Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El entierro de 2.411 restos fetales

CEMETERY
Shutterstock | Hanna Ohnivenko
Comparte

El abortista más notorio de Indiana los guardaba en un garaje y en el maletero de su coche el abortista más notorio de Indiana

El conjunto de los 2.411 restos de fetos humanos encontrados el año pasado en propiedades del doctor Ulrich Klopfer, un médico abortista del Estado de Indiana (Estados Unidos), van a ser enterrados este miércoles 12 de febrero en el Southlawn Cemetery de la ciudad de South Bend, según informó el fiscal general de Indiana, Curtis Hill.

Klopfer murió el pasado mes de septiembre y tras su muerte fueron encontrados en el garaje de una casa en Will County (Illinois) 2.246 restos fetales y el resto (165) en el maletero de su coche estacionado en un almacén de Chicago. Se trataba de restos de fetos que este médico abortista guardaba y clasificaba celosamente para “usarlos” más tarde.

La Iglesia católica había ofrecido terreno para el entierro, pero, finalmente, se realizará en un terreno del Condado de Saint Joseph en South Bend a donde fueron trasladados los restos fetales en octubre de 2019, después que la familia de Klopfer dio aviso a las autoridades del macabro hallazgo.

Klopfer, quien murió el 3 de septiembre de 2019, a la edad de 79 años, realizó miles de abortos en las clínicas que regenteaba en Fort Wayne, Gary y South Bend, todas en el Estado de Indiana. La clínica de Fort Wayne fue clausurada en 2014 y las otras dos en 2015 por “mal registro y un control deficiente de los pacientes”.

El fiscal Hill había calificado en su momento a Klopfer como “uno de los más notorios abortistas en la historia de Indiana”. El estudio de los restos fetales que “guardaba” este hombre corresponden a abortos realizados por él entre 2000 y 2003. Por obvias razones, los restos permanecen sin identificación ni han sido reclamados por sus madres.

Cuando se realizó el hallazgo, hubo sospechas de que se conocían las actividades de este abortista nacido en Alemania. Sin embargo, Kevin Bolger, criminalista de Chicago aclaró que esto no fue así: “La familia, dijo, no tenía conocimiento de esto y cuando encontraron los restos siguieron mis instrucciones de contactar a las autoridades del Will County”.

Un informe publicado en agosto de 2016 decía que “Klopfer es, muy probablemente, el médico abortista más prolífico de la historia de Indiana, con números que abarcan decenas de miles de procedimientos en varios condados durante décadas. El informe indicaba que había usado los “mismos procedimientos de aborto y sedación de los años setenta y ochenta”.

En una entrevista de 2015 con The Chicago Tribune, Klopfer defendió su práctica y dijo que los funcionarios estatales lo estaban atacando. “Si tuviera una agenda”, dijo Klopfer, “y fuera a inspeccionar un hospital y pasara dos o tres días allí, ¿crees que no pude encontrar errores?” También defendió su atención médica y dijo: “Nunca he perdido un paciente. Ningún paciente mío en todos los años que he estado haciendo abortos ha tenido una complicación importante”.

No, ninguna, seguramente, salvo el asesinato inmisericorde de miles de seres humanos cuyos restos hoy serán enterrados en un cementerio sin nombre y en una tumba sin número, bajo el frío invernal de South Bend.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.