Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cómo curarse de una dependencia emocional insana

KOBIETA
BRUNO CERVERA/Unsplash | CC0
Comparte

No puedes cambiar lo que has vivido, pero de ti depende cómo será tu vida en el futuro

El editor del libro “El amor es una elección. Acerca de la terapia de co-adicción”, publicado por la Editorial polaca W drodze explica  que “el sufrimiento causado por la codependencia (emocional e insana) no tiene que destruir tu felicidad. No tiene por qué ser transmitido a tus hijos y a tu familia. El camino de la sanación comienzan con un primer e importante paso: la introspección”.

Descubrirse

Me sigue sorprendiendo la cantidad de mujeres que no son capaces de llorar. Queremos ser fuertes y valientes. A veces se nos dice incluso que así es cómo debemos ser. Yo no quiero ser así.

Deseo llorar cuando realmente lo necesite y reír cuando tengo ganas. Y no hablo casos extremos, como un estallido de lágrimas en medio de una reunión de empresa, por ejemplo. Pienso en momentos de cansancio y estrés en casa, cuando una no tiene fuerzas y deja que las lágrimas fluyan y le alivien el corazón.

Si vas a terapia puedes enfrentarte a lo que está profundamente escondido dentro de ti y  podrás descubrir capas de ira en tu interior que nunca sospechaste que tenías. Te puede sorprender y doler lo que encuentres. Sin embargo, como leemos en el libro: “Junto con este dolor vendrá la curación y una nueva conciencia de cuán maravillosamente fuiste creada”. Confirmo que es verdad.

“Las personas que han experimentado más de una forma de violencia deben llorar por cada una de ellas individualmente. La violencia física, el acoso sexual y el abandono, cada tipo de violencia deja diferentes heridas”, escriben los autores.

Si eres una de ellas, tienes derecho a sentir pena por ti y has de saber que tú también puedes dar el paso para ayudarte, para sanar tus heridas. Cuídate. Sal al cine, pasea, ve a una cafetería, lee un buen libro, disfruta de una deliciosa cena. Haz algo que te haga descansar y sentirte bien simplemente porque es necesario y relajante.

Como escriben Robert Hemfelt, Frank Minirth y Paul Meier: “Los nuevos mensajes internos requieren nuevas experiencias que los confirmen, si el corazón quiere aceptarlo”. Entonces ve practicando. Si comienzas a utilizar la información positiva que recopilas, verás que aún puedes disfrutar de una maravillosa vida.

Confiar

Me sorprende cuando escucho que queremos confiar en alguien de inmediato, completamente. Espera un momento, ¿la confianza no se construye con el tiempo? Se necesita tiempo. Demos tiempo a este proceso, es importante. Y, aunque hayas tenido una experiencia difícil en el pasado y te preguntas si alguna vez volverás a confiar en alguien, atrévete a darle a otra persona esa oportunidad, dale tiempo y descubre, poco a poco, si puedes confiar en él/ella.

Las etapas del proceso de curación

Estos expertos afirman que en un proceso de curación se pasa por estas etapas:

  1. explorar el pasado
  2. explorar el presente
  3. definirte
  4. establecer nuevos límites
  5. asumir nuevos desafíos
  6. recuperar el control sobre uno mismo
  7. asumir la responsabilidad de tus relaciones
  8. gestionarte a ti misma.

Una de las cosas más valientes que puedes hacer es definirte, saber quién eres, cuáles son tus creencias y qué quieres lograr. (Sheila Murray Bethel)

Después de vivir experiencias difíciles, eres otra persona. Si las afrontas y trabajas bien, estarás más atento en el futuro y tendrás más prudencia.

Descubrirás más señales de advertencia y detectarás mejor la personalidad de las personas para así, decidir si quieres entrar o no en contacto con cada una de ellas.

Las personas cuyas vidas fueron rotas de alguna manera, pueden dar mucho al mundo tocando el fondo y rebotando. Pueden ofrecer esperanza de que se puede vivir una vida hermosa y feliz.

Dar fe en el hecho de que Dios existe y actúa en las circunstancias más adversas y siempre, absolutamente siempre, aparece a tiempo. Puedes enseñar a otros que confiar en Él  y por tu conducta testificar que puedes amar a muchas personas y de muchas maneras.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.