¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Papa: Vuelve a Dios. ¿Cómo, si no puedo salir a confesarme?

USAF/Tech-Sgt-Samuel-Morse-CC
Comparte

Francisco termina la misa de Santa Marta invitando a hacer la comunión espiritual y reza por los médicos y enfermeros que trabajan sin descanso en plena crisis de la pandemia de coronavirus

El papa Francisco sigue acompañando “al pueblo de Dios” con las misas de la mañana en Casa Santa Marta, vía streaming live, desde el Vaticano.

Italia superó anoche a China en número de fallecidos por coronavirus. En las últimas 24 horas hay 4.480 personas más positivas en este país europeo. 

Al inicio de la misa, el Papa recordó el mensaje que recibió por parte de un sacerdote de Bérgamo, ciudad foco de contagio, al norte de Italia, que le pedía que rezara por “los médicos de Bérgamo, Treviglio, Brescia, Cremona, que están al límite del trabajo y están dando la propia vida para salvar a los enfermos”.

También oremos por las autoridades; para ellos no es fácil gestionar estos momentos. A veces sufren la incomprensión. Tanto los médicos, el personal sanitario, como las autoridades son, en estos momentos, columnas que nos ayudan a seguir adelante y nos defienden de esta crisis. Rezamos por ellos”, afirmó. 

Vuelve a tu papá

En su homilía, el Papa inició su reflexión pensando en el libro del profeta Oseas -“Vuelve, Israel, al Señor tu Dios, porque tu falta te ha hecho caer”- y el recuerdo de una canción que cantaba hace 75 años Carlo Buti, un artista popular de Florencia, “escuchado con tanto sentimiento por las familias italianas en Buenos Aires.

Este artista cantaba: “Vuelve a tu papá, que una canción de cuna te cantará”.

Dios es tú papá, no es tu juez, regresa a casa, escucha, ven. Recuerdo cuando era un niño y me lleva enseguida al papá del capítulo 13 del Evangelio según Lucas.

Ese papá que dice: Vio a su hijo venir de lejos, ese hijo que se había ido con el dinero y lo había despilfarrado, pero esperaba verlo de lejos. Subía a la terraza varias veces al día para esperarlo día tras día, mes tras mes, y tal vez, años, esperando al hijo”.

Ternura de Padre

“Regresa donde tu papá, es la ternura del Padre que nos habla. Te está esperando. Es la ternura de Dios la que nos habla, especialmente durante la Cuaresma. Es hora de entrar en nosotros mismos y recordar al Padre o volver con papá”.

“No, Padre, me avergüenzo de volver porque… Ya sabe Padre, he hecho mucho, he hecho mucho…”. ¿Qué dice el Señor? “Vuelve, te curaré de tu infidelidad, te amaré profundamente, porque mi ira se ha ido. Seré como el rocío; tú florecerás como un lirio y echarás raíces como un árbol libanés”.

Vuelve con tu padre que te está esperando. 

El Dios de la ternura nos curará; nos curará de muchas, muchas heridas de la vida y de muchas cosas feas que hemos hecho. ¡Todo el mundo tiene lo suyo!

Volver a Dios

Pero pensar esto: volver a Dios es volver al abrazo, al abrazo de nuestro padre. Y pensar en esa otra promesa que hace Isaías: “Si tus pecados son tan feos como la escarlata, te haré blanco como la nieve.

Es capaz de transformarnos, es capaz de cambiar nuestros corazones, pero quiere que demos el primer paso: volver. No es ir a Dios, no: es regresar a casa.

“Y la Cuaresma siempre se centra en esta conversión del corazón que, en el hábito cristiano, toma forma en el sacramento de la Confesión”.

“Es el momento de… no sé si “ajustar cuentas”, no me gusta eso… dejar que Dios nos blanquee, que Dios nos purifique, que Dios nos abrace”.

¿Dónde puedo encontrar a un confesor?

“Sé que muchos de vosotros, por Pascua, os confesáis para encontraros con Dios. Pero muchos me dirán hoy: “Pero Padre, ¿dónde puedo encontrar a un sacerdote, un confesor, porque no puedo salir de casa?”.

“Y quiero hacer las paces con el Señor, quiero que me abrace, quiero que mi padre me abrace… ¿Qué puedo hacer si no encuentro sacerdotes?”. 

Haz lo que dice el Catecismo. Está muy claro: si no encuentras un sacerdote para confesarte, habla con Dios, que es tu padre, y dile la verdad: “Señor, he hecho esto, esto, esto… Perdóname”.

Y pídele perdón de todo corazón, con el acto de dolor y prométele: “Me confesaré más tarde, pero perdóname ahora”.

E inmediatamente volverás a la gracia de Dios. Tú mismo puedes acercarte, como nos enseña el Catecismo, al perdón de Dios sin tener un sacerdote a mano.

Acto de dolor

Piensen en ello: ¡es hora! Y este es el momento adecuado, el momento oportuno. Un acto de contrición bien hecho, y así nuestra alma se volverá blanca como la nieve.

Sería bueno que hoy en nuestros oídos resonara este “vuelve”, “vuelve a tu padre, vuelve a tu padre”. Te está esperando y te hará una fiesta”.

También hoy Francisco terminó la celebración con la adoración y la bendición eucarística, invitándonos a hacer la comunión espiritual. A continuación, la oración recitada por el Papa:

A tus pies, oh Jesús mío, me postro y te ofrezco el arrepentimiento de mi corazón contrito que se abandona en su nada y en tu santa presencia. Te adoro en el sacramento de tu amor, deseo recibirte en la pobre morada que mi corazón te ofrece. Esperando la felicidad de la comunión sacramental, quiero poseerte en espíritu. Ven a mí, oh Jesús mío, que yo vengo a Ti. Que tu amor inflame todo mi ser, para la vida y para la muerte. Creo en ti, espero en ti, te amo. ¡Que así sea!

 

A continuación, los números del catecismo de la Iglesia referidos a lo dijo el Papa en la homilía sobre la contrición:

1451 Entre los actos del penitente, la contrición aparece en primer lugar. Es “un dolor del alma y una detestación del pecado cometido con la resolución de no volver a pecar” (Concilio de Trento: DS 1676).

1452 Cuando brota del amor de Dios amado sobre todas las cosas, la contrición se llama “contrición perfecta”(contrición de caridad). Semejante contrición perdona las faltas veniales; obtiene también el perdón de los pecados mortales, si comprende la firme resolución de recurrir tan pronto sea posible a la confesión sacramental (cf Concilio de Trento: DS 1677).

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.