Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los primeros jugadores de tenis fueron … ¡monjes!

Comparte

Volvamos al origen del tenis, que no es otro que el juego de la palma, inventado por los monjes, con el que se dice que se entretenían después de largas horas de oración y de trabajo manual

Aunque los hombres han jugado a juegos de pelota desde la antigüedad, parece que fue durante la Edad Media cuando se inventó el tenis, originado en la invención del juego de la palma. A partir del siglo XI, según la tradición, los monjes del Reino de Francia, que buscaban combatir la ociosidad durante su tiempo libre, comenzaron a jugar con pelotas arrugadas en los claustros o casas capitulares. Solían instalar una cuerda (todavía no una red) para delimitar los dos campos.

Wikipedia Commons

Pronto, canónigos, sacerdotes e incluso obispos se habrían entregado a este emocionante juego. Incluso se dice que se quitaban los hábitos talares para que no obstaculizarab sus movimientos.

El juego pronto atravesó los muros de los monasterios y tuvo un gran éxito, primero en Francia, luego en Inglaterra. Se llama el juego de la palma (jeu de paume), ya que consistía en golpear la pelota con la palma de la mano. Durante el Renacimiento se desarrolló aún más, cuando apareció la raqueta (un término de origen árabe que se refiere a la palma de la mano) con un mango largo y una cuerda hecha de tripa de oveja, en reemplazo de guantes, manoplas y bastones de madera.

Este antepasado del juego de tenis fue el que le dio el nombre por el que lo conocemos hoy: cuando se jugaba la palma, el que sacaba solía anunciar su golpe al oponente gritando “Tenez!” (“¡Ten!”). En francés antiguo, el imperativo del verbo sostener se pronunciaba “Tenèts!“. Cuando los ingleses tomaron prestado el juego de tenis y su terminología, escuchaban “Tenèts!”, “Tenis”, y por lo tanto adoptaron el nombre.

Por lo tanto, todos los entusiastas del tenis pueden agradecer a estos monjes ingeniosos, quienes, sin saberlo, finalmente han legado una herencia que no es solo espiritual.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.