Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Un maestro que a caballo enseñó a sus alumnos a amar la libertad

SAN MARTIN
Alberto Palcos, Paso Los Andes
Comparte

El legado de José de San Martín, prócer de Argentina, se perpetúa en cada colegio cada 17 de agosto. Y en algunos casos con mucha originalidad

El recuerdo del General José de San Martín, uno de los grandes libertadores de América, conmueve cada 17 de agosto en todos los colegios argentinos. Pasan los años, mutan los contenidos, en algunos casos la historia se reescribe, pero la figura de San Martín sigue en un sitial de honor, impoluta.

¿Pero cómo hacer para que su legado inspire a las nuevas generaciones de argentinos al igual que su ejemplo y palabras inspiraron a los valientes soldados del Ejército de los Andes que desafiando lo imposible garantizaron la libertad del continente?

En Tucumán, en la Escuela Agrotécnica “Mariano Ramos” de La Ramada, Departamento de Burruyacú, un maestro tomó la batuta y sorprendió a sus alumnos ingresando a caballo durante el acto de conmemoración del paso a la inmortalidad del Padre de la Patria. Es habitual que sean los alumnos los que interpreten a los próceres y recreen las escenas históricas, pero el profesor Ricardo Olivera, de sorpresa, asumió el protagonismo. Y en un caballo blanco, como el noble corcel que usaba San Martín, irrumpió en el habitual bullicio de los actos escolares para evocar la arenga del General antes de la histórica batalla de Chacabuco.

Los alumnos primero reaccionaron con risas, pero pronto cedieron a sus palabras, evocadas por el profesor basándose en la película “Revolución: el Cruce de los Andes”, que toma frases reales del Libertador como “Seamos libres y lo demás no importa nada”.

 

 

La batalla de Chacabuco, tras el Cruce de los Andes, fue uno de los más grandes y decisivos combates de la historia de la Independencia de América, no sólo por lo que suponía para Chile, sino también para el despliegue y la futura liberación de Perú. Las tropas independistas, aún agotadas tras el cruce de la cordillera, apenas sufrieron pérdidas comparadas con las provocadas en las realistas. La épica comandada por San Martín, Bernardo O’Higgins y Miguel Estanislao Soler es aún hoy recordada por su bravura y estrategia.

San Martín rehusó de los honores que le ofrecieron tras Chacabuco, como hizo siempre. Su epopeya no estaba aún concluida. Y pronto empezaría a verse teñida por las divisiones internas de los americanos. En 1819 escribiría: “Cada gota de sangre americana que se vierte por nuestros disgustos me llega al corazón. Paisano mío, hagamos un esfuerzo, transemos todo, y dediquémonos únicamente a la destrucción de los enemigos que quieran atacar nuestra libertad. No tengo más pretensiones que la felicidad de la patria. En el momento que ésta se vea libre renunciaré el empleo que obtenga para retirarme; mi sable jamás se sacará de la vaina por opiniones políticas”.

 

SAN MARTIN
Capture Youtube

 

Uno de los más grandes hombres jamás nacidos en tierra americana falleció sin grandes honores, como pidió, 17 de agosto de 1850, en su casa de Boulogne-sur Mer (Francia), rodeado de sus seres queridos. Tras una larga espera, sus restos fueron repatriados y llegaron a la Argentina en 1880. Desde entonces descansan en la Catedral de Buenos Aires.

Su legado, sin embargo, se perpetúa en cada colegio del país cada 17 de agosto. En algunos casos con mucha originalidad, como la de este maestro tucumano, que buscó impresionar a sus alumnos para que el amor a la libertad de San Martín viva en ellos para siempre.

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.