Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Oración de una persona viuda que se siente sola

Comparte

¿No dijo Jesús: “Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados” (Mt 5-4)? Una promesa que les da a quienes han perdido a un ser querido el derecho a la esperanza: esperar un nuevo encuentro, esperar que Cristo venga a vivir y llenar sus corazones, esperar vivir en comunión con el difunto. Tantos caminos diferentes que pueden brindar alegría y consuelo a quienes viven aquí abajo

Señor Jesús:

Tú que conoces la pena y el dolor que soporté cuando mi esposo/esposa se fue a la casa del Padre,
te ruego que me des el apoyo y el confort que tanto necesito hoy.
Llena mi soledad de alegría y esperanza y alivia mis temores por el futuro.

A imagen de la Virgen María que quedó viuda de José,
mantén mi corazón puro y dame una visión clara del plan de Dios para mí.

Si, como dice el Señor, “no es bueno que el hombre esté solo” (Gn 2,18),
concédeme la gracia de encontrar nuevamente “una ayuda que me convenga” aquí abajo,
y vivir en comunión con mi difunto/a esposo/a con la esperanza de nuestra eterna reunión.

Tú, que fuiste compasivo con la viuda de Naím (Lc 7-11),
ten piedad de mí e intercede ante Dios para que en mi corazón herido brote nuevamente alegría.

Amén.

Te puede interesar: Oración de la viuda o del viudo

Te puede interesar: Viudedad: ¿cómo vivir después de la pérdida del ser querido?

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.