Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué deberías ignorar los comentarios sobre tu peso en el embarazo?

PREGNANCY
Comparte

No hay una “manera correcta” de verse cuando estás esperando un bebé, así que concéntrate en tu salud e ignora los cacahuetes

Al final de mi primer embarazo, había recibido más comentarios sobre mi cuerpo que en mis primeras décadas de vida. La gente se preguntaba si llevaba gemelos; adivinaron el género del bebé basándose en lo absurdamente alta que parecía mi tripa; bromeaban sobre cuánto comía y expresaron su incredulidad por lo lejos que estaba mi fecha de parto.

Y luego estaban todos esos bien intencionados comentarios de “Oh, Dios mío, ¡estás enorme!” La intención de la persona siempre era transmitir simpatía y asombro (bastante bien) pero por otro lado … oof.

Esta experiencia es bastante normal para mujeres embarazadas. Y no es solo de amigos y extraños: En el consultorio del médico, nos pesan cada vez que entramos y pasamos mucho tiempo haciendo cálculos mentales. Si solo se supone que debo ganar ESTO, pero ya pesé ESTO de más … y espero, ¿CUÁNTO TIEMPO me queda?

El embarazo es un momento en el que hay mucho más enfoque en nuestro cuerpo y nuestro peso que lo habitual, y no es fácil.

Si cada vez que logras olvidarte de la báscula por un día y alguien dice algo como “¿Estás segura de que deberías comer eso?” Y sientes que el auto-odio vuelve a invadirte, no estás sola.

Si te vas y lloras cuando alguien con quien nunca te habías encontrado, está seguro de que estás de dos meses de embarazo má de lo que realmente estás, no estás sola.

Si tu embarazo está siendo saludable y sin complicaciones, pero todavía se estás maltratando por lo que pesas de más, no estás sola.

Necesito que hagas algo realmente difícil. Necesito que te des permiso para olvidarte de los números. Concédete permiso para ignorar los comentarios hirientes que los extraños (o amigos o familiares) hacen acerca de tu cuerpo.

¿Estás bien de salud? ¿El bebé está sano? Entonces estás bien. Estos números recomendados para el aumento de peso de cada trimestre son estimaciones aproximadas, no mandamientos médicos universales. Haz lo que puedas, pero al final del proceso, seguirás siendo tú y tendrás un bebé en tus brazos. La vida es misteriosa y hermosa y tú también lo eres.

Todas queremos esa barriga pintoresca y que vista de espaldas no se note. Todas queremos esa modesta ganancia de 7 kg que disminuye inmediatamente después de unas semanas de lactancia. A veces tienes suerte, pero la realidad es que los embarazos son tan diferentes como los cuerpos.

No hay una forma correcta de estar embarazada. No hay una manera “correcta” de superar este tiempo. No hay una manera correcta de mirar. Toda esa atención en tu cuerpo y en tu peso, es solo atención.

Estar embarazada no es fácil, y es cien veces más difícil cuando no eres amable contigo misma. Lo mejor que puedes hacer, cuando los demás tengan algo que decir acerca de cómo te ves, es sonreírles (o no) y no tomarlas en cuenta. O si te sientes con ganas, puedes recordarles que “cada embarazo es diferente” y que no hay razón para preocuparse.

O si estás completamente harta, no dudes en decir: “Eso me hace sentir incómoda; no hablemos de mi peso”. O no digas nada en absoluto, pero tampoco dejes que el comentario te influya y sea una razón para preocuparte. Te mereces más que eso.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.