Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 20 octubre |
San Juan de Brébeuf y compañeros mártires
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Alégrate de tu fragilidad

HANDS,PRAYER

t-bet | CC BY ND 2.0

Carlos Padilla Esteban - publicado el 23/02/19

Tenemos que decidir si optamos por la fuerza o por la debilidad. Nuestra debilidad es una fuerza más grande que cualquier otra, porque tiene la fuerza de Dios

Me atrae lo que brilla, lo que suena, lo que destaca. Es como un hilo invisible que me conduce hacia el que triunfa y tiene éxito. No sé, no es tan fácil huir del ruido, de lo que llama la atención.

Me gusta la mirada de santa Teresita del Niño Jesús: “Mantengámonos pues, muy lejos de todo lo que brilla, amemos nuestra pequeñez, deseemos no sentir nada. Entonces seremos pobres de Espíritu y Jesús irá a buscarnos, por lejos que nos encontremos, y nos transformará en llamas de amor”.

El pobre de Espíritu es el que ama su fragilidad. Es el pobre abandonado en su pobreza, en su pequeñez, que mira a Dios y lo ama. El pobre que no tiene razones para estar orgulloso de nada. Porque no es perfecto y comete errores.

Creo que tengo que aceptar mi imperfección y pobreza para ser feliz, para hacer felices a otros.

Como leía el otro día: “Las relaciones con nosotros mismos y con nuestra vida cotidiana, se volverán paradisiacas cuando consigamos acogernos y amarnos, no a pesar, sino por medio de todas nuestras heridas y debilidades[1].

Me reconozco pobre de espíritu. Pobre y necesitado. Dejo de lado mi orgullo y prescindo de mi amor propio. En nada me ayudan. No quiero brillar, no quiero destacar. No quiero ser el primero. Quiero simplemente vivir feliz con mi vida como es hoy.

Acepto mi pequeñez: Tenemos que decidir si optamos por la fuerza o por la debilidad. Nuestra debilidad es una fuerza más grande que cualquier otra, porque tiene la fuerza de Dios: cuando soy débil entonces soy fuerte (2Cor 12,10)”[2].

Mi camino de santidad pasa por aceptar con alegría mis límites, mis inmadureces, mis debilidades, mis incapacidades, mis zonas oscuras, mis trasgresiones, mis pecados. Aceptarlos y besarlos como un gran tesoro.

Siempre recuerdo el ejemplo de la perla. Cuando la ostra es pequeña no tiene ninguna protección. Flota en el agua. Después, cuando se empieza a formar la concha, se va al fondo del mar.

Es allí donde se adhiere a la roca. Entonces se abre un poco para dejar entrar plancton que le sirve de alimento. En ese proceso a veces entra un grano de arena o un animal diminuto.

La ostra se defiende y segrega una sustancia conocida como nácar. Cubre al objeto extraño hasta convertirlo en perla. Este increíble proceso puede durar de tres a seis años. Me impresiona. Un objeto extraño que incomoda.




Te puede interesar:
¿Sabes cómo se forma una preciosa perla dentro de una ostra? Con mucho dolor

En mi vida suele ser así. Tengo objetos extraños en mi alma que me molestan. Me incomodan mis límites.

Me duelen dentro los pecados que han ido anidando en el alma. Me turban mis imperfecciones que me hieren con sus aristas. Me molestan mis debilidades y fragilidades. Son como granos de arena. Me incomodan y viven en mi interior.

No me defiendo. No los echo fuera de mí. No pretendo que desaparezcan.

Sé que no es fácil aceptar algo ajeno a mí que me duele. Requiere mucha humildad aceptar la pequeñez.

Pienso en la perla y sus años de maduración. Sé que si acepto en mi vida lo que es frágil quizás pueda llegar a ser parte de esa perla que nace en mi interior.

Todo lleva su tiempo. El grano de arena puede llegar a ser perla. Pero cuando intento expulsarlo de mi interior y no lo acepto, vivo lleno de amargura, frustrado.

Sólo cuando lo integro y cubro con lo que hay en mí, todo cambia. Lo acepto como parte de mi camino de santidad y al final surge la perla. Eso es lo que me salva. Lo que no es asumido no es redimido.

Cuando beso lo peor de mí, lo que me duele y es extraño a mí, se transforma en una perla preciosa. Mi dolor en fuente de vida para otros. Mis incompetencias son mi camino de santidad.

Se desvela ante mí una forma diferente de entender la vida. Me han enseñado a rechazar la debilidad y elegir la fuerza. Me han dicho que no se llora por las pérdidas, ni se lamentan los fracasos. Me han pedido que sea duro como el pedernal.

Pero no es el camino. Soy frágil como esa ostra que flota en el mar y luego se posa en la roca intentando hacerse fuerte.

Yo solo no puedo. Si no me apego a la roca que es Dios no podré llegar a ser perla. Si no me sostengo en Él, no podré fortalecer mi espíritu. Eso es lo que deseo.

Me acepto cuando me sé querido y admirado por Dios. Si no es así, si no lo vivo, resulta imposible. No me quiero fijar en lo que brilla. No pretendo hacerlo todo bien.

Reconozco mis fragilidades. Miro con alegría mi imperfección. Me muestra el camino de mi liberación.

Acepto mi verdad, mi realidad. Todo como es. Nada temo. Miro mi pobreza y mi debilidad. Y sé que Jesús va a venir a buscarme en mi pobreza. A levantarme cuando yo esté caído. Esa es la verdad.

Pero no basta quizás con aceptarlo todo. Hay que aceptar algo más todavía: El segundo grado de la humildad consiste en alegrarse de que los demás reconozcan nuestras limitaciones y debilidades, y saberse juzgados según ellas. En el tercer grado de la humildad uno se alegra de ser tratado según dicho juicio[3].

No basta con conocer y aceptar mi debilidad. Es necesario que los otros también la conozcan y me traten de acuerdo con ella. Es una humildad que no tengo. Me falta, pero la anhelo.

No quiero hacerlo todo bien. No pretendo ser perfecto. Es imposible y lo asumo. ¿Por qué me empeño siempre en hacerlo todo de forma impecable? No lo entiendo. Vive dentro de mí un deber ser que me enferma y estresa.

Hoy pongo mi pobreza ante Dios y la beso. Acepto que otros me traten por lo que soy. Pobre y débil. No brillo.




Te puede interesar:
Papa Francisco: No hay verdadera humildad sin humillación

[1] Paolo Squizzato, Elogio de la vida imperfecta

[2] Paolo Squizzato, Elogio de la vida imperfecta

[3]Kentenich Reader Tomo 3: Seguir al profeta, Peter Locher, Jonathan Niehaus

Tags:
humildadlimites
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
4
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
5
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
7
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.