Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconEstilo de vida
line break icon

2 pasos sencillos para ayudarte a dejar de procrastinar

PROCRASTINATING WOMAN

Shutterstock

Calah Alexander - publicado el 01/06/19

Postergar las cosas no tiene nada que ver con la pereza o el autocontrol, sino más bien por sentirse superado a nivel emocional

Este año, sabía que era importante pagar cuanto antes mis impuestos. Mis hijos dependen de la ayuda financiera para su escuela, y esas becas basadas en la necesidad se asignan por orden de llegada, así que cuanto más pronto liquidara mis impuestos, mejores serán sus posibilidades.

Sabía esto desde el principio. Durante todo el año, recolecté los recibos de los gastos de trabajo y el kilometraje. Archivé la información que necesitaría para los impuestos tan pronto como la recibía. Y, sin embargo, cuando llegó la fecha límite llegó, ni siquiera había comenzado.

No es que no lo haya intentado, inicié sesión en TurboTax al menos una docena de veces. Pero cada vez que me quedaba atascada en una pregunta que no sabía cómo responder o una opción de la que no estaba segura. Fue confuso y abrumador, así que decidí preguntarle a alguien al respecto. Luego me distanciaba, prometiéndome a mí misma que lo terminaría cuando tuviera la respuesta.

Esta no es la primera vez que he postergado algo importante. Si estábamos siguiendo la pista, probablemente sería la 62,897ª vez. La procrastinación es algo en lo que estoy especialmente buena … lo que no es motivo de orgullo. Como la mayoría de los procrastinadores, siempre me he sentido avergonzada, secretamente convencida de que era pura pereza.

Pero aquí está la cosa: no soy perezosa. No tengo miedo de trabajar duro, de hecho, lo hago. No me siento sin hacer nada. Casi no veo Netflix sin tener las manos ocupadas, ya sea con los pares de calcetines o la ropa que doblar. Así que, cuando leí un artículo en el New York Times explicando que la procrastinación no es un problema de autocontrol o de gestión del tiempo, sino un problema de equilibrio emocional, me sentí profundamente aliviada y profundamente desanimada.

El equilibrio emocional es algo con lo que lucho. Hacer mis impuestos fue abrumador no por la tarea en sí, sino por las emociones que lo rodeaban: miedo, ansiedad, incertidumbre, duda y desesperación.

Afortunadamente, he pasado suficiente tiempo en terapia para saber qué debo hacer para enfrentar las emociones angustiosas y seguir adelante. Por supuesto, no siempre hago estas cosas, a veces me rindo y dejo que las emociones me abrumen, me detengan en el camino y detengan todo movimiento hacia adelante. Pero cuando me pongo a mirar realmente lo que está sucediendo en lugar de tratar de evitarlo por medio de la dilación, estas dos cosas simples son suficientes para que me ponga de nuevo en marcha.

1DILO EN VOZ ALTA

Esta es la forma más segura de desbloquearme, y sí, a veces hacerlo me hace sentir un poco desquiciada. Pero en realidad es lo contrario. Nombrar la emoción con la que estoy luchando y por qué la tarea en cuestión está provocando esa emoción es el equivalente a apoyarme en tierra firme.

A las 8 pm. el 11 de abril, les dije a mis padres que no había hecho mis impuestos porque estaba abrumada por el estrés financiero, y que me sentía desesperanzada e indefensa. No se rieron de mí, no me ridiculizaron ni me dijeron que me abrochara el cinturón y lo hiciera, porque esas emociones que me parecían estúpidas cuando estaban encerradas en mi cabeza no parecían estúpidas cuando las decía en voz alta. Eran comprensibles. Y una vez que los admití en voz alta, supe que la única forma de lidiar realmente con estas emociones era dejar de postergar y hacer los estúpidos impuestos. Mis padres ni siquiera tenían que decir nada, yo mismo lo dije.

2PIDE AYUDA

En enero, mis padres me dijeron que fuera a ver a una amiga de la familia que también tiene un CPA, porque ella podría ofrecerme ayuda con mis impuestos. Dije que lo haría, pero nunca lo hice. Me dije que los impuestos eran solo una cosa más que podía averiguar … a pesar del hecho de que nunca antes había hecho mis impuestos y que mi vida ha cambiado dramáticamente en los últimos dos años. Realmente necesitaba ayuda, y cuando finalmente lo admití, me di cuenta de que siempre había tenido miedo. Temeroso de ser juzgado perezoso, inepto o fracasado: temores infundados, pero temores que me habían impedido hacer algo simple e indoloro.

Esa noche, mi papá se sentó conmigo y revisó toda mi información fiscal, reuniéndola en un formulario para llevar a su CPA. No estaba molesto porque no se había hecho, era paciente, comprensivo y alentador. Al día siguiente llevé toda mi información fiscal a nuestro amigo de la familia. En menos de una hora, lo tenía terminado y listo para que yo lo enviara. Era amable, comprensiva, informativa y, sobre todo, alentadora.

El abrumador emocional que nos hace procrastinar se magnifica cuando lo mantenemos encerrado dentro de nuestras propias cabezas. No podemos ver una salida, porque parece que estamos particularmente afectados por estas emociones abrumadoras. Pero no estamos Todos luchan con emociones abrumadoras. Esa es una de las razones por las que Cristo nos dio la regla de oro: amar al Señor con todos nuestros corazones, almas y mentes, y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

La compasión es el antídoto contra las emociones difíciles que nos mantienen atrapados en un lugar. Pero antes de que podamos experimentar la compasión de los demás, debemos tener compasión por nosotros mismos, la suficiente compasión para saber que no somos fracasos y que nunca estamos tan sumidos en las fallas que no podemos confiar en que Dios y otras personas puedan hacerlo. Ayúdanos a través de ellos.

Así que la próxima vez que te encuentres postergando, deja de alfabetizar el estante de especias y levanta el teléfono. Llama a un amigo, a un sacerdote oa tu madre. Diles lo que está pasando y pide ayuda. Lo prometo, lo que estás evitando parecerá infinitamente menos imponente. Puede que incluso descubras que fue bastante fácil hacerlo todo el tiempo.

Tags:
procrastinarpsicología positiva
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.