grupos estudiantiles. Desarrolló además una gran pasión por el teatro, y durante algún tiempo aspiró a estudiar literatura y convertirse en actor profesional.

Pero no es de este San Juan Pablo II de quien quiero hablarles, introduciendo esta bella iniciativa de la Editorial Vaticana. Lo que a veces corremos el riesgo de olvidar, y que me gustaría llamar la atención de los lectores, es lo que este Papa sufrió en su vida. Sus sufrimientos personales han sido vinculados a los de su pueblo y a los de su Polonia natal”.

Francisco rememora la valentía del joven Karol: “Huérfano de madre precozmente, vivió la tragedia de la muerte de su querido hermano y luego de su padre. Cuando entró en el Seminario clandestino de Cracovia, perdió a todos sus familiares más cercanos.

Vivió su donación total a Dios y a su Iglesia en una época en la que muchos de sus amigos perdieron la vida durante la guerra. En uno de sus libros biográficos, ya Papa, reveló que cada día se preguntaba por qué el Señor lo había dejado vivo, mientras tanta gente moría a su alrededor. El sufrimiento que experimentó, confiándose totalmente al Señor, lo forjó y él fortaleció aún más la fe cristiana a la que se educó en familia”.

JOHN PAUL II
Shutterstock | giulio napolitano

El Papa que evangelizó con el testimonio

“Fue un extraordinario educador de muchos jóvenes, cuando era un joven sacerdote, atraídos al camino de una fe concreta, testimoniada, vivida en cada momento de la vida.San Juan Pablo sufrió como Papa, sufrió el terrible atentado de 1981, ofreció su vida, derramó su sangre por la Iglesia y nos dio testimonio de que incluso en la difícil prueba de la enfermedad, podemos ser felices, podemos ser nosotros mismos. Uno puede regocijarse en la certeza del encuentro con Jesús resucitado.

O bien quince años nos separan de su muerte. Tres décadas pueden ser pocas, pero son muchas para los jóvenes que no lo han conocido o que sólo tienen unos pocos recuerdos vagos de Él desde la infancia”.

Tras el Jubileo de 1983-1984, el Año Santo de la Redención, el Papa Juan Pablo II instituyó oficialmente la Jornada Mundial de la Juventud. Domingo de Ramos de 1986 tuvo lugar en Roma la primera Jornada Mundial de la Juventud, la primera de una serie que contribuyó a atribuir a Karol Wojtyła el apodo de “el Papa de los jóvenes”.

El Papa de la misericordia

Francisco escribe: “Por eso, en el centenario de su nacimiento, fue correcto recordar a este gran santo, el estímulo de la fe que Dios ha dado a su Iglesia y a la humanidad. Fue un gran testigo de misericordia y durante todo su pontificado nos recordó esta característica de Dios.

Es agradable recordarlo de una manera simple: con imágenes, tan expresivas y capaces de transmitirnos lo que fue Juan Pablo II. Y con textos cortos y oraciones tomadas de sus homilías, sus documentos y su magisterio. Espero que este texto pueda llegar a las manos de muchos y sobre todo de los jóvenes: recordemos su fe, y que su figura sea un ejemplo para nosotros para vivir nuestro testimonio hoy.

Escuchemos su llamada para abrir de par en par las puertas a Cristo, para no tener miedo. Caminemos alegremente, a pesar de las dificultades, por los caminos del mundo, siguiendo las huellas de los gigantes que nos han precedido en la certeza de que no estamos ni estaremos nunca solos. Esto es lo que nos enseñó San Juan Pablo II a lo largo de su vida, cultivando siempre un vínculo especial con nuestra Madre del Cielo, María, Madre de la ternura y la misericordia”. Tras un proceso de intenso deterioro físico, Juan Pablo II falleció el 2 de abril de 2005.

Tags:
dialogooracionpapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.