¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

4 frases de amor sobre la crianza de los hijos 

PARENTING
Monkey business images - Shutterstock
Comparte

La enseñanza de la vida pasa por el amor de los padres 

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Son muchos los ingredientes que se mezclan en la crianza de los hijos, pero el que alimenta sus días presentes y los prepara para el futuro es el amor que como padres somos capaces de darles y al mismo tiempo edificar en ellos para la vida. 

MOM,TODDLER,HOME,KITCHEN
Shutterstock

Siempre dales un beso de buenas noches a tus hijos, aunque ya estén dormidos. Jackson Brown.

Un beso de buenas noches es un regalo para padres e hijos. Un signo de amor, un lenguaje que nuestros hijos entenderán de inmediato. Aunque podríamos decirles que los amamos todo el tiempo, los besos, los abrazos y las caricias constituyen un lenguaje no verbal muy poderoso. 

Si un niño carece de refuerzos emocionales, crecerá pensando que las emociones positivas no tienen valor. Por eso, con el fin de asegurarnos de que nuestros hijos se sientan amados, realizamos este tipo de rituales diarios siendo generosos con nuestro afecto.

Un beso de buenas noches o un “¿cómo estuvo tu día?” después de la escuela, van forjando riqueza emocional de la misma manera que lo hacen los actos inesperados como guardar una nota en su mochila, pegar un corazón al espejo del baño para que lo vea cuando se cepille los dientes o darle un abrazo sin ningún motivo.

PARENTING
Soloviova Liudmyla - Shutterstock

No es nuestro trabajo endurecer a nuestros hijos para que se enfrenten a un mundo frío y cruel. Debemos criarlos para hacer que el mundo sea menos cruel y frío. L.R. Knost.

Si el corazón se endurece, no importará cuánto hagamos para mejorar el mundo. Por eso poner énfasis en el corazón de los niños es clave. Sus corazones son más susceptibles, están abiertos a recibir tanto lo bueno como lo malo, y a menudo reflejan los valores de sus padres.

Criar a los niños para un mundo mejor requiere que los padres acojamos la humildad genuina primero. Cuando reconocemos nuestra pequeñez frente a la creación y experimentamos con gratitud el valor inconmensurable que poseemos como seres humanos al ser potenciales contribuyentes, comenzamos a dar los primeros pasos para construir un mundo mejor. 

PARENTING TIPS
Shutterstock

Cría a tus hijos para que amen y acepten a otros. Diles que son hermosos porque pueden crecer y ser estrellas algún día. Y “hermoso” significará más viniendo de ti que de una revista. Kaiden Blake.

No ignores la apariencia de tus hijos, y háblales de una manera que los afirme. No sólo diles que son hermosos, que su cabello es bonito o sus ojos son preciosos, sino también pondera su creatividad dejándoles saber que te encanta cómo eligieron peinarse, y marca su valor al decirles cómo ese accesorio que llevan realza su belleza. 

Los padres tenemos la voz que más puede influir en ellos transmitiendoles que sin importar qué tan elegantes se vean, la forma en que se llevan a sí mismos y la persona que son, es lo que verdaderamente muestra la belleza real. Las personas poseen su propia belleza y en eso no hay estándares. 

BABY
Iryna Porkofieva - Shutterstock

Ser padre te enseña el significado del amor incondicional. Nicholas Sparks.

El amor incondicional es un amor único que se refleja en muchas de las acciones diarias de los padres: levantarnos por las noches cuando nuestros hijos no pueden dormir, prepararles la comida para llevárselas al colegio, ocuparnos de sus tareas aunque estemos enfermos, preocuparnos cuando salen esperando que regresen bien a casa ¡y mucho más!. 

Es un amor que no espera nada a cambio, que se entrega sin importar lo que pase. La gracia de este amor es que no sólo uno puede vivirlo como padre, sino que los hijos también pueden atesorarlo inmensamente mientras van creando un montón de recuerdos que jamás olvidarán. A medida que crezcan estos momentos quedarán para siempre en sus corazones.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.