Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La TV argentina se queda sin héroes: Adiós a El Zorro

EL ZORRO
Walt Disney Productions
Comparte

Desde noviembre, no se emitirá en la tv abierta argentina, el formato más democrático de contenido audiovisual, ninguna serie de héroes o superhéroes para la familia…y ahora, ¿quién podrá defendernos?

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En tiempos de series por streaming con tramas a veces complejas, y superhéroes de cómic concentrados en la batalla por la pantalla grande, la televisión abierta, cuya audiencia en muchos países está en picada aunque en otros tiende a estabilizarse, es refugio de algunos de los grandes contenidos familiares televisivos de todos los tiempos.

Series que toda la familia, desde el más niño hasta el bisabuelo, puede compartir sin ruborizarse, en las que los valores ciudadanos y familiares son más importantes que el coquetear con planteos oscuros que en ocasiones rozan extremos como el canibalismo mismo o el incesto.

Lugar de honor en ese listado de grandes series de televisión ocupa El Zorro, producida por Walt Disney entre 1957 y 1961, tiempo durante el que se grabaron unos 80 inmortales episodios de épica aventura.

Diego de la Vega era un joven formado en España que regresaba a su pueblo virreinal californiano lleno de habilidades y conocimientos, pero que para encubrir la identidad del héroe que rescataba al pueblo de la tiranía y fechorías, se hacía pasar por un ignorante y distraído joven.

Pero don Diego, con la infaltable ayuda de su asistente Bernardo, mudo, pero no sordomudo, y montando su noble córcel, poníase su antifaz y sombrero para convertirse en el bravo y valiente zorro, para castigar al hombre de mal con la zeta como ley. Con la cuota de humor particularmente protagonizada por el Sargento García, escenarios y vestuarios de época, y combates de esgrima que, pocos sabían, a pedido del propio Walt Disney, se realizaban con espadas reales, la serie cautiva audiencias desde entonces en todo el mundo, fanáticas de sus repeticiones.

Al punto que desde hace 16 años venía emitiéndose de manera ininterrumpida en El Trece, uno de los canales de aire más importantes de la televisión argentina, y el primero que la había transmitido en 1968, en blanco y negro por supuesto. Pero la señal anunció que por motivos artísticos levantará del aire la serie que venía emitiendo todos los mediodías.

De esta manera, el formato audiovisual más democrático se queda sin héroes de ficción, ya que ninguna otra señal abierta emite de manera periódica series como el Zorro. Como contenido para toda la familia, aunque más orientado explícitamente al público infantil, queda otro personaje de todos los tiempos, El Chavo, aún emitido por Canal 9. Más allá de ellos, algunas telenovelas extranjeras y algunas locales, pero sin personajes que inspiren a los niños y adultos como el personaje interpretado por Guy Williams.

Más allá de la esperanza por su retorno para no depender de plataformas pagas on demand, quedan las historias de “El Zorro” en la retina y el recuerdo de todos, en un formato televisivo convocante para toda la familia y un héroe, sin superpoderes más que su vocación de servicio y habilidad fruto de su esfuerzo y entrenamiento, que inspire valores.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.