¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Con estas fotos ya saben que son guapos, además de discapacitados

ETRE BEAU
Astrid di Crollalanza
Comparte

“Aunque nunca los vemos en las revistas y algunos crean que no son fotogénico, todos ellos pueden presumir de su belleza auténtica”

A la pregunta de su madre: “¿Qué es ser normal?”, Jim, de once años y con parálisis cerebral, responde inmediatamente: “¡Ser guapo y no babear!”.

Pero ¿qué es ser normal? Para profundizar en esta cuestión, la escritora Frédérique Deghelt, su madre y la fotógrafa Astrid di Crollalanza se reunieron con 18 personas discapacitadas que aceptaron confiar en ellas y posar. A través de la poesía, el humor y la sutileza, han contado, con textos y fotografías, su conmovedora experiencia en una obra magnífica titulada “Être beau”, que en francés significa ser bello.

“Aquel que tiene menos siempre recibe más”

La palabra “hándicap” proviene de la expresión en inglés hand in cap. “Se trata de ‘la mano en el sombrero’ que, en la Inglaterra del siglo XVI, era el nombre de un juego de intercambio de objetos personales cuyo premio lo determinaba un árbitro encargado de equilibrar las posibilidades de cada uno”, explica Frédérique Deghelt. “Por tanto, si nos remontamos a ese primer sentido, podríamos decir que aquel que tiene menos siempre recibe más”.

“Sin embargo, solemos hablar del discapacitado, en términos de compasión y lástima”, destaca Frédérique. “Tenemos que darnos cuenta de que ellos tienen algo de lo que nosotros carecemos, que vivir al lado de aquellos que son diferentes es una bendición, una mejora de nuestra humanidad”.

ETRE BEAU
Astrid di Crollalanza
Nicolas Huchet, con un brazo amputado, crea prótesis biónicas

Es esto precisamente lo que nos da miedo. La discapacidad nos recuerda la fragilidad de nuestro propio cuerpo. Así, “aquel que conquista su libertad teniendo menos que nosotros choca con nuestra pereza, con nuestra cobardía y pone al descubierto la vergüenza de no intentar superarse todos los días cuando uno ya lo tiene todo”, escribe Frédérique Deghelt.

El discapacitado es un “ser incomparable”

Astrid di Crollalanza, fotógrafa profesional, tenía miedo de no estar a la altura. Nunca había fotografiado a una persona con discapacidad. “Existía el riesgo de convertirme en una mirona y la preocupación por hacer fotos respetuosas”, confiesa.

“Pero después reflexionaba sobre por qué me hacía todas estas preguntas si no me las hacía cuando mi modelo era una persona sin discapacidad. Yo misma marcaba la diferencia desde el comienzo”. Finalmente, “hice las fotos como se las hubiera hecho a cualquier otra persona, fotografiando, o no, el elemento de la discapacidad, en función de lo que me salía”.

ETRE BEAU
Astrid di Crollalanza
Jim Bonnel, estudiante, con parálisis cerebral

“La única diferencia está en ese punto extra”, subraya la fotógrafa. Alude con admiración a la libertad de sus modelos frente a la visión que tienen de ellos mismos, a la imagen que deseaban proyectar. El punto culminante de esta libertad lo alcanzó con Laetitia, una mujer ciega: “Fui yo quien decidió la imagen que quería proyectar de ella. Ella nunca podría ver estas fotografías y, sin embargo, tuvo plena confianza en mí”.

La persona discapacitada está obligada a dejar de compararse. Ella es incomparable porque es extraordinaria.

ETRE BEAU
Astrid di Crollalanza
Laetitia Bernard, locutora de radio y jinete de saltos ecuestres con ceguera.

“Nos sentamos frente a frente… y se acabó. […] Se me olvidó lo que me incomodaba cinco minutos antes”

Jérôme Hamon, que padece una enfermedad genética grave que deforma el rostro, es la primera persona del mundo en haber pasado por dos trasplantes de cara. Le contó a Frédérique Deghelt hasta qué punto este primer trasplante le “cambió su vida y le permitió salir, coger el metro y dejar de ser ese ser repulsivo que todo el mundo miraba”.

ETRE BEAU
Astrid di Crollalanza
Jérôme Hamon, primer trasplante total de cara

“Existe un desfase entre lo que él me cuenta y lo que yo estoy viviendo y observando a mi alrededor, porque la gente le mira de la misma forma, discretamente. Así que debía ser mucho peor antes, imposible, inverosímil, incluso monstruoso. […] Llegamos al segundo restaurante, nos sentamos frente a frente… y se acabó. Lo vi a él, su humor, su ternura, su forma de contar las cosas, su bondad, su fina inteligencia… Se me olvidó lo que me incomodaba cinco minutos antes”, confiesa.

¿Cómo podemos transformar nuestra mirada sobre la persona discapacitada? Frédérique Deghelt observa: “Cuando fui al hospital a visitarle tras el segundo trasplante, me sentí un poco preocupada. Su rostro no tenía nada que ver con aquel que yo había conocido. Pero esa sensación duró cinco minutos, porque después pude encontrarme con el Jérôme que yo había conocido.

Me hizo darme cuenta de que, desde el momento en que entramos en contacto con la persona y la conocemos, se crean muchas cosas. Se crean vínculos con las partículas, con la voz, los ojos. Yo pude reconocerlo, su lenguaje corporal, su expresión, la forma de moverse, de mirar, de reír. A quien habita dentro del envoltorio”.

ETRE BEAU
Astrid di Crollalanza
Anja Linder, arpista parapléjica

La extraordinaria aventura que han vivido Frédérique Deghelt y Astrid di Crollalanza está lejos de haber dado todos sus frutos. A finales de 2019 se expondrán en el Museo del Hombre de París 30 fotografías, acompañadas de un ciclo de conferencias. Dejar entrar la discapacidad en este museo es “un símbolo”, coinciden ambas.

También están preparando dos espectáculos y un documental. ¿La ambición? “Porque en algún momento los blancos dijeron que no se podía encadenar a los negros, que la esclavitud se había abolido”, explica Frédérique Deghelt. “Siempre es el opresor el que hace que la sociedad cambie. Nuestra mirada sobre los discapacitados debe cambiar para que se produzca un avance”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.