Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Más de la mitad de los niños refugiados (3,7 millones) no van a la escuela

camp de réfugiés en Irak
Comparte

Falla sobre todo la escuela secundaria por la falta de medios económicos y de profesorado

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, denuncia que más de la mitad de los niños refugiados (3,7 millones sobre un total de 7,1 millones) no va a la escuela. Ahora que empieza otro curso seguirán sin estar escolarizados.

En un informe, ACNUR afirma que sólo el 63 por 100 de los niños refugiados asiste a la escuela primaria, una cifra muy por debajo del promedio global que es del 91 por 100. En cuanto a los adolescentes que reciben educación secundaria, el índice mundial es de 84 por 100 y el de refugiados alcanza apenas un 24 por 100.

El Alto Comisionado de ACNUR, Filippo Grandi, afirma que a los niños “les estamos fallando al no darles la oportunidad de obtener los conocimientos y habilidades que necesitan para un mejor futuro”.

La enorme diferencia entre los alumnos de primaria y secundaria está precisamente en la falta de fondos para educar a los refugiados. “Necesitamos invertir en la educación de los refugiados o pagar el precio de una generación de niños condenados a crecer sin ser capaces de vivir de manera independiente, de encontrar trabajo y de contribuir a sus comunidades”, dijo Filippo Grandi.

Para una mayor y mejor educación de los niños refugiados, hacen falta reconstruir escuelas, rehabilitar las que había, preparar al profesorado, ayudar a las familias para que tengan más medios y no tengan que trabajar los niños, etc. Esto les capacitaría para alcanzar estudios superiores en la universidad. Hoy solo un 3 por 100 va a la universidad, cuando el promedio global es de un 37 por 100.

Por otro lado, ACNUR denuncia la burocracia que se encasquilla con los requisitos de papeles y titulaciones, cuando muchos niños tuvieron que huir corriendo sin poder recoger su documentación escolar, y ni siquiera su identificación.

Se trata de poder ofrecer a los niños refugiados una posibilidad de estudiar para tener una salida digna en la vida. Los datos de la ONU indican que para fines de 2018 había más de 25,9 millones de refugiados en el mundo, 20,4 millones de ellos bajo cuidado de ACNUR. La mitad eran menores de 18 años y vivían en condiciones precarias y con muy poca esperanza de regresar a sus hogares en un futuro cercano.

El próximo mes de diciembre tendrá lugar el Foro Global de los Refugiados, con el fin de fortalecer la respuesta mundial a la situación en que viven estas personas. La iniciativa para la educación secundaria será parte del Foro.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.