Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 28 septiembre |
San Wenceslao
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Cómo controlar los cambios de humor?

SAD WOMAN,

Ollyy | Shutterstock

María del Castillo - publicado el 01/05/20

Dos teclas para ajustar tus emociones

Son frases que escuchamos mucho en estos momentos de confinamiento:

  • “Después de tantos días encerrado, tengo mucha ansiedad.”
  • “Unos días me levanto bien, pero otros estoy de bajón y no entiendo por qué.”
  • “Cualquier cosa me saca de quicio, estallo muy fácilmente.”

La sensación de no comprender el origen de nuestras emociones nos hace estar aún más inseguros y sensibles ante cualquier cambio inesperado. ¿Es causa del confinamiento?

Ya antes del confinamiento, el ritmo de vida acelerado que llevábamos no facilitaba que pudiéramos conectar con nuestras propias emociones. De esta forma, sumergidos en un continuo “hacer” sin reflexión, terminábamos por desconectar de nuestros propios sentimientos. Esto nos puede hacer incluso olvidar lo que nos gusta o hacia dónde nos dirigimos en la vida.

Esta circunstancia, unida al hecho de que hacer introspección resulta complicado de por sí, provoca que no comprendamos nuestros propios movimientos emocionales.

Muchos piensan que se trata de cambios de humor, sin explicación, o con una razón que está fuera de su control (“es algo global, no puedo hacer nada”). Es cierto: el confinamiento hace que el descontrol emocional sea aún mayor. Pero en realidad, antes del confinamiento muchas personas ya experimentaban variaciones emocionales. ¿A qué se debe esto?

Las dos teclas para ajustar tus emociones

Como decíamos, mucho se habla de la gestión emocional, pero pocos conocen los dos factores de los que dependen las emociones: el humor y la energía. Como se puede ver en el esquema básico que sigue a continuación, cualquiera de las emociones que sentimos se podría clasificar según estas dos variables:

  • Alegre= humor alto + energía baja
  • Eufórico = humor alto + energía alta
  • Triste = humor bajo  + energía baja
  • Rabioso = humor bajo + energía alta

Son muchas más las emociones que se conforman a partir de estos dos criterios. A mayor nivel de detalle, mayor será la exactitud con la que podremos conocer nuestras emociones y actuar en consecuencia.

Tres pasos para regular tus emociones

Atendiendo a nuestro humor y a nuestro nivel de energía (entendida como la fuerza que tenemos para emprender acciones a partir del descanso y la alimentación) podemos regular (al menos parcialmente) nuestros estados anímicos en función de la situación que tengamos que afrontar.

  • En primer lugar, debemos identificar cómo nos sentimos.

Por ejemplo, cuando nos enfrentamos a una presentación en público, debemos valorar nuestro estado anímico:

Ansioso = humor bajo + energía alta

  • Una vez detectada la emoción actual, debemos escoger la emoción hacia la que queremos dirigir nuestros esfuerzos y descomponerla, de nuevo, en humor y energía:

Siguiendo con el ejemplo, supongamos que por el tipo de presentación que vamos a realizar, necesitamos transmitir una imagen serena y confiable en nuestra exposición, por lo que el estado emocional ideal sería este:

Sereno = humor medio + energía media-baja

  • Establecer los pasos para modificar mi estado actual y acercarlo al estado anímico deseado.

Como se puede ver, para pasar de un estado ansioso a un estado sereno, la persona necesitaría aumentar su humor y reducir su energía.

Teniendo claras estas variaciones resulta relativamente sencillo entender las acciones que deberá llevar a cabo: posiblemente, bastará con ver alguna serie que le haga reír y disfrutar para aumentar el humor y con hacer algo de ejercicio físico para reducir el nivel de energía y modificar, por tanto, la emoción predominante.

Nuestra intervención sobre la regulación de las emociones no es ilimitada, y conviene que siga siendo así (no sería bueno que pudiéramos salir de un estado de tristeza profunda ante la muerte de un ser querido sin haber atravesado adecuadamente las diversas fases del duelo).

Sin embargo, no cabe duda de que en las emociones cotidianas tenemos mucho más control del que pensamos.

View this post on Instagram

A post shared by María del Castillo • Psicóloga (@mariadelcastillo.es)

Tags:
alegriacoronavirushumortristeza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
4
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
5
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
6
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.