Aleteia

Nacen cada vez más bebés «toxicómanos» con síndrome de abstinencia

NEWBORN, BOY, CRY
MIA Studio | Shutterstock
Comparte

El personal sanitario que atiende a niños en los hospitales de Italia se encuentra cada vez con más niños con síndrome de abstinencia de cocaína por el consumo de esta droga por parte de sus madres

Un episodio preocupante, pero desgraciadamente no es único en Italia. Cuatro recién nacidos nacieron en el Hospital Casilino en Roma. Ahora están internados en la unidad de terapia intensiva neonatal con evidentes síntomas de abstinencia de cocaína. La particularidad es que estos bebés nacieron a poca distancia el uno del otro. (por Notizie Roma)

Esta noticia del 4 de noviembre hizo explotar un caso mediático, que en realidad es una plaga humana. El nacimiento cercano de cuatro recién nacidos que ya padecen síntomas de abstinencia indica una evidencia: el abuso cada vez más generalizado de sustancias estupefacientes en el mundo por parte de adultos y jóvenes, especialmente el abuso del consumo de cocaína.

Las drogas ya no quedan relegadas a los guetos de una humanidad limítrofe o de una juventud perdida; ni siquiera es solo el vicio de ciertos VIP.

La droga vive en la sala de estar, en el dormitorio de los adolescentes y, como consecuencia extrema pero implícita, ha llamado a la puerta de las salas de obstetricia y neonatología. Como un veneno infiltrado y borracho en sus raíces.

Heredar la dependencia de los padres significa para los recién nacidos padecen un sufrimiento dramático y están expuestos a riesgos muy grandes: tiemblan, lloran, se agitan, tienen taquicardia, muestran sudaciones o palidez repentina.
Para agravar la situación los padres a menudo guardan un silencio indudablemente culpable pero no siempre lúcido. Confesar el uso de drogas en el embarazo es fuente de vergüenza pero es fundamental declararlo cuando llega a la sala de parto.

La realidad de los bebés toxicómanos

Y así, el mundo de los bebés recién nacidos ya toxicómanos es una realidad sumergida. De hecho, no existen muchos «censos» de este tipo porque para poder profundizar y archivar el caso de cada niño es necesario el consenso de la madre y el padre (evidentemente difícil de obtener).

En Grosseto, un hospital no muy grande de una ciudad pequeña, en los últimos tres meses fueron 3 los recién nacidos que dieron positivo a la cocaína. En Milán, entre septiembre y octubre, se encontró droga en la orina de seis bebés recién nacidos y ayer el arresto de un hombre de 44 años que golpeaba a su pareja sacó a la luz el caso de uno de los hijos de él, nacido con síndrome de abstinencia al cannabis. En Padua, el 20 de septiembre, le quitaron un niño a sus padres porque se descubrió que estaba bajo la influencia de las drogas tan pronto como nació. (por Repubblica)

Las obstetras y los médicos tienen el papel de detectives reales: el síndrome de abstinencia en el recién nacido no se manifiesta inmediatamente, se vuelve, por eso indispensable anticipar y captar las señales sospechosas en el comportamiento de los padres. Las preguntas directas no siempre obtienen respuestas verdaderas, pero manejar los síntomas de una adicción del recién nacido solo después del nacimiento es mucho más complejo y peligroso.

Además de los trastornos inmediatos que el niño presenta, podrían también surgir más tarde de los retrasos neurológicos.

¿Cómo se gestionan estas emergencias? Lo explica, por ejemplo, la doctora Giovanna Mangili, directora del departamento de Patología neonatal del hospital Papa Giovanni de Bergamo:

“Utilizamos la escala Finnegan, una escala de parámetros en base a la cual evaluamos la oportunidad de comenzar un tratamiento «, explica el director del hospital. En la práctica, observan al paciente durante cinco minutos, luego asignan una puntuación para cada uno de los signos de abstinencia de opiáceos.

«En algunos casos, agrega, usamos morfina para superar la crisis, en otros usamos metadona o benzodiacepinas«. Depende de la extensión del síndrome de abstinencia”. (da BergamoNews)

Además de la intervención médica, también se abre el proceso de protección, informando el caso a las autoridades: la suspensión de la patria potestad es una elección extrema que se intenta evitar lo más posible. Esta información es un estímulo para aquellos padres que tienen un secreto en el cajón, y esconderlo solo empeorará el panorama general.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.