Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Poderosa súplica para rezar ante la pandemia de coronavirus

COINS PRIERE FENETRE
@Turin Family
Comparte

Una oración sencilla y poderosa: “¡Jesucristo, cúranos!…”

Kerry Weber, editora ejecutiva de la revista America, la revista de los jesuitas de Estados Unidos, ha escrito una oración desde el corazón mismo de la crisis para enfrentar al coronavirus con la fe en que solo Jesucristo salva.

En su súplica, Weber toca todos los puntos que los católicos tenemos para presentarle a Nuestro Señor Jesucristo por lo que le ha puesto entre las notas más leídas de esta prestigiosa plataforma de comunicación católica:

Jesucristo, tú viajaste por pueblos y aldeas “curando cada enfermedad y dolencia”.
A tus órdenes, los enfermos fueron sanados.
Ven en nuestra ayuda ahora, en medio de la propagación global del coronavirus,
para que podamos experimentar tu amor curativo.

Sana a los que están enfermos con el virus.
Que puedan recuperar su fuerza y salud a través de una atención médica de calidad.

Cúranos de nuestro miedo que impide que las naciones trabajen juntas y los vecinos se ayuden unos a otros.

Cúranos de nuestro orgullo, lo que puede hacernos reclamar invulnerabilidad a una enfermedad que no conoce fronteras.

Jesucristo, sanador de todos, permanece a nuestro lado en este momento de incertidumbre y tristeza.

Estate con los que han muerto por el virus. Que descansen contigo en tu paz eterna.

Estate con las familias de los que están enfermos o han muerto.
Mientras se preocupan y lloran, defiéndelos de la enfermedad y la desesperación.
Que conozcan tu paz.

Estate con los médicos, enfermeras, investigadores y todos los profesionales médicos
que buscan sanar y ayudar a los afectados y que se ponen en riesgo en el proceso.
Que sepan de tu protección y tu paz.

Estate con los líderes de todas las naciones.
Bríndales la previsión de actuar con caridad
y una verdadera preocupación por el bienestar de las personas a las que deben servir.
Dales la sabiduría para invertir en soluciones a largo plazo
que nos ayudarán a prepararnos o a prevenir futuros brotes.
Que conozcan tu paz mientras trabajan juntos para lograrla en la tierra.

Ya sea que estemos en casa o en el extranjero,
rodeados de muchas personas que padecen esta enfermedad o de solo unos pocos,
Jesucristo, quédate con nosotros mientras aguantamos y lloramos, persistimos y nos preparamos.

En lugar de nuestra ansiedad, danos tu paz.

¡Jesucristo, cúranos!

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.