Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Si a los jóvenes salvadoreños se les abren oportunidades en su tierra, se quedan 

CRS
CRS
Comparte

Entrevista a Rick Jones encargado de juventud y migración en América Latina y el Caribe para Catholic Relief Services (CRS) de Estados Unidos

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Rick Jones es el encargado de juventud y migración en América Latina y el Caribe para Catholic Relief Services (CRS) de Estados Unidos. Desde hace tres décadas vive en El Salvador y se ha especializado en temas que afectan la migración centroamericana, incluidos la violencia de las pandillas, la pobreza y el desplazamiento interno.

RICK JONES
Jim Stipe | Photo by Jim Stipe/CRS

A partir de su trabajo con CRS, Jones ha desarrollado una buena cantidad de proyectos productivos y diseñado alternativas que responden a los más grandes retos que enfrenta la región.

¿Cuál es su primera impresión del (forzado) acuerdo migratorio entre Estados Unidos y México para reducir el flujo migratorio a través de la militarización de la frontera sur del país?

Estoy sumamente preocupado. Lo que mucha gente está buscando es asilo y no se responde con el ejército para dar asilo. Y cuando hablas de México como un “tercer país seguro”, es que es un tercer país pero no es nada seguro para los migrantes y las personas buscando refugio. Ya hemos tenidos dos jóvenes que estuvieron en un programa de CRS en Honduras, se fueron en las caravanas, quedaron en esta situación en Tijuana y fueron asesinados ahí, en Tijuana. No hay fundamento, la gente corre peligro si se queda en estas condiciones sin protección.

¿Cómo podría explicar el hecho que hay más de 2.5 millones de salvadoreños fuera de El Salvador, casi 90 por ciento de ellos en Estados Unidos?

Es que las condiciones en el país no permiten una vida digna para la gran mayoría. Hay una relación directa y causal entre violencia y migración. Muchos a causa de esto están migrando. Una segunda categoría más o menos nueva es la sequía. Han tenido varios años de sequía en el oriente del país y los campesinos no tienen cómo sobrevivir.

¿Básicamente quiénes son los que emigran?

Una de las cosas que han cambiado en los últimos años es que la gran mayoría de migrantes son menores de edad que viajan solos y el resto es un grupo familiar; muchos con menores de dos años, o sea mamás con sus bebés. Esto si es un cambio muy dramático en quienes están migrando.

¿Más o menos a partir de cuándo se dio este cambio?

Yo creo que desde la crisis en el 2014 se vio un incremento en los menores de edad y esto ha continuado; bajó en el 2015, 2016, pero a partir del año pasado aumentó de nuevo y se comienza a ver a las mujeres con bebés viajando en las caravanas.

¿La militarización en la frontera de México con Guatemala va a exacerbar la crisis humanitaria?

Hay que decir, en primer lugar, que México, apoyado por Estados Unidos, ya ha estado implementando el plan Frontera Sur y esto no detuvo la migración. La gente ha buscado otras rutas en donde hay mucho mayor peligro de secuestro, de extorsión y de violencia. En segundo lugar, no son soldados lo que necesita esa gente, sino trabajadores sociales y personas que puedan realmente atenderles en su situación de refugio. Aún no hay las condiciones dentro de México para realmente responder. El peligro es que se aumenta la violación (de derechos humanos) y se generan las condiciones para que haya confrontaciones.

Y se menoscabe el derecho de asilo y el derecho de migrar de las personas…

Si, obligándolas a quedarse en México… Así, los migrantes no van a tener acceso a los abogados en Estados Unidos ni a solicitar el asilo. Es realmente una amenaza frente al Estado de Derecho y al sistema internacional. Se supone que las relaciones entre Estados Unidos, México y el resto de la región están basadas en el Estado de Derecho. Por lo demás, hay un derecho de pedir asilo, sea donde sea. Esto de una intervención militar comienza a generar mayor peligro de confrontación y a disminuir la posibilidad de pedir el asilo.

El nuevo presidente de El Salvador, Nayib Bukele, ¿tiene algún plan?

Él nfrenta muchos problemas y muy grandes: desde la violencia hasta el crecimiento económico y la generación de empleo. No ha presentado ningún plan, dice estar trabajando en ello, está muy interesados en generar empleo que es una cosa fundamental para ir resolviendo esto.

¿Cuál sería la alternativa más viable para atenuar el éxodo salvadoreño?

En primer lugar, muchos están migrando a causa de la violencia y hay que seguir disminuyéndola y generar condiciones seguras. También es muy importante generar percepción de seguridad, porque una cosa es que disminuya la tasa de homicidios, pero a lo mejor la gente percibe que sigue habiendo mucho peligro. Segundo, hay que generar alternativas para que la gente se pueda quedar. Siempre, en mi experiencia hablando con migrantes, te dicen: “preferimos quedarnos en el país, pero si no hay opciones, no tenemos otra alternativa”.

¿Cuáles historias de éxito conoce usted que puedan motivar un cambio en el enfoque a la migración?

He estado trabajando con CRS reactivando la producción de cacao y esto está generando empleo. Muchos de los jóvenes nos han dicho: “me quedé por ese proyecto, porque eso me permite estar aquí y pensar en una vida digna y en un futuro”. Otros proyectos que son para el desarrollo de la fuerza laboral juvenil, respondieron a una encuesta: ¿Cuántos de ustedes conocen los peligros de la migración? Noventa por ciento ya sabe cuál es el peligro y los riesgos. ¿Cuántos han pensado en emigrar? Más de la mitad. A los jóvenes cuando les das oportunidad y esperanza se quedan.

En este acuerdo migratorio temporal se habla de 4.5 mil millones de dólares que irían para proyectos productivos, ¿cree que esto realmente llegue a donde tenga que llegar?

Hay que trabajar con los estados centroamericanos, hay que tener mucha capacidad de vigilar a dónde va ese dinero, para evitar la impunidad. Hay que trabajar con el Estado, porque aunque a todas las organizaciones de asistencia nos gustaría que nos pasaran el dinero, no es posible y realmente es el papel del Estado. El tema de fondo es que tenemos estados muy débiles. Para enfrentar el problema de la violencia y la falta de oportunidades es necesario reforzar poco a poco la capacidad del Estado para tener presencia en los lugares donde, hasta ahora, el Estado no existe.

Finalmente, parece que hay un pequeño resquicio de esperanza a favor de la normalización de los casi 250.000 salvadoreños que gozan del Estatus de Protección Temporal (TPS) en Estados Unidos. ¿Es importante que se arregle esto y se les de un camino a la ciudadanía estadounidense?

Es fundamental, porque El Salvador depende de las remesas que envían quienes ahí trabajan a sus familias en El Salvador. El año pasado (por 2018) fueron más de 5.000 millones de dólares los que llegaron desde Estados Unidos al país. Legalizando a estas personas se les va a permitir una estabilidad y que sigan apoyando a sus familias.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.