Aleteia

Perú y Bolivia redoblan sus esfuerzos por el lago Titicaca

Murray Foubister-CC
Comparte

Estos países implementan proyectos hidrobiológicos para un lago emblemático en América Latina

El 4 de noviembre será un día clave para el lago Titicaca. Los gobiernos de Perú y Bolivia firmarán un memorándum de entendimiento para la implementación de proyectos hidrobiológicos en uno de los lagos más emblemáticos de América Latina.

El lugar elegido para la firma de este acuerdo será la ciudad boliviana de Sucre a cargo del gabinete binacional Perú Bolivia, informó a través de su sitio web el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras de Bolivia, una de las contrapartes de los acuerdos –a través de la Institución Pública Desconcentrada de Pesca y Acuicultura- junto al Instituto del Mar de Perú.

En cuanto a los proyectos que contempla la firma de los acuerdos, se destacan la «expedición científica de evaluación de recursos pesqueros del Titicaca; el repoblamiento de especies nativas, además del repoblamiento de especies en lagunas de altura y conservación de las mismas».

También se señaló que se desarrollará una bioestadística, un trabajo de información permanente acerca de los esfuerzos vinculados a la pesca. Del mismo modo se contemplarán otros datos como el comportamiento de la pesca en Bolivia y Perú, el número de puertos dedicados al embarque y desembarque, el número de pescadores de la zona y la cantidad de kilos que logran sacar por día, entre otras cosas.

El diálogo entre Perú y Bolivia por el lago Titicaca se remonta a 2015 con la primera reunión presidencial bilateral y la del gabinete ministerial de similares características donde se adoptaron compromisos sobre el medio ambiente y el uso de los recursos hídricos en la zona.  

Este proceso de búsqueda de mejores soluciones para el lago Titicaca tendrá eco cuando este 4 de noviembre se termine sellando el acuerdo con la firma del memorándum de entendimiento.

Más que una frontera natural

El lago Titicaca, frontera natural entre Bolivia y Perú, está situado a 3.800 metros sobre el nivel del mar, ocupa una superficie de más de 8.500 kilómetros.

Además de ser el lago más alto y navegable del mundo, situado en el Altiplano Andino, es un punto de referencia en América Latina (el más grande de agua dulce en Sudamérica) y posee una biodiversidad acuática muy rica que en los últimos meses se vio afectada como consecuencia del aumento de la sequía.

Por otra parte, esto podría acarrear también consecuencias irreversibles en ecosistemas causando emigraciones masivas y grandes conflictos.

 El lago Titicaca forma parte de los lugares del mundo afectados por el cambio climático y todas las acciones que se puedan hacer para salvaguardarlo -tanto a nivel de pesca como en otros aspectos y que están desarrollando Perú y Bolivia en conjunto- forman parte de las acciones fundamentales que el hombre debe hacer para salvar la casa común, tal cual exhortó el Papa Francisco en su encíclica Laudato Sí.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.