¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Por favor, no te cases sin sanar antes tus heridas

EYE,WOMAN,STILL
Comparte

Es importante sanar las heridas emocionales antes de contraer matrimonio

Decía san Agustín que cuando un hombre descubre sus faltas, Dios las cubre; cuando las esconde, Dios las descubre; cuando las reconoce, Dios las olvida. Y yo le agregaría que además de olvidarlas las sana ¡y de qué forma!

Yo creo que me hubiera evitado muchos dolores de cabeza y segura estoy de que nunca me hubiera divorciado si durante mi juventud y antes de casarme alguien me hubiera hablado de las heridas emocionales y enseñado cómo sanarlas.

Es más, no solo a mí, sino a la gran mayoría de las parejas. 

Hoy existe una gran crisis del amor entre los matrimonios y no creo que sea tanto por la falta de este, sino porque llegaron al altar con una afectividad muy herida.

Es decir, ambos traían una enorme voluntad de amarse, pero también acarreaban su buena dote de heridas y estoy casi segura que no tenían ni idea de que las cargaban. 

Me imagino que son parejas que creyeron que el amor que se tenían les iba a alcanzar para toda la vida. Y sí, efectivamente sí alcanza porque el amor, además de ser un acto de la voluntad, proviene de una fuente inagotable: Dios.

Pero también es una realidad que cuando el corazón está herido éste ama de la única forma que sabe hacerlo y generalmente no es la más sana o adecuada y acaba por dañar a quien más ama. Después la voluntad se enferma y bueno, ya sabemos lo que sigue.

Por esto me gustaría decir a quienes se vayan a casar que no se conformen con acudir a un cursillo prematrimonial solo para llenar el requisito y poderse casar. ¡No! Vayan más allá.

Un matrimonio sano comienza por un noviazgo fuerte. El hombre y la mujer llegan al noviazgo con una carga de historia que generalmente trae heridas.

Son heridas que hay que reconocer y sanar para después poder amar plenamente. Solo así se podrá disfrutar de un amor sano.

La soltería es la etapa óptima para sanar interiormente. De esta manera, con un corazón lo más sano posible, serás realmente un regalo para quien intercambie contigo las alianzas.

Tienes a tu favor ese recurso valiosísimo y no renovable: tiempo. Es la etapa en la que te puedes pulir para sacarte brillo; sanarte para entregar a la otra persona lo mejor de ti.

Reconocer, aceptar y sanar las heridas emocionales antes de formar un compromiso para toda la vida es de los actos más inteligentes y valientes que una persona puede hacer.

Es un acto de madurez y profundo amor hacia esa persona para quien un día tú serás lo más valioso e importante. 

¿Cómo reconocer mis heridas? 

Hay muchas señales que te harán descubrirlas:

  • Miedos excesivos, por ejemplo, al abandono
  • Falta de compromiso
  • Necesidad de controlar
  • Celos irracionales o inseguridad
  • Baja autoestima
  • Ira, ansiedad, depresión
  • Enojo con Dios
  • Falta de alegría, paz, fecundidad y resiliencia
  • Propensión a la agresión física, verbal o emocional
  • Adicción: pornografía, sustancias químicas, alcohol, juegos, etc.
  • Tendencia a la infidelidad
  • Dificultad para llevar una vida o noviazgo casto y puro

Otro punto importante es que cuando estamos muy heridos lo que hacemos es elegir a una pareja que supla nuestras carencias.

Por ejemplo, si de niños recibimos amor, ternura y protección, pero estuvimos heridos al faltarnos cuidados y motivación, entonces cuando buscamos pareja de forma inconsciente decimos, yo te daré amor y protección a cambio de que tú me cuides y me motives.

Es decir, uno busca afuera siempre lo que le falta, buscamos sanar nuestras heridas interiores con el otro y esto es un grave error.

Los únicos responsables de sanarlas somos nosotros por medio de un trabajo personal profundo e integral, donde Dios está incluido.

Toda herida que no es reconocida, aceptada y sanada se vuelve autodestructiva. 

¿Por qué es importante sanarlas antes de casarnos? Por muchas razones, en especial porque si no lo hacemos, las arrastramos al matrimonio y eventualmente estas nos empujarán a actuar de forma incorrecta, a caer en la infidelidad, en agresiones y/o maltratos,…

Así que es maravilloso que se quieran casar pero antes háganse un favor en nombre del amor: ¡sanénse!

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.