¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Un asesinato, una madre y un hijo de inmigrantes… una historia de perdón y acogida

MOLLIE TIBBETS
Fair use
Comparte

Esta familia estadounidense ha sabido convertir el dolor por la muerte de su hija en perdón, amor y bondad

Laura Calderwood (55), quien vive en Brooklyn, un pequeño poblado de Iowa, aceptó que Ulises Félix (17), hijo de inmigrantes mexicanos, viviera en su casa, por mediación de uno de sus tres hijos, Scott.

La historia podría parecer particular, solo por el hecho de que Laura es una estadounidense rubia y de pelo rizado y Ulises es moreno, hijo de inmigrantes mexicanos indocumentados (provenientes del Estado de Durango), compañero de la preparatoria y del equipo local de baloncesto de Scott, el hijo menor de Laura.

Pero esa no es la particularidad del tema. El hecho sorprendente – que le hubiera gustado filmar a Juan Manuel Cotelo, en su saga del perdón de la película “El Mayor Regalo” – es que Laura era la madre de Mollie Tibbets (20) y Ulises vivía muy cerca, en la misma granja de Cristhian Bahena Rivera (24), el asesino de Mollie.

El encuentro del cadáver

Aleteia contó el pormenor del asesinato de Mollie. Salió a hacer ejercicio una tarde de julio (el día 19) y su cuerpo fue encontrado a mediados de agosto (el 21), en un campo de maíz, a varias millas de Brooklyn, en estado de completa putrefacción.

La policía descubrió al asesino por unas cámaras de vigilancia que lo captaron rondando a Mollie mientras hacía ejercicio en un camino rural, en el límite de la ciudad. Bahena Rivera, originario del pueblito de “El Guayabillo” en el Estado de Guerrero (México) estaba trabajando desde hacía varios años en la granja lechera Yarrabee Farms, y vivía en el remolque de al lado de la familia de Ulises. Es más, tuvo una hija con su prima.

Al saberse del asesinato y de que el asesino era un inmigrante ilegal, los trabajadores mexicanos de Yarrabee Farms huyeron. Entre ellos, los padres de Ulises. Sabían que los sentimientos anti-inmigrantes iban a recaer sobre ellos. Los papás de Ulises se fueron a Illinois. Ulises se quedó solo.

Fue entonces, unos días después del encuentro del cadáver de Mollie (cosida a puñaladas por Bahena Rivera) que Ulises recibió una llamada de Scott Tibbets, hermano de Mollie, para que se viniera a vivir a su casa. Laura lo aceptó.

No todos comprendieron el gesto

Tras la muerte de Mollie, miles de cartas inundaron la casa de Laura en Brooklyn. Muchas de ellas pedían el muro para detener a los inmigrantes en la frontera. La gobernadora de Iowa, Kim Reynolds (Republicana) le llamó y lloró con Laura, pero, después, habló de un sistema migratorio roto.

Más aún, el presidente Trump usó el asesinato de Mollie para endurecer su discurso en contra de la inmigración indocumentada y haciendo de este caso un modelo de lo que los ilegales estaban produciendo en Estados Unidos.

Pero Laura reaccionó de manera diferente. Se ofreció para que Ulises terminara el bachillerato, jugara al baloncesto y recibiera la protección de una figura femenina en sustitución de su madre, como su madre había hecho, cuidando y alimentado a Bahena Rivera.

Perdiendo a Mollie ganó otro hijo. Está separada de su marido (Rob) y solamente queda con ella su hijo Scott. Pero también Ulises, a quien llama cariñosamente “Uli”. A la hora de la cena, a veces, comentan algo de Mollie y de la granja. Y de Bahena. Es su manera, la de Laura, de ejercer el perdón. Sin el olvido.

Descubre otras historias como esta

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.