Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los sencillos diálogos de santa Teresita de Los Andes con Jesús

SANTA TERESA DE LOS ANDES
Public domain
Comparte

“Sufrir y orar” era el ideal carmelita de la primera santa chilena

Hoy se cumplen 99 años de la partida de santa Teresita de Los Andes a la casa del Padre. La primera santa chilena y también la primera carmelita de la Latinoamérica en subir a los altares ha sido siempre un ejemplo para la juventud en Chile.

Tanto es así que en octubre se realiza una peregrinación de jóvenes llamada “De Chacabuco al Carmelo, un camino de Santidad”, donde deben recorrer 27 kilómetros.

¿Pero qué tiene esta santa (1900-1920) de inicios del siglo XX para congregar a más de 50 mil jóvenes todos los años para hacer el difícil recorrido?

Te puede interesar: ¿Qué tiene Santa Teresa de los Andes (Chile) que entusiasma tanto a los jóvenes?

¿Por qué llegan miles de devotos hasta su tumba en el Santuario de Auco donde descansan sus restos? ¿Qué tiene de especial esta carmelita que estuvo menos de un año en el convento?

SANTA TERESA DE LOS ANDES
Carlos Figueroa-CC BY-SA 4.0

La mejor manera de conocerla es a través de sus escritos.

Ferviente devota del mes consagrado al Sagrado Corazón y la especial cercanía a la Eucaristía, le hacen pedirle a su madre, desde los 7 años, hacer su Primera Comunión. Juanita, el verdadero nombre de la Santa, escribe en su diario:

“Yo cada día pedía permiso a mi mamá para hacer mi Primera Comunión. Hasta que accedió en 1910. Y empecé mi preparación. Me parecía […] que ese día no llegaría jamás, y lloraba de deseos de recibir a Nuestro Señor. Un año me preparé para hacerlo. Durante este tiempo la Virgen me ayudó a limpiar mi corazón de toda imperfección”.

La profunda cercanía que Juanita, nombre verdadero de la carmelita, sintió con el Señor desde tan pequeña le hizo reconocer una cierta similitud con santa Isabel de Trinidad y de santa Teresita Lisieux.

Te puede interesar: Mira estas fotos de la carmelita mística santa Isabel de la Trinidad

Lee a la santa de Lisieux y se hace devota de ella, y escribe en su diario: “su alma tiene algunos puntos parecidos a los míos”. tanto es así que ella también estaba segura que morirá joven.

Te puede interesar: Descubre las más célebres frases de santa Teresa de Lisieux

Entre los 15 y 16 años vive diversas circunstancias familiares; es en esos momentos donde sus diálogos con Cristo se han más intensos. La lectura cada vez más profunda a los escritos de santa Teresita Lisieux le hacen escribir en su diario:

“…mis ojos llenos de lágrimas se fijaron en un cuadro del Sagrado Corazón y sentí una voz muy dulce que me decía: «¡Cómo! Yo, Juanita, estoy solo en el altar por tu amor, ¿y tú no aguantas un momento?». Desde entonces Jesusito me habla. Y yo pasaba horas enteras conversando con Él. Así es que me gustaba estar sola. Me fue enseñando cómo debía sufrir y no quejarme… [y] de la unión íntima con Él. Entonces me dijo que me quería para Él. Que quería que fuese Carmelita. ¡Ay! Madre, no se puede imaginar lo que Jesús hacía en mi alma. Yo, en ese tiempo no vivía en mí. Era Jesús el que vivía en mí”.

Desde ese momento Teresita proyecta su vida en el Convento de las Carmelitas Descalzas de Los Andes. A los 17 años elige su ideal carmelita “sufrir y orar” y defiende su vida contemplativa.

Le ilusiona saber que su sacrificio servirá para mejorar y purificar al mundo. Después de estar 11 meses en el convento muere de tifus, después de experimentar grandes dolores.

SANTA TERESA DE LOS ANDES
Rodrigo Pizarro-(CC BY-SA 2.0)

Uno de los milagros más recordados de santa Teresita es la de la recuperación de Héctor Uribe, bombero que cayó desde un techo y se electrocuta mientras apagaba un incendio.

Llega a la clínica inconsciente con edema pulmonar y cerebral. Sin ninguna posibilidad de vida, porque estaba clínicamente muerto, según explicaron los médicos.

Su madre decide ir hasta la Cripta de Sor Teresa, para implorar por la vida de su hijo. La súplica la hizo en la capilla, acompañada de varios voluntarios de bomberos y amigos de Héctor, el día 7 de diciembre, es decir, 3 días después del accidente. Desde entonces empezó a dar señal de recuperación quedando totalmente restablecido.

Teresita de Los Andes fue canonizada por san Juan Pablo II el 21 de marzo de 1993.

Te puede interesar: Teresa de los Andes: una niña obstinada y orgullosa que se convirtió en una dulce santa

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.