Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué pasaría si sale Estados Unidos del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio?

MWRECK
Comparte

El presidente Donald Trump ha amenazado con sacar a su país del INF, lo cual puede provocar una nueva escalada nuclear de consecuencias devastadoras

El pasado sábado 20 de octubre, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio a conocer la intención de su administración de dar por terminado el Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF por sus siglas en inglés).

El presidente Trump argumentó que, “Rusia ha violado el acuerdo, lo ha estado violando durante muchos años”, y, por lo tanto, Estados Unidos tiene la intención de salirse del acuerdo y “empezar a desarrollar” las armas nucleares que ha dejado de desarrollar por causa del INF.

Esta amenaza del presidente Trump, la cual llegó sin previo aviso, pone en riesgo uno de los acuerdos de control de armas nucleares más importante de la historia. La salida de Estados Unidos del INF, podría ser el principio de una nueva carrera armamentística, lo que reviviría la parte más cruda de la Guerra Fría y pondría al mundo, una vez más, al borde del Apocalipsis nuclear.

Un poco de historia

En la década de los setenta del siglo pasado, comenzó una etapa determinante de la Guerra Fría. Primero, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) instaló un sistema de misiles nucleares de alcance intermedio, capaz de golpear objetivos, sin posibilidad de defensa, en países de Europa Occidental, aliados de Estados Unidos y miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Como respuesta, Estados Unidos instaló en Europa Occidental un sistema de misiles similar, capaz de golpear objetivos estratégicos dentro de suelo soviético. Esta escalada nuclear puso al mundo, con Europa en el centro del tablero, al borde de una guerra nuclear de consecuencias devastadoras.

Los líderes de los dos bloques reconocieron la gravedad del problema y comenzaron a negociar una salida diplomática, con el objetivo de avanzar en la “desmilitarización de la vida humana”. El resultado de la negociación fue la firma del INF en diciembre de 1987 por parte de Ronald Reagan y Mikhail Gorbachev, y, poco después, el fin de la Guerra Fría y de la URSS.

Tres décadas después, un acuerdo histórico que fue determinante para poner fin a uno de los periodos más negros de la humanidad, corre el peligro de llegar a su fin.

China, el tercero ausente

A pesar de que el argumento principal de Donald Trump para abandonar el INF es el “incumplimiento” de Rusia, los expertos piensan que el verdadero objetivo detrás de la amenaza del presidente de Estados Unidos no es propiamente Rusia, sino que es China.

China era una potencia militar débil durante la Guerra Fría y, como tal, no formó parte de la negociación del INF. Hoy, más de treinta años después, China es una de las potencias militares más importantes del mundo, con una fuerza nuclear enorme. Al no ser signataria del INF, China puede desarrollar misiles nucleares de alcance intermedio sin restricción alguna.

Para tener una idea detallada de lo que esto significa hay que saber que más de la mitad de los misiles que tiene China estarían prohibidos por el INF. Esos misiles son capaces de golpear objetivos estratégicos de Estados Unidos, en Japón, en Corea del Sur y en Guam. En cambio, a causa del INF, Estados Unidos no tiene ni un solo misil de alcance intermedio capaz de golpear territorio chino.

Dos posibles soluciones

Ante este panorama aterrador y para evitar que a algunos de los protagonistas se le ocurre accionar el botón nuclear, existen dos posibles soluciones.

Una, que Trump haga efectiva su amenaza y Estados Unidos salga del INF. De esta forma, los estadounidenses podrían ponerse al día en el desarrollo de misiles de alcance intermedio, misiles que podría instalar en sus bases de Corea del Sur y Japón –posiciones estratégicas en el round de sombras con China– y en sus bases de Europa Occidental, para incrementar la presión sobre Rusia.

Estas acciones de Estados Unidos tendrían como consecuencia, de forma casi inmediata, un aumento del armamento nuclear chino y ruso, lo que a su vez haría que Estados Unidos aumentara, otra vez, el suyo. Y así sucesivamente.

El mundo entraría en una nueva, y más letal, carrera armamentística. Ya no a dos bandas, como lo fue en la Guerra Fría, sino a tres bandas. lo que hace aún más complejo el juego militar.

El segundo desenlace, el más razonable, sería utilizar esta amenaza de Trump como pretexto para sentar en la mesa de negociación a China. Es deseable –y lógico– que China forme parte de INF y sujete su arsenal nuclear a un férreo control multilateral. De esta forma, no solo se evitaría una nueva carrera de armamento nuclear, también se lograría actualizar y ampliar un acuerdo nuclear que hoy, más que nunca, necesita la humanidad en su conjunto.

El turno es de Trump. Esperemos que este viejo negociante inmobiliario y empresarial sepa mover bien sus fichas. Mucho está en juego. El futuro del planeta, ni más ni menos.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.