Aleteia

He decidido

PERSON IN CAR
Comparte

Lo único importante es vivir consciente de mi pertenencia

He decidido sentarme a pensar un momento. Hacer un alto en el camino de mi vida, un espacio de silencio. Detener los pasos y contemplar cada cosa que veo como si fuera la primera vez, quizás lo sea.

Mirar por la ventana el mundo nuevo que se me abre, en medio de esperanzas y nostalgias. Llenarme de la luz que desprende un paisaje antes desconocido.

Quedarme quieto un instante esperando a que pase el tiempo, sin prisas, sin miedo, mientras la música acaricia los sentidos.

Shutterstock

Sonreír sin decir nada, esperando a ver qué pasa. ¿Por qué siempre tengo que hacer cosas importantes y llenar mi agenda para sentirme útil?

He decidido que lo único importante es vivir consciente de mi pertenencia. Le pertenezco a Jesús que me llamó un día a seguir sus pasos.

Me impresiona siempre de nuevo la fuerza indestructible de su voz. La pasión que mueve mi alma al mirar sus ojos. La llamada a ser suyo se repite siempre de nuevo en mi alma.

Es una voz calmada que nunca se apaga. Un susurro en el que pronuncia mi nombre. Ese nombre que ama y no olvida. Ese nombre inscrito en lo más profundo de su corazón, del mío. La verdad que escondo y torpemente desvelo. Ese que soy yo sin tapujos, sin pretender ser otro, sin querer ser mejor de lo que he sido.

Al fin y al cabo, lo sé: «El fracaso enseña lo que el éxito oculta».  Y he palpado en mis fracasos verdades que mis victorias escondían.

Es por eso por lo que he decidido aceptar mi vida con sus deficiencias. Besarla y quererla, abrazada en mi alma. He decidido romper una lanza por la paz, para que se acaben las guerras en las que vivo. En lucha conmigo mismo, con el mundo, con los otros.

Sé que mi vocación consiste en sacar del alma mi mejor versión. Y permitir así que otros sean también mejores. He decidido darle un sí a todo lo que tengo entre mis manos. Aunque esté roto, aunque ya no valga. Aunque a veces piense que no es el mejor momento, el mejor lugar.

He decidido caminar despacio sin prisas, por caminos nuevos. Abrazando días llenos de luz y esperanza. Sé que no hay nada tan urgente por lo que no merezca la pena esperar toda una vida.

He decidido amar mejor en lo humano y dejarme amar, tanto me cuesta. Rehúyo así esas torpes distancias, que imponen mis brazos, cuando no quiero comprometerme demasiado.

Palpo en mí y en tantos, una profunda insatisfacción en los deseos. Tantos sueños incumplidos. Tantos estímulos que quedan sin respuesta.

He decidido tender la mano al que me la pide. Sin esperar a que se vaya. Estando ahí, cerca, cuando me necesiten. Porque la vida que no se da se pierde. Y el tiempo que se reserva acaba siendo infecundo.

He decidido decirle a Dios que lo amo. Más que a mi vida. Más que a mí mismo. Con palabras, con canciones, con gestos, para que me crea.

He decidido elevar una torre sobre mi ventana. Y abrir un camino hacia el océano. Para que todo sea ancho en mi vida, y nada estrecho.

He decidido empezar de nuevo a labrar la tierra. Nuevas semillas. Nuevos surcos. Arar el campo perdiendo la vida en ello. He creído en las palabras que leía:

«Dios te ama de manera única y tú también puedes dar a Dios y al mundo un amor único que nadie podrá dar en tu lugar».

Mi forma original de ser hombre. De ser hijo. Mi forma original de amar a los otros y de ser amado. Poco importa el tiempo que tarde en darlo todo. Tengo claro que ese tiempo no es mío. Es sólo de Dios y yo lo administro.

He decidido entregar mi tiempo, mi sangre, mis sueños. Sin querer guardármelos para más tarde. He decidido vestirme de gala para estar con Dios en la batalla de mi vida. Con la fe bien alta. Con el amor en vilo. Con el deseo de ser más hombre, más niño.

No le tengo miedo a la vida que se abre en días de sol, de lluvia. Ni tampoco a los que demandan de mí una entrega total. He decidido amar a mi manera. Y ser yo así, como Él me ha creado. Sin quedarme en apariencias. No tengo nada que demostrar.

Sólo quiere Jesús que le siga. Sólo eso. Que pronuncie su nombre cada mañana. Para que no me olvide de a quién pertenezco.

Saborear su amor. Acoger su presencia. En mis manos que siguen haciendo milagros sin yo merecerlos. De tanto bendecir soy bendito. De tanto consagrar me he consagrado.

Siento que el perdón se me escapa entre los dedos. Sin saber yo si me merezco nada de lo que tengo. Todo es gracia, eso me consuela. Le miro a Él y Él me mira.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.