Aleteia

9 ideas para aprender de los japoneses el Kintsugi o arte de la resiliencia

KINTSUGI
Shutterstock-Lia_t
Comparte

Si tienes una herida emocional, aplicar el Kintsugi te ayudará a sacar partido de la mala experiencia y salir fortalecida.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Tal vez nunca hayas oído hablar del Kintsugi. Pero seguramente muchas veces has dicho o te han dicho: sé fuerte. En la cultura japonesa, la virtud de la fortaleza es algo que se valora especialmente. Indica inteligencia, señorío sobre lo que ocurre a nuestro alrededor, dominio de nuestro cuerpo y de nuestra mente…

La palabra Kintsugi significa literalmente «juntura de oro». El término se empleaba para designar el modo en que en el Japón del siglo XV arreglaban las piezas de cerámica que se deterioraban o se rompían. Hoy estas piezas se encuentran en museos, colecciones privadas o forman parte del patrimonio de una familia. Es el arte de romperse.

Recomponer un cuenco con junturas de oro embellece la pieza y dice de ella que tiene una historia digna de valorar. Así ocurre también con nuestro corazón: ¿por qué no sacar partido de las heridas emocionales y de las malas experiencias que uno ha tenido que sufrir en el camino de la vida?

El Kintsugi te enseña varios modos de aprender a ser fuerte y vivir la resiliencia como actitud ante lo que ya hemos experimentado, lo que tenemos entre manos y lo que está por venir. Descubre en esta galería o en la página siguiente qué puedes aplicarlo a tu vida para recibir beneficios:

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.