Aleteia

¿Por qué los juguetes simples son mejores para los niños?

ZABAWA Z RÓWIEŚNIKAMI
Shutterstock
Comparte

4 razones por las que la tendencia de los padres a simplificar los juegos de nuestros hijos es buena

He visto a mis hijos jugar con piedras durante horas. Los palos son increíbles, también. Si encuentran un palo están encantados. Puedes hacer casi cualquier cosa con un palo y una piedra, así que considéralo tu día de suerte si encuentras ambos.

Por su parte, mi hija mayor ha superado los palos y las piedras, ella se hace a mano sus propias muñecas con restos de tela e hilos. El bebé no es quisquilloso, solo quiere tocar cada caja de cartón a la vista. Y mientras tanto, todos los juguetes de lujo costosos que les hemos comprado se han roto y se han tirado a la basura o han languidecido y los hemos regalado.

Cuando nos convertimos en padres por primera vez, no diría que exageramos con los juguetes para bebés y niños pequeños, pero seguro que en ese momento teníamos mucho más de lo que tenemos para nuestro sexto bebé. Solíamos tener un móvil eléctrico, un contenedor de juguetes con dispositivos electrónicos e iluminadores para bebés, juguetes que tocan música, y carros de juguete lujosos con pilas y animales de peluche que se reían cuando tocabas su barriga.

Todo eso se ha ido ahora, y ninguno de los niños más pequeños parece darse cuenta o preocuparse. Los niños mayores tampoco tienen un montón de juguetes de lujo. Tienen sus libros, artículos de artesanía, artículos deportivos y una pequeña variedad de juegos de mesa. Por mucho, nuestro juguete más popular es la colección de Lego que salvé de mi propia infancia. Tienen muy pocos elementos que hagan ruido, se enciendan o que necesiten enchufarse para funcionar.

Ha habido un movimiento en la crianza de los hijos para simplificar los juguetes que permitimos que nuestros hijos posean, y parece una buena estrategia. Hay una serie de razones por las que ponerla en práctica:

1
Ahorras dinero

Puede ser una sorpresa saber que las empresas de juguetes se dedican, ante todo, a ganar dinero. Es por eso que crean todo tipo de juguetes innecesarios y aparentemente sofisticados que atraen la atención de los niños en la tienda. Es por eso que desarrollan nuevos complementos y nuevas ediciones de juguetes clásicos. Intentan vendernos la idea de que un juguete es imprescindible y que nuestros niños se verán privados e infelices sin él. Sí, para todos nosotros, no solo para los niños, los juguetes nuevos y brillantes son tentadores, pero a menudo se desperdicia dinero y son igual de felices sin ellos.

2
Mejor para el desarrollo mental

Los estudios muestran una extraña paradoja: cuanto más juguetes poseen los niños, más difícil les resulta jugar. Tener demasiados juguetes y el tipo incorrecto de juguetes hace que sea imposible que los niños se concentren y realmente los disfruten. Los juguetes simples que no abruman son en realidad más divertidos y ayudan al desarrollo de la imaginación.

3
Cultivan la gratitud

Estamos en el proceso de mudarnos de casa, y mientras estábamos desempacando cajas recientemente, los niños encontraron una consola de juegos Wii. Se enfadaron mucho. Nunca les habíamos dicho que teníamos un dispositivo tan mágico y que había sido guardado durante años. La razón es que sus abuelos también tienen una Wii y cuando los niños los visitan es un verdadero placer jugar con ella. Los juegos nunca pasan de moda porque juegan a ellos solo una o dos veces al mes.

El principio de moderación y gratitud se mantiene con todas nuestras compras de juguetes. Si los niños quieren comprar algo, los hacemos esperar un mes y si, al final de ese tiempo, todavía lo quieren, pueden obtener el juguete. De esta manera, tenemos menos juguetes y están agradecidos y comprometidos con los que tienen. Mi hijo de nueve años recientemente pasó por este proceso de espera y compró con éxito un nuevo juguete: una carreta para dar paseos a sus hermanos menores en el patio. Ya se ha olvidado de la Wii en la caja.

4
Fomentan el tiempo familiar

El beneficio más importante de los juguetes sencillos es que fomentan el tiempo en familia. Un niño distraído que mira fijamente a una muñeca luminosa no se divertirá tanto como un niño que juega a los bloques con mamá o papá. Un videojuego de mano no es tan precioso como el recuerdo de la niñez de reunirse para un cuento de su libro favorito a la hora de dormir.

Un simple juego al aire libre produce horas de unión familiar. Muchas familias se ríen y hablan incluso de los juegos de mesa más simples y antiguos. Independientemente de las otras razones que podamos tener para considerar la simplificación de nuestra colección de juguetes, la oportunidad de tener más tiempo en familia lo convierte en el mejor regalo que podemos dar a nuestros hijos.

Al final, la vida es bastante sencilla. Se trata de las personas que amamos, no de lo sofisticados que son nuestros juguetes. Si nuestros juguetes son elegidos cuidadosamente para llevarnos de regreso a las personas que amamos, ahí reside la verdadera felicidad.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.