Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Nahún
home iconActualidad
line break icon

Microfibras plásticas en el Océano Pacífico: alerta máxima

plastic sea

DisobeyArt - Shutterstock

Jaime Septién - publicado el 08/09/19

La vida marina se come las microfibras, que se confunden con plancton. El resultado en peces puede ser daño hepático y cerebral y tumores

Un reportaje de la cadena de televisión pública independiente no comercial más grande de Estados Unidos, la KCET, cuya base está en Los Ángeles (California), ha mostrado el alarmante aumento de microfibras plásticas en el fondo del Océano Pacífico, frente a las costas de Santa Bárbara.

La investigación, realizada por oceanógrafos del Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego, sugiere que los esfuerzos que están llevándose a cabo en muchos países (y en Estados Unidos) para reducir el plástico en la vida cotidiana de las personas, tienen que ir más allá: por ejemplo, buscando nuevas formas de lavar la ropa.

El estudio, publicado en la revista Science Advances, descubrió “un aumento exponencial en los fragmentos microscópicos de plástico en las capas de sedimentos en el fondo del océano (a 1.900 metros de profundidad), ya que el plástico se usó ampliamente al final de la Segunda Guerra Mundial”.

La huella plástica

La principal autora del estudio, la microbióloga Jennifer Brandon, ha dicho, tras el estudio detallado de dos siglos de sedimentos en la cuenca de Santa Bárbara, que «una buena parte de nuestra huella plástica está terminando en el océano (…) Lo estamos vertiendo en nuestro registro de sedimentos. Estamos dejando atrás este registro de plástico para las generaciones futuras”.

El estudio mostró que hacia el año 2010, las personas arrojaban diez veces más plástico en la cuenca que antes de la Segunda Guerra Mundial.

Cabe señalar que las microfibras de plástico en el sedimento estudiado por Brandon y su equipo, eran, sobre todo, microfibras de ropa, botellas de plástico y bolsas de plástico rotas, restos de redes de pesca y equipo que se desgastó con el tiempo, trajes de baño y trajes de neopreno, y otros productos de plástico.

Lavar la ropa de forma diferente

«La gran mayoría eran fibras que provienen de lavadoras de ropa”, dijo Brandon, cosa que no se tenía comúnmente considerada y que puede señalar una nueva vía para eliminar o mitigar al menos la huella de plástico que dejaremos a las próximas generaciones.

Las fibras de los productos de ropa sintética fluyen a través de los desagües de las lavadoras a las plantas de tratamiento de aguas residuales, dijo Brandon. Las fibras son tan pequeñas que se deslizan a través de los filtros y «se lavan directamente en el océano».

La vida marina se come las microfibras, que se confunden con plancton. El resultado en peces puede ser daño hepático y cerebral y tumores. «En cuanto a lo que les hace, solo estamos viendo los efectos», dijo Brandon. «Hay mucho misterio desconocido de lo que va a hacer a los ecosistemas».

Rediseñar el futuro

A medida que los gobiernos aprueban leyes que prohíben las pajitas o popotes de plástico y las bolsas de plástico de un solo uso en los supermercados, Brandon sugirió que se necesita hacer más, “incluso ver cómo lavamos nuestra ropa”.

Según el estudio, los científicos estiman que entre 4.8 y 12.7 millones de toneladas de desechos plásticos fluyen al océano cada año. «Necesitamos hacer algunos cambios a un alto nivel», dijo Brandon. “Necesitamos rediseñar las plantas de tratamiento de aguas residuales. Cada lavadora nueva vendida necesita tener un filtro”.

Ciertamente será mucho más difícil que eliminar las bolsas de un solo uso en el supermercado. “Es fácil para nosotros prohibir las pajitas de plástico, pero todos necesitan usar ropa y lavarla. Es más difícil prohibirlo”, subrayó Brandon, pero, poco a poco comienza a haber en el mercado productos como filtros recolectores de microfibras plásticas para las lavadoras.

Todavía estamos a tiempo, pero ya no hay mucho más que podamos esperar para dejar de inundar océanos, ríos y lagos de un producto que comenzó a propalarse en 1945, que fue muy popular, y que ahora tenemos que sustituir rápidamente en todo el mundo.

Tags:
Laudato Simarmedio ambiente
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.