Aleteia

Papa Francisco pide más espacios para mujeres y laicos,  sin “clericalizaciones” 

POPE PERU
Comparte

La Exhortación Apostólica “Querida Amazonia” es un himno a la belleza para preservar al mismo tiempo las personas y la creación. No cambia el celibato sacerdotal, ni existe alguna apertura a la ordenación sacerdotal de diáconos, hombres casados. 

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En la Exhortación Apostólica «Querida Amazonia” publicada este 12 de febrero de 2020, el papa Francisco exhorta a que las mujeres tenga más espacio en la Iglesia de la región, sin caer en el ‘funcionalismo’, asimismo no menciona la posibilidad de diaconisas, así como tampoco hay algún cambio respecto al celibato, ni se abre a la posibilidad de la ordenación sacerdotal de diáconos, hombres casados. 

En este documento dividido en 111 puntos, de 52 páginas, el Papa compartió “cuatro grandes sueños”, con una dimensión social, cultural, ecológica y pastoral para la Amazonia, reflexión producto de la experiencia eclesial vivida durante la Asamblea especial del Sínodo de los Obispos sobre la Región Panamazónica: “Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral” (6-27 de octubre 2019). 

Mujeres valientes 

En su documento invitó a dar mayor espacio a la fuerza y al don de las mujeres (99-103). Reconoció que en la Amazonia algunas comunidades se han mantenido solo “gracias a la presencia de mujeres fuertes y generosas”, sin “que algún sacerdote pasara por allí”. Ellas han enseñado el catecismo, enseñado a rezar. Pero, sin alguna apertura, por ahora, a la creación de diaconisas. 

Sin embargo, advirtió que el genio femenino no debe quedarse reducido en la Iglesia a “estructuras funcionales”. Si este fuera el caso, de hecho, solo se les daría un papel si tuvieran acceso al Orden Sagrado. 

El Pontífice insta a evitar la clericalización de la mujer, acto que debe ser rechazado, aceptando en cambio, que ella prolonga “la fuerza y la ternura de María” en la Iglesia. De hecho, el Papa dedicó una oración especial a la Madre de la Amazonia. 

Por eso, desea el surgimiento de nuevos servicios femeninos, que – con el reconocimiento público de los obispos – incidan en las decisiones de las comunidades (QA 103). 

En declaraciones a los medios vaticanos, el cardenal Michael Czerny, S.I., secretario especial del Sinodo amazonico, aclaró que no se trata de dar a las mujeres “acceso a un ministerio para que tengan voz y voto, sino de separar el poder del ministerio. Por otra parte, debemos sentirnos inspirados por su ejemplo que nos recuerda que el poder en la Iglesia es servicio, es generosidad, es libertad”. 

VATICAN PRESS CONFERENCE PAN-AMAZON
Antoine Mekary | ALETEIA

Nuevos servicios laicales

En el documento se subrayó la necesidad de laicos protagonistas en las “comunidades repletas de vida” (91-98) y que deben asumir “responsabilidades importantes”.

De hecho, indicó, no se trata “solo de facilitar una mayor presencia de ministros ordenados”, un objetivo “limitado” si no se suscita “nueva vida en las comunidades”. Por lo tanto, se necesitan nuevos “servicios laicales”. 

Solo a través de un “contundente protagonismo de los laicos”, reiteró, la Iglesia podrá responder a los “desafíos de la Amazonia”. 

Entretanto, recordó la importancia de las personas consagradas en Amazonia y en la misión, al tiempo que rememoró el papel de las comunidades de base que han defendido los derechos sociales y alentó a los “equipos misioneros itinerantes”. 

¿Qué hacer con la escasez de sacerdotes? 

El Papa es consciente de la alarma lanzada por el Sínodo sobre la falta de sacerdotes en zonas remotas en la Amazonia y donde existen comunidades que no pueden celebrar la eucaristía. Y de la petición de los obispos de las regiones amazónicas de ordenar sacerdotes a hombres casados, diáconos. 

Entonces, Francisco sin abrir a esta solicitud, solicitó a los obispos latinoamericanos que envíen misioneros a la Amazonia, respondiendo al llamado de “la inculturación de la ministerialidad” (85-90) a la que la Iglesia debe dar una respuesta “valiente”. Igualmente, insistió en la necesidad de “una mayor frecuencia de la celebración de la Eucaristía”. 

A este respecto, reiteró, es importante “determinar qué es lo más específico del sacerdote”, el único habilitado para presidir la Eucaristía.

Francisco instó a todos los obispos, “a ser más generosos”, orientando a aquellos que “muestran vocación misionera” a elegir la Amazonia y los invita a revisar la formación de los sacerdotes capaz de dialogar con las culturas autóctonas. Esto incluye también la formación de “diáconos permanentes”. 

Telenovela del celibato sacerdotal 

Entonces, más allá de la telenovela que dividía la iglesia entre círculos conservadores y progresistas en el salón del Sínodo y fuera; unos a favor del celibato y otros a favor de cambiarlo, la realidad es que Francisco en este documento no ha planteado algún cambio respecto al sacerdocio célibe y se mantuvo coherente con sus posiciones de una vida.

Cabe hacer notar, que el Papa firmó la exhortación en diciembre, por lo tanto, contrario a otras hipótesis envenenadas, el texto de “Querida Amazonia” no sufrió algún retraso, ni modificación tras la publicación del libro del cardenal Robert Sarah con la contribución del papa Benedicto XVI sobre el celibato sacerdotal. 

El texto fue entregado por el Papa, en su forma actual, el 27 de diciembre, luego fue firmado el 2 de febrero, fiesta de la presentación de Jesús en el Templo, y luego pasó a los ajustes lexicales en consonancia con las traducciones a los diferentes idiomas. 

Respetar el símbolo indígena

Por otro lado, el Pontífice destacó que defender la cultura y tradiciones de los indigenas, no equivale a aplaudir un indigenismo cerrado, sino a un encuentro intercultural (36-38).

Además, escribió que las “culturas supuestamente más evolucionadas”, pueden aprender de los pueblos que “desarrollaron un tesoro cultural estando enlazadas con la naturaleza”.

El Papa sueña una Iglesia con rostro amazónico e invita a promover un “gran anuncio misionero” (61), un “anuncio indispensable en la Amazonia” (62-65). Para el Papa no basta con llevar un “mensaje social”. Estos pueblos tienen “derecho al anuncio del Evangelio”.

Por ello, motivó a sacramentos accesibles a todos, especialmente a los pobres, insta a respetar el símbolo indígena sin calificarlo necesariamente de idolatría”. Se puede valorar, añade, un mito “cargado de sentido espiritual” sin considerarlo necesariamente “un error pagano”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.