Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La verdadera historia detrás de Mary Poppins

MARY POPPINS RETURNS
Walt Disney Studios Motion Pictures
Comparte

Porque la película de Disney en realidad está basada en un libro de una escritora australiana

Seguramente el nombre de Mary Poppins o Walt Disney te es más que conocido, ¿pero qué hay de Pamela Lyndon Travers? Esta periodista y escritora nacida en Australia (aunque vivió la mayor parte de su vida en Inglaterra y su nombre real era Helen Lyndon Goff) fue quien ideó la historia de Mary Poppins, la cual desarrolló en un total de ocho libros y, según ella misma, nada tiene que ver con la versión azucarada de Disney, a quien por eso sólo le cedió los derechos de uno de sus libros a pesar de su insistencia.

Sin embargo, algo sí tienen en común: la historia de la famosa niñera en realidad, incluso analizando la versión de Disney (tanto la de Julie Andrews como la más reciente protagonizada por Emily Blunt), no se centra en los niños, sino el padre, el Sr Banks, y cómo su comportamiento puede afectar el resto de la dinámica familiar.

Esto era un tema que Travers lamentablemente conocía muy bien y marcó toda su vida. Cuando era tan sólo una niña, su padre fracasó como banquero (ya saben porque en ambas películas se utiliza esta profesión) y cayó en el alcoholismo hasta finalmente morir a consecuencia de su adicción y la complicación de una enfermedad que algunos dicen era tuberculosis y otros cirrosis.

Su madre y sus otras dos hermanas necesitaron ayuda y una tía abuela “voló” a su rescate. Utilizaba un bolso con tela de alfombra y una sombrilla con un ave en su mango, pero no se llamaba Mary Poppins, sino Helen Morehead y era conocida cariñosamente como la “tía Ellie”.

Desde pequeña, Travers escribía y narraba historias a sus hermanas. Sus fuentes de inspiración eran la Biblia y los cuentos de hada. Se fue a Inglaterra a perseguir su sueño sin prácticamente nada en los bolsillos. En 1934 publicó su primer libro de Mary Poppins y fue un éxito rotundo.

La hija de Walt Disney era una de sus admiradoras, tanto que él entonces se propuso convertirlo en una película animada. Pero Travers no era fan de Disney, no le había gustado Blancanieves, así que se negó rotundamente durante 20 años en los que él le siguió insistiendo e insistiendo. Por un tema económico, ella finalmente aceptó, pero poniendo como condición que ella controlaría el guión y hasta la elección del elenco.

La producción y grabación se convirtió en una pesadilla. Ella sostenía que la historia era oscura y que Mary Poppins no era una mujer dulce, mientras que Disney le quería dar un matiz más alegre, incorporando canciones y hasta animaciones de animales. Él trató de complacerla en lo que pudo, pero no cedió en la edición, donde ella por contrato no tenía injerencia (por ejemplo, le disgustó muchísimo la inclusión de los pingüinos animados).

Era tanta la tensión, que Disney no la invitó al estreno. Temía que pudiera decir algo pedante a los periodistas. Ella igual se enteró, se presentó y hasta posó para las cámaras junto a Julie Andrews y el propio Walt Disney pero sin dar ningún tipo de escándalo.

Unos dicen que hasta lloró al verla, pensando que habían arruinado su libro. Hizo todo lo necesario para que Disney jamás tuviera los derechos de otro de sus libros para diferentes secuelas, y así fue, hasta hoy.   

Con los años (y quizá después de la pelea que tuvo con su hijo adoptado, a quien nunca le dijo que lo era y que tenía un hermano gemelo), admitió que la había vuelto a ver un par de veces y no le había parecido tan mala, que había sido lo mejor que podía ser, pero que igual no le hacía honor a su libro. 

Algunos creen (y es lo que se plasma en la película Saving Mr Banks, de 2002, protagonizada por Emma Thompson como Travers y Tom Hanks como Disney) que quizá lo que a ella le molestó internamente es que en el film Mary Poppins sí logra salvar al padre, cosa que no pudo hacer su tía en la vida real por el suyo.

En la nueva cinta, El Regreso de Mary Poppins, que se titula igual que el segundo libro de la escritora publicado en 1935, se trató que fuera más “oscura” en cuanto al momento histórico de la depresión económica y los Banks a punto de ser desalojados de su casa por sus múltiples deudas.  Además, se incluyeron personajes adaptados también del libro, como Topsy y la señora de los globos. Sin embargo, nuevamente se centra en ayudar al padre y con muchas dosis de azúcar.

Lo irónico es que la primera Mary Poppins de Disney ha sido su película más exitosa y le brindó los recursos necesarios para consolidar su empresa. Además, le dio su mayor cantidad de Oscars, incluyendo el único que ha ganado Julie Andrews en toda su carrera como mejor actriz. 

La segunda cinta parece que gozará de la misma buena fortuna, ya que hay rumores que posiblemente tendrá una secuela y nuevamente protagonizada por Blunt.

Sin duda, a la mayoría nos gusta los finales felices y Mary Poppins, por lo menos el personaje de las películas, se asegura siempre que el viento sople a favor de la familia y, sobre todo, el amor entre sus miembros para poder luchar o sortear cualquier adversidad.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.