Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“La Virgen de Guadalupe no se va a ninguna parte. Tendrán que matarme antes”

GUADALUPE
La fotografía es representativa.
Comparte

Hace 16 años estuvo clínicamente muerta por 15 minutos. Volvió a la vida. Y se hizo devota de la Virgen de Guadalupe...ahora quieren que la quite de la ventana de su casa

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Millie Francis tiene 85 años de edad y seis stents en su corazón. Como muchos estadounidenses, vive en un motor-home (casa rodante) estacionada en el poblado de Bradenton, Florida. Concretamente, su hogar está en el parque Bradenton Tropical Palms.

Es católica. Hace 16 años estuvo clínicamente muerta por 15 minutos. Volvió a la vida. Y se hizo devota de la Virgen de Guadalupe a la que pintó en un trozo de madera que hace las veces de una de las ventanas de su habitáculo, sin saber (como es lógico que no lo supiera) que ese hecho “ofende” a los demás inquilinos del parque.

Tendrán que matarme primero

En nombre de la “libertad religiosa” disfrazada de norma arquitectónica, Millie Francis recibió el pasado 9 de noviembre una atenta visita del abogado de parte de la gerente de la compañía Vanguard Property Management, Janet Nowakowski. Le pidieron que en treinta días borrara la imagen.

El plazo se cumple hoy, 12 de diciembre, justo cuando en todo el continente americano, y en muchos otros lugares del mundo, se celebrar un aniversario más de las apariciones marianas en el cerro del Tepeyac al indígena Juan Diego Cuauhtlatoatzin.

Pero, como los ocho millones de peregrinos que entre el 10 y el 12 de diciembre visitan a la Virgen de Guadalupe en la Basílica de Ciudad de México, Millie Francis sabe que ella es su madre. Y a nadie le arrancan así como así a su madre: “tendrán que matarme antes”, le ha dicho al dueño. Y a su abogado.

“La Virgen no se va a ninguna parte”. Sabedor de la fe inquebrantable de su inquilina, el dueño del motor-park ha dicho que el problema no es la Virgen, sino que Millie Francis se saltó las normas de construcción del sitio. O los protocolos para adornar casas rodantes.

Hoy Millie Francis habrá de enfrentar a la justicia (como si no hubiera cosas más importantes de qué ocuparse en Florida). En una Misa se inspiró para tomar ese trozo de madera y decorarlo con la figura de la Guadalupana.

¿Será porque es católica?

“Yo no quiero decir que tuve una visión ni nada como eso, pero me sentí iluminada y recibí la inspiración de Nuestra Señora de Guadalupe de pintar su imagen”, dijo Millie Francis al periódico local The Bradenton Herald.

Y agregó: “No sé nada de cosas legales, solo sé que no voy a retirarla”. Sane que, en el fondo, está siendo perseguida no por una cuestión de protocolos de urbanización, sino por su fe católica. “Hay todo tipo de cosas aquí, pero la orden de retiro es debido a que soy católica y eso está mal”.

La anciana es una persona sola, sin recursos económicos. Ha sido amenazada por la administración del parque diciéndole que deberá pagar las cuotas de los abogados si ellos ganan en la corte.

“No tengo cómo pagar eso. Necesito ayuda y no sé lo que me pueda pasar, pero lo que sí sé es que no voy a retirarla”, ha repetido a quien quiera escucharlo. Y repite un estribillo: “No le van a decir a esta anciana qué es lo que debe hacer”.

Si no les gusta, no la vean y ya

En efecto: Millie Francis está decidida. “Si tengo que ir a la corte, entonces tengo que ir”, dijo a The Brandenton Herald. “No se que hacer. No puedo soportarlo más, pero no puedo ver que la bajen. No está haciendo daño a nadie. No tienen que mirarlo si no les gusta, así que no entiendo por qué están en contra de mí, pero se va a quedar”, enfatizó.

Millie Francis dijo que esta es una época del año en la que pasa mucho tiempo decorando en Navidad, pero el gasto en su energía y la preocupación por ser demandada la están agotando. Sin embargo, ella no será disuadida.

“Voy a poner mis adornos navideños y voy a poner una luz láser sobre ella”, dijo Francis. “Si no les gusta, muy mal. No quiero que la destruyan y no voy a dejar que suceda. Nunca supe que la gente pudiera ser así. En Ohio todos nos juntamos e hicimos cosas el uno por el otro. No voy a ponerme de rodillas y rogar que la guarde y eso es lo que quieren”.

Millie Francis es una héroe callada del amor a Guadalupe.

Como Millie son muchos que aman y tienen devoción a la Virgen de Guadalupe

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.