Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El misterio de las paquetes-bomba: ¿quién está detrás?

BOMB
Shutterstock-Sichon
Comparte

Dirigidos al domicilio de los Clinton, los Obama, el actor Robert De Niro, el ex vicepresidente Joe Biden y el ex fiscal general Eric Holder.

Entre el 22 y el 25 de octubre, la contienda electoral que se avecina el 6 de noviembre en Estados Unidos para renovar el Congreso en su totalidad (representantes y senadores) ha tenido un sacudón inusitado en la historia de este país.

En estos dos días –quizá al momento de publicar esta nota haya habido más—funcionarios de las fuerzas de seguridad han encontrado (y desactivado) una serie de paquetes-bomba dirigidos al domicilio de los Clinton, los Obama, el actor Robert De Niro o el ex vicepresidente Joe Biden, el ex fiscal general Eric Holder.

El primer paquete fue encontrado el pasado lunes 22 de octubre en el domicilio del millonario George Soros. También han sido atacados los domicilios de Maxine Waters, representante Demócrata de California, y John Brennan, director de la CIA durante el gobierno de Obama, cuyo paquete fue enviado a las oficinas de la cadena CNN en Manhattan.

Se trata de bombas caseras, fáciles de advertir y desactivar, enviadas a personas que presentan una similitud: han estado en contra del discurso y de las acciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y de prominentes personajes cercanos al Partido Republicano. Es decir, personas o instituciones Demócratas y críticas de Trump.

Un funcionario del Servicio Postal de Estados Unidos dijo que, por el modo de preparar los artefactos caseros, las etiquetas e, incluso, los errores en las direcciones (por ejemplo, la del ex fiscal Holder, que fue redirigida a la congresista de Florida, Debbie Wasserman Schultz) hace muy posible que se trate del mismo remitente.

Por su parte, el presidente Trump, a través de un tuit escrito la mañana del jueves y sin referirse directamente a las cartas-bomba, señaló que buena parte de la ira que se vive hoy en la sociedad estadounidense es causada por las noticias falsas trasmitidas por los principales medios de comunicación.

El hecho que ninguno de los artefactos haya lastimado a nadie y que, a decir de los expertos, era muy improbable que explotaran, hace pensar en una campaña de inducción de miedo que podría venir de uno o de varios individuos y de uno u otro bando.

Al ser tan parejo el ataque a los Demócratas, todo haría suponer que se trata de un esquema de personas o grupos ultraconservadores. Pero la cercanía de las elecciones intermedias, el debate que está en la mesa sobre el tema de la Caravana de Migrantes que avanza a Estados Unidos desde México, la propia política migratoria del actual régimen, el control del Congreso, la posible reelección de Trump en 2021, la necesidad de los Republicanos de seguir controlando ambas cámaras, todo eso podría hacer cambiar el rostro del emisor de los paquetes-bomba caseros.

Evidentemente, los paquetes-bomba en Estados Unidos reviven el fantasma del llamado Unabomber, un tal Ted Kaczynski quien, entre 1978 y 1995 envío 16 artefactos explosivos encerrados en cartas o paquetes y que el FBI tardó casi dos décadas años en atrapar.

Sin embargo, Kaczynski, un ermitaño desequilibrado, “logró”, en 17 años de atentados matar a tres personas e hirió a 23 más, haciendo algo muy diferente a lo que se ha visto estos días: eligiendo víctimas al azar y no todas marcadas por un signo político.

Menos a un par de semanas de unas elecciones decisivas en Estados Unidos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.