Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Enseñar a hablar, leer, escribir y contar a los sordos

FRAY PEDRO PONCE DE LEON
Shutterstock | David Vioque
Comparte

Una gran hazaña de tres sacerdotes en el siglo XVI

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Las personas sordas fueron por miles de años marginadas de todo: de la vida pública, de la vida religiosa, de la vida intelectual. Nadie que naciera sordo “podría aprender nada”, pensaban griegos y romanos, por ejemplo.

Sin embargo, como tantas otras grandes hazañas, fue en el siglo XVI, durante lo que se conoce como el Renacimiento, cuando un monje benedictino español, fray Pedro Ponce de León (1520-1584), creó el primer lenguaje por señas para personas con discapacidad auditiva.

Quizá con la invención de este lenguaje de señas, fray Pedro (quien, por cierto, tiene una escultura dedicada a su memoria en el Paseo Bolivia del madrileño Parque del Retiro con motivo del cuarto centenario de su nacimiento auspiciada por la Asociación de Sordomudos de Madrid) no se haya ganado el cielo, pero sí la enorme gratitud de los sordos de entonces y de los de ahora.

Según la placa del monumento a fray Pedro, los sordomudos le reconocían en ese entonces (hace casi un siglo, el 6 de junio de 1920 ) el haber sido el inventor “del método oral puro para enseñar a hablar, leer, escribir y contar” a quienes padecían esa discapacidad y que, antes de fray Pedro y su método, eran descartados de toda actividad intelectual.

De cómo el lenguaje de señas salió de los monasterios

Un reciente reportaje de la revista National Geographic le da el lugar de iniciador a fray Pedro, aunque también reconoce que en 1620, el inquieto sacerdote y pedagogo español Juan Pablo Bonet (1573-1633), al publicar su “Reducción de las letras y el arte para enseñar a hablar a los mudos”, hizo el primer tratado moderno de la fonética del lenguaje de señas y el uso del lenguaje de señas para enseñar el habla a los sordos.

Por lo demás, fray Pedro tuvo una fuente de inspiración para enseñar a hablar, leer, escribir y contar a los mudos: las señas que se hacían los monjes benedictinos para comunicarse unos con otros en el pasillo, en el refectorio o en las horas de labor en los monasterios de clausura, donde imperaba el silencio total.

“Ponce de León adaptó los gestos utilizados en su monasterio para crear un método para enseñar a los sordos a comunicarse, allanando el camino para los sistemas que ahora se utilizan en todo el mundo”, dice el reportaje de National Geographic en el que agrega que el padre Bonet continuó explorando nuevos métodos de comunicación y, a raíz de fray Pedro construyó “lo que él llamó el alfabeto demostrativo, un sistema manual en el que la mano derecha hizo formas para representar cada letra”.

El tercer sacerdote

Fue otro sacerdote católico, el francés Charles-Michel de l’Épée, quien en 1755 estableció un método más completo para educar a los sordos, que culminó con la fundación de la primera escuela pública para niños sordos, el Instituto Nacional para Sordomudos en París.

“Épée adaptó estas señales y agregó su propio alfabeto manual, creando un diccionario de firmas. Insistiendo en que el lenguaje de señas debía ser un lenguaje completo, su sistema era lo suficientemente complejo como para expresar preposiciones, conjunciones y otros elementos gramaticales. Épée es conocido como el padre de los sordos por su trabajo y su establecimiento de 21 escuelas”, dice el reporte de National Geographic.

Tres sacerdotes católicos, dos españoles y uno francés, están detrás –como en miles de avances de la humanidad , casi siempre desconocidos o regularmente despreciados—del desarrollo de los lenguajes de signos formales, las personas con discapacidad auditiva pueden acceder al lenguaje hablado en toda su variedad.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.