Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
home iconCuriosidades
line break icon

El bestiario de la Biblia: el pez, de Jonás al Nuevo Testamento

Public Domain

La pesca milagrosa de James Tissot

Philippe-Emmanuel Krautter - publicado el 15/08/19

La Biblia reserva un lugar importante al pez. Aunque el Antiguo Testamento ya le había concedido un valor simbólico con el episodio, prefiguración de la Pasión de Cristo, de Jonás engullido por un gran pez llamado más tarde ballena, es sobre todo en el Nuevo Testamento y durante los primeros tiempos del cristianismo cuando este animal va a revestir una connotación muy intensa. Aunque a día de hoy la cruz ha sustituido al símbolo inicial del pez, este último sigue estando muy presente en la iconografía cristiana

Desde niños conocemos todos sin excepción esa imagen de una ballena inmensa devorando al profeta Jonás, castigado por Dios por desobedecer sus órdenes. Según este relato, que encuentra paralelismos también en Grecia, Egipto y en India, Jonás permaneció tres días y tres noches en el vientre de esta supuesta ballena que, curiosamente, ¡la Biblia solamente designa como un simple “gran pez”! En meditación, Jonás rezará y recitará allí un magnífico salmo de inspiración divina antes de reaparecer.

Más allá de la etimología y de lo que la Biblia deseara designar realmente, no cambia el hecho de que dicho animal, ballena o gran pez, se considerara un objeto de cólera divina y símbolo de un examen de consciencia de lo más íntimo para Jonás. Prefigurando con esta escena la Pasión de Cristo y su Resurrección tres días después, esos tres días de Jonás representan, en efecto, una muerte y un renacer espiritual, una apertura a la Palabra que no había sabido recibir hasta la llegada de esta prueba.

Pieter Lastman, Jonás y la ballena, 1621, óleo sobre lienzo, Düsseldorf, Museo Stiftung Kunstpalast.

Los albores del cristianismo bajo el signo del pez

Aunque el Antiguo Testamento no hace apenas referencia a los peces más allá del episodio relatado, el cristianismo naciente sí se sumergiría en una marea de peces al convertirse este animal en uno de sus símbolos más potentes, mucho antes de la Cruz. Tenemos que remontarnos al griego antiguo para comprender esta omnipresencia del pez.

La palabra ‘Ichtus’ o ‘Ichtys’ (ἰχθύς), que significa ‘pez’ en griego, oculta en cada una de sus letras la traducción cristológica siguiente: “Iēsous Christos Theou Yios Sōtēr”, es decir, “Jesucristo, Hijo de Dios, Salvador”. De ahí la importancia de este símbolo.

En la práctica, su representación asumiría rápidamente la forma de dos curvas encontrándose y se convertiría en un signo de adhesión de los cristianos; un símbolo, además, discreto, que podía dejarse en grafiti sin llamar la atención y que apuntaba con la dirección de la cabeza para indicar discretamente el camino de un lugar de culto oculto. Los primeros cristianos se designarían, de hecho, como “hijos del Ichtus celeste”.

Signo de Cristo y del bautismo

De ahí a Roma y luego en toda la cristiandad, el símbolo estallará como una llamarada de pólvora y el “Pez-Cristo” será objeto de veneración, incluso con soberanos pontífices como Clemente de Alejandría, que fomentaría su representación en sellos, joyas y otros efectos personales. Este será el comienzo de una rica colección de gemas, amuletos, piedras preciosas, sellos grabados, etc., con las cinco letras acompañadas del pez.

La literatura cristiana de los primeros siglos se haría eco de este fervor. Tertuliano, Orígenes, san Agustín y muchos otros abundarían en esta poderosa representación, sinónimo de “fuente inmortal del agua divina”, de pureza y de nutrimento. Tertuliano subraya el paralelismo entre el pez y el agua bautismal:

“Nosotros, pequeños peces como nuestro Pez Cristo Jesús, nacemos en el agua y nos salvamos permaneciendo en el agua”.

El pez también fue comparado con el pan eucarístico por san Agustín y figura incluso en representaciones eucarísticas como la del Museo del Vaticano. El episodio famoso de la multiplicación de los cinco panes y dos peces narrado en los Evangelios está ahí para recordar esta fuerza del don sin límites que anticipa el sacrificio crístico.

Además, Jesús comió pescado asado con sus discípulos después de su Resurrección para mostrarles la veracidad de las Escrituras en plena época de dudas y temores. Y, aunque la Cruz sustituiría progresivamente al pez para representar la fe de los cristianos, el animal acuático sigue estando muy presente en nuestras iglesias, en sus cuadros, mosaicos y otros soportes que recuerdan la riqueza de su historia.

Domaine public

La Virgen con el pescado, Rafael.
Tags:
animalesbiblia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.