Aleteia

Críticas a ciertos cuidados exagerados a los perros

WEDDING
Shutterstock | Iryna Kuznetsova
Comparte

Un artículo de la edición española de «Vanity Fair» pone en evidencia a los amos de mascotas que rozan el ridículo

Alguien tenía que decir las verdades del barquero. Finalmente ha sido la revista «Vanity Fair», que en su edición española incluye este mes un artículo acerca del amor desordenado a los perros bajo el título «Perris, perris».

La periodista que lo firma, Patricia Espinosa de los Monteros, apunta hechos constatables como el que el Hotel Belmond El Encanto de Santa Bárbara (Estados Unidos) presenta a sus clientes una carta para mascotas más larga que para niños.

DOG
Thomas Hawk-(CC BY-NC 2.0)

El artículo aparece en el número que lleva en portada a Antonio Banderas. En medio de las páginas de esta revista femenina, la periodista plantea una crítica políticamente incorrecta: «El rey de la casa es el can: cuanto más diminuto, mejor. Por eso, en los locales sofisticados cuentan con menús y tratamientos de belleza a medida para ellos». Así comienza.

DOG
Shutterstock | Africa studi

«La compañía de una mascota es inapreciable porque sale rentable, barata y da menos disgustos que la de un bebé. ¿O no?»

La autora del texto -una famosa periodista española de larga trayectoria, experta en decoración- sabe que va a traer cola su escrito, pero está dispuesta a cargar con la crítica puesto que no tiene que demostrar que ama a los perros y a los animales en general. Un apunte final en la página recuerda que Espinosa de los Monteros «le dedica esto a galgos, labradores, podencos, mastines y pastores, para que vean la suerte que tienen».

Los llama #pijopets

«Estamos creando una nueva especie: los #pijopets«, ha declarado en las redes sociales. Con su texto mueve a que el público se plantee qué union emocional tenemos con las mascotas y qué desembolso económico estamos dispuestos a hacer por ellas, en contraste con la situación de muchas personas en el mundo.

¿Qué plato tomará el señor (perro)?

En el Canine Guest Menu (menú para clientes perrunos) del citado hotel aparecen platos como un pollo sin huesos con arroz y kale (un tipo de col que ha entrado en la cocina internacional y está de moda), dog friendly cupcakes o sandwiches para la hora del té. ¿Adivinan el nombre? Marco Pollo. Del precio no se habla en la revista.

DOG
DaPuglet-(CC BY-SA 2.0)

También se hace mención del Hotel du Palais de Biarritz (en la costa atlántica de Francia), en el que «a nuestros fieles amigos les obsequian con camita y edredón. Y los camareros no se olvidarán jamás ni de su nombre ni de sus chuches preferidas».

Un Hermès para mascotas

La periodista, que ha viajado y viaja por todo el mundo, afirma que «este verano, entré en Muttropolis -una tienda ideal- pensando en comprar regalitos a mis sobrinos, cuando vi que estaba dentro de un Hermès para mascotas». Allí, en esa tienda de California, había gafas de sol, peluches, impermeables, bolsas hasta de pitón, una bañera con estampado dálmata…

DOG
Shutterstock | Parilov

Las respuestas al escrito han sido muy positivas, con comentarios como «Estoy totalmente de acuerdo. Al final les hacen infelices porque no son humanos, son perros».

Acerca de esta situación de desmesura en el cuidado de los perros que llevan a cabo algunos dueños, ya se conocen otras posturas críticas que llegan a considerar estos mimos excesivos como maltrato animal:

El televisivo César Millán también alerta sobre este tema y afirma que no se puede tener «perrijos» como algunos pretenden, porque acaban frustrando la vida de su mascota. «Se hace ansiosa, se hace agresiva, se hace insegura», explica en este vídeo:

Millán critica que algunas personas no quiera crear una vida en torno a la familia sino en torno a la profesión, y que ese vacío lo llenan con el perro. «Pero ese vacío llena al humano pero no al perro», dice. «Cincuenta años atrás no había problemas psicológicos con el perro (…) Los perros de ahora están frustrados y aburridos», se lamenta.

Nota: Aprovecho para dedicar el texto a mi perra Lluna, una fox terrier que lleva en la familia 11 años.

Te puede interesar:
¿Con mascotas se vive mejor?
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.