¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El secreto para hacer frente a la envidia

ENVY
Oleksii Shalamov - Shutterstock
Comparte

Séneca escribió que “nunca serás feliz si te atormenta que otro lo sea más que tú”.

La envidia hace sufrir a mucha gente, especialmente a quien la experimenta en su propio ser, a quien sufre por el bien ajeno y no puede alegrarse por los logros de los demás, a quien siente en el éxito del otro el propio fracaso.

Es una emoción negativa que amarga a la persona y le hace infeliz. En la historia de las religiones y de la filosofía ha sido un tema recurrente contra el que advierten filósofos y maestros de espiritualidad.

El novelista Víctor Hugo describió al envidioso como “un ingrato que detesta la luz que le alumbra”.  ¿Cómo hacer frente a este sentimiento que puede hacernos tanto daño?

Los filósofos advierten

René Descartes en el artículo 182 del Tratado de las pasiones del alma define la envidia como un vicio que consiste en la perversidad de la naturaleza, que provoca que algunos se enfaden por el bien que acontece a otras personas. La describe como una especie de tristeza mezclada con odio, que nace al ver disfrutar a otros de bienes y los consideramos indignos de ellos. Y enfatiza que el bien ajeno más envidiado es la gloria de los demás, porque la gloria ajena hace difícil nuestra propia fama. Sentimos que la grandeza del otro me empequeñece a mí. 

Quien envidia no disfruta de lo que tiene porque sufre por lo que tienen los demás. Cuando se escucha a otro que comparte sus alegrías y logros, se lo siente como algo en contra de uno mismo. Para Santo Tomás de Aquino la envidia es la tristeza por el bien del prójimo, considerado como mal propio o como algo contrario a la propia felicidad. Según Tomás, suelen ser envidiosos los ambiciosos, porque desean que los demás no los superen.

Miguel de Unamuno escribió que “la envidia es mil veces más terrible que el hambre, porque es hambre espiritual”.

  • Según la psicología moderna esta emoción negativa se produce especialmente por dos tendencias: querer lo que no se puede tener
  • y compararse continuamente con los demás.

Nace del anhelo por lo que no se posee y arrastra a la persona a la falta de empatía. Por eso quien envidia no sabe ponerse en lugar del otro, ni alegrarse por él, ni cultivar relaciones sanas. La construcción de una autoestima positiva y realista es una vacuna para no vivir comparándose con los demás o sufrir por su éxito.

Incluso quien envidia cuando escucha el elogio hacia otra persona, en lugar de admirarse lo toma como algo contra sí mismo, como si le dijeran “tú no eres como él”.

El narcisismo postmoderno y la autorreferencialidad en la que muchos viven hoy, sumado a los ideales impuestos por la sociedad de consumo, muchas veces inalcanzables para una amplia mayoría, colabora con la creación de un ambiente cultural donde es más fácil que se produzcan sentimientos de este tipo. Hay personas que sufren por la cantidad de seguidores en redes sociales que tiene un colega o por los comentarios positivos y elogios que los demás le hacen. 

Cambiar la envidia por admiración

El envidioso nunca está feliz por el bien propio, porque siempre ve como una desgracia para sí el bien ajeno. Aprender a admirar implica salir de nosotros mismos y contemplar con agradecimiento todo lo bueno y positivo que presenciamos fuera de nosotros.

Cuando al ver el bien ajeno, al escuchar a otros hablar bien de los demás, si ponemos la mirada en el otro y no en nosotros, podemos alegrarnos sinceramente. Si salimos de nuestra autoestima herida para alegrarnos por los demás, entonces seremos capaces de admirarnos y agradecer.

Bertrand Russell recomendaba cambiar la envidia por admiración, porque estaba convencido que quien admira hace disminuir la envidia. Admirar es celebrar el bien del otro y nos hace capaces del elogio sincero.  

Los pasos previos para liberarnos de la envidia son;

  • ser sinceros con nosotros mismos,
  • darnos cuenta de si nos molesta el bien ajeno, para poder cambiar de actitud.

¿Por qué no nos alegramos por el éxito de los otros? ¿Por qué me molesta? Hacerse consciente de lo que nos sucede, hablarlo, compartirlo, es ya un gran paso para liberarnos. Cuando siempre me molesta el éxito de alguien o lo critico sin razón, ¿no será porque le envidio y no me quiero dar cuenta?

Aceptarme y aceptar al otro, tratar de ponerme en su lugar y alegrarme con su alegría, me libera de estar demasiado centrado en mí mismo. Reconocer la envidia y aceptarla como señal de un deseo insatisfecho es un paso hacia la liberación de sus devastadoras consecuencias y darle a ese sentimiento una funcionalidad positiva. 

Pero no alcanza con saber las cosas si no las integramos a nuestra vida, a nuestra forma de estar en el mundo, si no se vuelven actitudes concretas, hábitos saludables. Hacer el ejercicio diario de elogiar sinceramente a los demás y agradecer de corazón por el bien del otro, no solo ensancha nuestra mirada y nuestra capacidad de admirar, sino que va cambiando nuestro corazón, descentrándonos de nosotros mismos para alegrarnos con el otro. 

Detectar nuestros deseos más profundos sin culpar a los demás por nuestras frustraciones, aprendiendo a ponernos en el lugar del otro y a no compararnos con los demás, es un camino de libertad interior.

Para ello es preciso aprender a interpretar el progreso personal en comparación con nosotros mismos y no con los demás. Aceptarme, quererme y ser feliz por ser quien soy me hace libre de compararme con los demás. Las personas más felices son las que saben agradecer y alegrarse por todo bien. 

Admirar nos permite aprender y crecer

La admiración no nos hace sentir inferiores, sino que nos impulsa a querer conocer, superarnos, a aprender de los otros. Desde niños aprendemos a admirar a aquellos que nos inspiran a ser mejores personas, que nos entusiasman con saber más y ensanchan nuestra mirada sobre la vida y sobre nosotros mismos. 

La admiración es fuente de creatividad, de inspiración y de desarrollo personal. Admirar la calidad humana y las virtudes de otros es fuente de motivación para construir una vida en constante superación y crecimiento personal. Es importante para crecer humanamente pasar tiempo con personas que nos inspiren, que nos contagien su alegría de vivir y su deseo de ayudar a los demás. 

La admiración no tiene nada que ver con la idealización de los demás, con imágenes irreales que después se transforman en decepción. Admirar es contemplar en forma realista las virtudes que hay en los otros, el bien al que podemos aspirar y en el que deseamos perseverar. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.