Aleteia

Puno (Perú) y los custodios (y creadores) de una isla flotante

UROS ISLANDS
Eteri Okrochelidze - Shutterstock
Comparte

Descubre este maravilloso lugar que tiene como protagonista a la comunidad Chimu

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Para ellos es un sueño cumplido. Luego de dos años de arduo trabajo la construcción de esta particular isla flotante se ha hecho realidad. Los encargados de este emprendimiento son integrantes de la comunidad Chimu, pertenecientes al centro poblado de Ichu en Puno (Perú).

Ahora, el próximo desafío para ellos es que su sueño, el de la isla que se llama Balsero Chimu, logre inspirar a otros y que este lugar, vinculado al emblemático Lago Titicaca, se convierta en un atractivo turístico.

En ese sentido, según recuerda un reciente reportaje del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el objetivo es mostrar la cultura Chimu a través del conocimiento de la totora (una planta acuática que se encuentra en América del Sur en lugares como el Lago Titicaca, por ejemplo), así como la oportunidad de un paseo en balsa o la obtención de artesanías con técnicas ancestrales.

“No sé qué hubiera sido de nosotros sin la totora”,expresa en ese reportaje Enrique Cuno Canqui, habitante del lugar. Es que esto ha sido fundamental para el sueño de la isla flotante, pues con esta planta se hace el suelo de la isla, al igual que las balsas, las casas y otras cosas.

Con respecto al lugar para habitar añade: “No está completa sin una familia”. De fondo aparece su esposa Angélica Panca, quien teje artesanías, agrega PNUD.

Custodios

Pero la preocupación de estos habitantes no pasa solamente por el desarrollo de la isla, la conservación de costumbres y tradiciones, sino que también se han transformado en verdaderos custodios del ecosistema.

“Recogemos la basura del lago, limpiamos, sacamos a tierra firme y entregamos al basurero”, comenta Angélica, quien defiende la idea de que el agua cristalina también cautivará a los visitantes. Es por ello que estos habitantes se empeñan en salir en balsas todos los días a recoger botellas de plástico, ente otras cosas que flotan en el lago.

Por ende, además de los objetivos de la comunidad en cuanto al sueño de una isla propia flotante, la idea de la sostenibilidad y el cuidado de la «casa común» también se hace latente.

Mientras tanto, ahí persisten estos soñadores de la comunidad Chimu junto a las maravillas que salen de sus manos en base a la totora y que están al alance de quienes se atrevan a acompañar sus sueños.

Imágenes aquí (hacer click en galería): 

 

 

Ver reportaje completo de PNUD aquí 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.