Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 28 octubre |
El Señor de los Milagros
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

Cómo ser realmente útil

MEGHAN MARKLE

@KensingtonRoyal | TWITTER | FAIR USE

Carlos Padilla Esteban - publicado el 25/10/18

Si quiero hacer algo que valga la pena, tengo que ser el último, tengo que servir

A veces sueño con grandes proyectos. Quizás confío demasiado en mis capacidades. Me da miedo. Creo que puedo cambiar el mundo con lo que tengo.

Tal vez pienso en mí demasiado. En lo que necesito. En lo que yo puedo hacer con mis dones y talentos. Y entonces busco esos primeros puestos.

Pero las palabras de Jesús sobre cómo es su poder me desarman: “Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. Vosotros, nada de eso: el que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos”.

Me impresionan sus palabras. El que quiera ser grande, el que quiera ser el primero…

Si quiero ser primero, si quiero hacer algo que valga la pena, tengo que ser el último, tengo que servir. Parece contradictorio.

El servicio me pone en el lugar más humilde. En el del humillado. El servicio como camino de vida. Servir la vida ajena. Servir al que necesita, al herido, al que no tiene.

Servir es el camino que siguió Jesús. Se me olvida tantas veces. Me empeño en buscar que me sirvan, me ayuden, me den. Quiero que el mundo gire en torno a mí rindiendo pleitesía.

Y si no lo consigo me rebelo. Echo la culpa a otros. No reconozco mis errores. Servir significa aceptar que no lo puedo hacer todo bien. Reconocer mis errores en la acción y en la omisión.

Aceptar mis límites y pedir perdón cuando he hecho daño, cuando no he respondido a mi responsabilidad, cuando no he servido la vida que se me ha confiado como debía.

Comenta el padre José Kentenich: “Servir en silencio y en segundo plano a las almas. La mayor riqueza refluye hacia aquel que se esmera en colocar toda su energía al servicio de las almas”[1].

Me gustaría aprender a servir así. En segundo plano. Con un respeto infinito. Sin forzar la vida. Sin exigir la inmediatez en cambios que llevan su tiempo.

Servir como sirvió Jesús: “Todo lo que dice y hace está al servicio del reino de Dios”[2]. Jesús sirve a los hombres para hacer presente en sus vidas el amor de Dios. Su reino de misericordia. Un servicio que busca dar la vida por aquellos a los que ama y se le confían.

¡Qué lejos está mi servicio del ideal! Sirvo buscando reconocimiento. Sirvo para que me tengan en cuenta y valoren. Sirvo para sentirme especial y valioso.

Me da miedo caer en estas actitudes egoístas cuando sirvo. Temo ser yo el protagonista de la vida de los demás. Me asusta mi fragilidad.

Jesús me pide que sirva de forma desinteresada. Que ame sin buscarme a mí mismo. Que no quiera aprovecharme de la confianza que se me ha entregado. Que no busque siempre el pago por mi servicio generoso.

¡Cuántas veces caigo en ese egoísmo! Me busco. Quiero ser yo el que esté por encima del resto. Sin tener en cuenta las necesidades de los demás.

Hoy Jesús me invita a ser humilde. A comenzar mi vida de cero, sin pretensiones. Quiere que deje de lado mis sueños de grandeza y me ponga a servir en la mesa de los que más necesitan.

Cuando sirvo sin buscarme, sin querer el poder y el pago por mi entrega, no despierto envidias ni celos.

Cuando sirvo con humildad, cuando me abajo para ponerme a la altura del pobre, del herido, todo cambia. Acepto mi condición de hombre débil y puedo así servir desde lo que yo soy, desde mi pequeñez.

[1] Herbert King. King Nº 5 Textos Pedagógicos

[2] José Antonio Pagola, Jesús, aproximación histórica

Tags:
humildadServicio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
3
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.