Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 19 abril |
San León IX
home iconEstilo de vida
line break icon

 ¿Y si el coronavirus nos enseña a conciliar?

WOMAN ON COMPUTER

Shutterstock

Maria José Fuenteálamo - publicado el 06/03/20

Cientos de empresas están promoviendo el teletrabajo para atajar los contagios

Aún es pronto para extraer lecciones sobre qué nos está pasando por el coronavirus. Ahora mismo lo tenemos encima y parece que no precisamente totalmente controlado. Pero mientras de eso se encargan las autoridades y personal sanitario, tanto buscando una vacuna como una cura y dando recomendaciones, la sociedad está ideando también sus propias soluciones.

La primera, aprender algo que ya era básico: medidas de higiene. Desde cómo lavarse las manos a cómo estornudar: en el codo, tapándose siempre. También a mantener un poquito de distancia con la gente… Cuestiones básicas de educación, en cualquier caso, ¿verdad? Por si alguno nos preguntábamos el por qué de determinadas formas del saber estar. Pues aquí las tenemos.

Y quizá además de ayudarnos a ser más limpios y educados, la crisis del coronavirus también nos vaya a animar a apostar realmente por la conciliación de la vida familiar y profesional.

Ahora estamos especialmente pendiente de nuestros familiares, sobre todo de los más débiles. Nos preocupamos por nuestros mayores, a los que según los expertos el virus afecta de una forma más fuerte…

Por otra parte , ¡Qué lástima que tenga que ser para evitar contagios de un virus del que aún sabemos poco! Se trataría de una estrategia de contención, para controlar la expansión del coronavirus.

Explican las autoridades médicas que estamos ante un virus que de momento no  sabemos cómo parar, pero determinadas medidas sí ayudan a que no se propague de forma tan rápida. Y una de ellas es esa, evitar concentraciones de gente.

Hay enfermos en hospitales y enfermos con signos más leves en sus casas: para curarse y no contagiar a otros. Un contagio masivo, nos indican los expertos, saturaría hospitales y haría más difícil todavía luchar contra la enfermedad en instalaciones sanitarias. De ahí, las cuarentenas.

Y bien, conocida la razón, bienvenida sea la apuesta por el teletrabajo. A veces los cambios llegan por momentos de crisis y aquí podemos tener uno. Lo estamos viendo en nuestros televisores, escuchando en nuestras radios y leyendo en nuestros periódicos. Tal multinacional pide a sus empleados que trabajen desde casa, la otra firma propone a la plantilla de su gigantesca sede que evite reuniones. Empresas de telecomunicaciones ya están haciendo ‘simulacros’ de cómo funcionaría su empresa con ‘control remoto’…

Centenares de mercantiles están fomentando el teletrabajo para ayudar a contener el virus, para parar los contagios, para evitarlo… Piden a aquellos a los que su funciones se lo permiten que se queden a trabajar en casa.

Además de las razones sanitarias, el teletrabajo tiene muchas ventajas. Es una de las grandes formas de conciliar, de ahorrar, de contaminar menos -por eso de ahorrar trayectos- y muchas veces incluso de producir de forma más eficaz.




Te puede interesar:
La conciliación es clave para la igualdad real de la mujer

Hoy en día muchas empresas trabajan por proyectos y casi todas hacen seguimientos diarios de cómo y a qué estamos dedicando nuestro tiempo. Algo para lo que no necesitas estar a todas horas en una oficina, echando horas con el llamado ‘presentismo’… Contamos con mil formas de saber si un empleado está conectado, pero sobre todo y por encima de todo el trabajo propio habla: si está hecho o no está hecho.

Hoy tenemos a nuestra disposición múltiples herramientas de comunicación, de gestión de equipos y de organización laboral: multiconferencias, videoconferencias, chats y  decenas de herramientas digitales como Google Hangouts que nos permiten ‘reunirnos online’ para estar así hipercomunicados en tiempo real…

Y sin embargo, hay donde todavía eso de teletrabajar como que no se ve claro. ¡Cuánto presentismo innecesario! ¡Cuántas reuniones que se alargan horas y horas en la oficina! ¡Cuánto tiempo perdido en la larga carrera por una conciliación real

Y por mucho que ahora nos duela, un virus, un preocupante virus, ha venido a echarnos una mano en eso de querer tener a toda la plantilla bien pegadita en una oficina. A ver si al menos, esta lección la aprendemos.


CAMPAIGN

Te puede interesar:
Empresa y familia: ¿Quién se adapta a quién?

Tags:
conciliacióncoronavirusfamiliamanagementtrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
2
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Rafael Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por e...
3
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
4
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.