¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Limar diferencias en la América profunda

GREEN BOOK
Universal Studios
Comparte

'Green Book', una historia real de amistad y entendimiento entre un músico y su chófer 

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Green Book supone un giro hacia la moderación en la obra de Peter Farrelly, quien esta vez dirige sin su hermano y ha sustituido el humor cafre y eficaz de su filmografía por un humor más sutil, pero no por ello menos efectivo. Que el resultado sea un acierto lo demuestran todos los premios y nominaciones que ha ido acumulando y la sensación de bienestar que perdura en el espectador tras salir del cine.

Años 60. Cuando comienza el filme, que se va desarrollando lentamente, al estilo clásico, sin grandes alardes al principio, conocemos a Tony Lip (Viggo Mortensen), un hombre que trabaja de supervisor, chófer y guardaespaldas en un club nocturno. Pronto descubrimos la clase de personaje que es: bruto, noble, tahúr, italiano, familiar y muy apegado a su mujer, a sus hijos y a los amigos del barrio de la misma ascendencia. Cuando el garito cierra temporalmente por reformas, Tony se ve sin trabajo y con una prole a la que mantener.

Sus contactos le llevan a ser empleado como chófer para el pianista Don Shirley (Mahershala Ali): deberá acompañarle durante una gira de dos meses por el corazón de Estados Unidos, por pueblos y localidades en los que aún está arraigado el racismo y donde proliferan los prejuicios y los lugares restringidos a la gente de color. Porque Don es negro (o afro, como prefieran). Y la mayoría de norteamericanos no están preparados para ver a un conductor blanco llevar a un pasajero negro en un vehículo. 

Shirley es todo lo opuesto a Lip: culto, fino, solitario, sin familia, desarraigado, con una dicción perfecta y unos modales envidiables. Pronto choca con Tony, que es lo contrario (glotón, brusco, de maneras rudas, con tendencia a vocalizar mal y cometer faltas de ortografía en las misivas a su mujer), pero a pesar de ello acaban haciéndose amigos, limándose las aristas mutuamente y consolidando una relación de amistad que va más allá del mero vínculo de jefe/empleado. 

Este filme on the road, o película de carretera, le sirve a Farrelly para construir un viaje iniciático, una de esas historias que a todos nos gustan y en las que sabemos que los personajes van a evolucionar, van a aprender, se van a convertir en mejores personas. En cuanto comienza ese periplo, el espectador ya intuye cómo se desarrollará el largometraje, e incluso puede adivinar el final sin esfuerzo porque hemos visto muchas obras del estilo (pensemos, por ejemplo, en Paseando a Miss Daisy, con la que comparte no sólo el tema del chófer y el pasajero, sino de los contrarios: en aquella película el conductor era negro y llevaba a una mujer blanca). Pero en realidad eso da igual. Lo que importa en esta película, como en todo viaje, no es la conclusión, sino el desarrollo. Y eso es lo que parece decirnos Farrelly, junto a sus guionistas: que, aunque ya lo hemos visto, el viaje va a ser interesante y muy especial.

Dos factores ayudan a que, pese a lo previsible del argumento, la película funcione y nos guste: el reparto y las notas de humor mezclado con drama que el director va introduciendo aquí y allá. Tanto Ali como Mortensen son dos actores sensacionales, y en este filme vuelven a demostrar por qué son tan grandes, por qué obtienen premios y aplausos de la crítica especializada. Porque, aunque uno es muy estirado y finolis y exquisito (el pianista), y el otro es muy rudo y gañán y vulgar (el chófer), ambos nos conquistan en seguida. Nos caen bien. Sentimos empatía hacia ellos. Conectamos. 

Green Book, inspirada en una historia real, y cuyo título alude a un Libro Verde para los viajeros afroamericanos (para saber dónde podían alojarse, dónde les estaba permitida la entrada y dónde podrían alimentarse sin problemas), es una película que llega en un momento esencial en un momento crítico en EE. UU., con la presidencia hostil, racista y xenófoba de Trump y una atmósfera de odio creciente en el país. 

Es un filme que nos enseña cómo se siente una persona en sitios donde no la admiten, no la aceptan, le prohíben el paso. Green Book invita a limar las diferencias, a comprenderse, a preferir la dignidad antes que la violencia y la fraternidad antes que el rencor. Y lo hace mediante dos personajes que ríen, discuten, se ayudan, se entienden y se perdonan. Sus actores, con estos personajes, resultan irresistibles.  

Ficha Técnica

Título original: Green Book


País: Estados Unidos


Director: Peter Farrelly


Guión: Brian Hayes Currie, Peter Farrelly y Nick Vallelonga


Música: Kris Bowers


Género: Biografía / Comedia / Drama


Duración: 130 min.


Reparto: Viggo Mortensen, Mahershala Ali, Iqbal Theba, Linda Cardellini, Ricky Muse, David Kallaway, Montrel Miller, Harrison Stone, Mike Young, Jon Michael Davis, Don DiPetta, Mike Hatton

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.