Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Enciéndete con un fuego interior que purifica y anima

Comparte

El cambio interior, profundo y duradero es un regalo del Espíritu Santo

Jesús fue ungido con el Espíritu Santo. Y pasó haciendo el bien y curando al doliente. El Espíritu Santo lo capacitó para bautizarme a mí con su fuego. El Espíritu viene sobre mí con su poder. No me perdona sólo los pecados. Me capacita. Me llena del fuego de su amor. Me hace capaz de pasar por la vida como Jesús, haciendo el bien.

Jesús está lleno del Espíritu de Dios. Lleno de su poder. Renunció a todo y recibió el Espíritu para cambiarlo todo.

Tengo claro que los grandes cambios en mi alma son fruto del Espíritu. Comenta el padre José Kentenich: “Podemos preparar un poco el terreno a esa transformación interior mediante una cierta ejercitación, pero, en definitiva, es el Espíritu Santo quien nos lo tiene que dar como don”[1].

El cambio interior, profundo y duradero es obra del Espíritu en mí.

Me empeño en querer cambiar yo a fuerza de voluntad, de esfuerzo, de ejercitación. Pero es Él el que me cambia por dentro. Me transforma. Es un don.

Te puede interesar: Quién es y qué hace el Espíritu Santo

El amor filial me hace implorar la presencia del Espíritu Santo con sus dones en mi vida. Como niño clamo a Dios. El Espíritu Santo, como un fogonazo, ilumina mi alma y la hace más de Dios.

María responde a mi súplica enviándome el Espíritu Santo, el Espíritu del Amor. Rezo con María en el Cenáculo, como los apóstoles.

El Padre Kentenich me lo recuerda: Si el Espíritu Santo, el amor increado, no desciende hasta lo más hondo de nuestro ser, no tendremos jamás un fuerte espíritu de filiación[2].

María está llena del Espíritu Santo. Ella se vuelca sobre mí y me colma con su ser. Ella implora el Espíritu conmigo para que me haga exclamar: Abba, Padre. Como niño miro a Dios.

El Espíritu es el fuego en mi interior que me purifica, me limpia, me anima. Y me hace ser más niño. Necesito el Espíritu Santo para ser de Cristo.

Te puede interesar: ¿Cuáles son los frutos del Espíritu Santo?

Comenta el papa Francisco en la exhortación apostólica Amoris Laetitia: “Jesucristo quiere una Iglesia atenta al bien que el Espíritu derrama en medio de la fragilidad”.

En mi fragilidad me puedo levantar en la fuerza del Espíritu. Es el que me salva.

Quiero renovar mi propio bautismo. Ya no me acuerdo del día en que fue bautizado. Quiero dejarme tocar de nuevo por el agua del Bautismo. El Espíritu de Dios puede hacerme nacer de nuevo.

 

[1] Kentenich Reader Tomo 3: Seguir al profeta, Peter Locher, Jonathan Niehaus

[2] J. Kentenich, Niños ante Dios, 233

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.