Aleteia

El gesto de la joven número 1 que conmovió al mundo del tenis

TENNIS US OPEN
DON EMMERT | AFP
Comparte

No es la primera vez que Naomi Osaka sorprende con actitudes deportivas como éstas que emocionan a las más jóvenes, incluso que ella, y a las veteranas

Naomi Osaka, japonesa de 21 años líder del Ranking Mundial femenino, dio una de las maravillosas muestras de deportividad del año. Lo hizo tras derrotar a una de las mayores promesas del tenis, la adolescente Cori “Coco” Gauff, quien a sus 15 años ya había sorprendido en Wimbledon, y esta vez chocó por la tercera ronda del US Open contra la número 1 del mundo. Fue 6-3 y 6-0 a favor de la nipona en apenas más de una hora de juego. Una lección de tenis.

Coco, que contó con el apoyo del estadio en todo momento, no pudo ocultar sus lágrimas tras la derrota. Lo había hecho en Wimbledon tras vencer a una de sus ídolos, Venus Williams. Esta vez, ante la derrota. Fue entonces que Osaka, quien obtuvo el título del US Open la edición anterior en una final empañada por el vergonzoso comportamiento de Serena Williams, dio la mejor de sus lecciones.

Se acercó, le conversó, la animó y la invitó a compartir la conferencia de prensa que corresponde al vencedor. «Es mejor que irte a llorar a las duchas. Que esta gente que vino a verte sepa cómo te sientes”, le dijo Osaka, en una actitud casi docente para que la joven- más joven aún que ella- dimensione el impacto del gran logro deportivo de estar allí compitiendo a ese nivel.

Coco accedió y se acercó y habló de la doble lección recibida, de tenis y de comportamiento deportivo. “Voy a aprender mucho de este partido”, reconoció, y agradeció la dulzura de Osaka con ella. Y ante la ovación que recibió, devolvió el micrófono diciendo: “No quiero que la gente piense que estoy tratando de quitarle este momento, porque realmente se lo merece. Así que gracias”.

En sus palabras Osaka reconoció a Coco y a sus formadores, a los que hace algunos años veía trabajar en el mismo lugar en el que ella entrenaba… y se emocionó ella también, por como dijo, el hecho de que el esfuerzo y trabajo de ambos equipos llegó a este puerto.

En la rueda de prensa posterior, Gauff declaró sobre la número 1 del mundo: “Después del partido, creo que nos demostró a todos que es una verdadera atleta”.

No es la primera vez que Osaka sorprende con actitudes deportivas como éstas que emocionan a las más jóvenes, incluso que ella, y a las veteranas. La misma Serena Williams declaró recientemente que cuando escribió para disculparse con Osaka por empañar su campeonato a los gritos ofuscada con el umpire en la final pasada, lloró por la respuesta que le dio la nipona: “Las personas pueden confundir la ira por la fuerza porque no pueden diferenciar entre los dos”.

Entre la edad de Naomi y Coco suman 36 años. Serena Williams tiene 37. Las jóvenes estrellas del court dieron ayer un espectáculo deportivo inesperado de su edad, dejando en alto la nobleza de los valores del deporte: celebrar el talento y el esfuerzo, reconociendo a estos incluso más allá de la victoria o la derrota.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.