Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 30 noviembre |
San Andrés
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Papa Francisco: No hay verdadera humildad sin humillación

Pathdoc | Shutterstuck

Radio Vaticano - publicado el 29/01/18

Homilía hoy en Casa Santa Marta

La humildad no es ir con la cabeza baja, esa prêt-à-porter, que no salva. El camino es aceptar las humillaciones como el rey David, cuya figura está hoy en el centro de la homilía del Papa en Casa Santa Marta

David de hecho es “un grande”: había vencido al filisteo, tenía “un alma noble” porque por dos veces habría podido matar a Saúl y no lo hizo, pero también un pecador, tenía «pecados graves»: «el del adulterio y del asesinato de Urías, el marido de Betsabé, “el del censo”. Y sin embargo – observa Francisco – la Iglesia lo venera como santo «porque se dejó transformar por el Señor, se dejó perdonar”, se arrepintió, y por “esa capacidad no tan fácil de reconocer que era pecador: ‘Soy pecador’”.

David humillado

En particular la Primera Lectura está centrada sobre la humillación de David: su hijo Absalón “hace la revolución contra él”. En ese momento David no piensa “en su propia piel” sino en salvar al pueblo, al Templo, el Arca. Y huye: “ un gesto que parece de cobarde pero que es valiente”, subraya el Papa. Lloraba, caminando con la cabeza descubierta y los pies descalzos.

David se deja insultar

Pero el gran David es humillado no solo con la derrota y la fuga, sino también con el insulto. Durante la fuga, un hombre, Semeí, lo insulta diciéndole que el Señor había hecho recaer sobre él toda la sangre de la casa de Saúl –  “en cuyo lugar reinas” – y deja el reino en manos de su hijo Absalón: “aquí estás en tu ruina – afirmaba – porque eres un sanguinario”. David le deja hacer a pesar de que los suyos querían defenderle: “Es el Señor el que le impulsa a insultarme”, quizás “este insulto conmoverá el corazón del Señor y me bendecirá”.

La humildad prêt-à-porter no salva

«David subía por el huerto de los olivos», dice de nuevo la Palabra. Esta – observa el Papa – es una profecía de Jesús que sube el Calvario para dar la vida: insultado, dejado aparte. La referencia es precisamente la humildad de Jesús.

A veces, pensamos que la humildad es ir tranquilos, ir con la cabeza baja mirando al suelo… pero también los cerdos caminan con la cabeza baja: esto no es humildad. Esta es esa humildad fingida, prêt-à-porter, que no salva ni custodia el corazón. Es bueno que pensemos esto: no hay verdadera humildad sin humillación, y si tu no eres capaz de tolerar, de llevar en los hombros una humillación, tu no eres humilde: finges, pero no lo eres.

El camino es llevar las humillaciones con esperanza

David carga en los hombros sus pecados. «David es santo; Jesús, con la santidad de Dios, es el Santo», dice el Papa y añade: «David es pecador, Jesús no es pecador pero lleva nuestros pecados. Pero los dos, humillados».

Siempre existe la tentación de luchar contra quien nos calumnia, contra quien nos humilla, que nos hace pasar vergüenza, como este Semeí. Y David dice: “No”. El Señor dice: “No”. Ese no es el camino. El camino es el de Jesús, profetizado por David: llevar las humillaciones. «Quizás el Señor verá mi aflicción y me hará el bien a cambio de la maldición de hoy»: llevar las humillaciones en esperanza.

No hay humildad sin humillación

Francisco sin embargo advierte que la humildad no es justificarse en seguida frente a la ofensa, intentando parecer bueno: «si no sabes vivir una humillación, tu no eres humilde”, amonesta. «Esta es la regla de oro».

Pidamos al Señor la gracia de la humildad, pero con humillaciones. Estaba esa monja que decía: «Yo soy humilde, sí, ¡pero humillada, nunca!”. ¡No, no! No hay humildad sin humillación. Pidamos esta gracia. Y también, si alguno es valiente, puede pedir – como nos enseña san Ignacio – puede pedir al Señor que le envíe humillaciones, para parecerse más al Señor.

Artículo publicado por Radio Vaticano y traducido al español por Aleteia

Tags:
papa franciscosanta marta
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.