¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¡El trabajo nos invade tanto que nos olvidamos de los niños! ¿Cómo es posible?

LATE
Shutterstock
Comparte

Las graves consecuencias del estrés laboral y el ritmo de vida acelerado

El estrés que produce el ritmo de vida impuesto por el trabajo tiene implicaciones en diversos campos. Si pensamos en la salud descubrimos taquicardias, pérdida de sueño, angustia, descuidos, problemas de salud y depresiones, entre otras. A esto se suman los serios problemas que tocan la esfera social y familiar cuando no se logra un sano equilibrio entre la vida laboral y la vida familiar.

La noticia de un padre que olvidó a su bebé en el coche nos hace pensar a todos. Se trata de casos que se han repetido en diversos países y que han llevado a no pocas “start up” a buscar medios tecnológicos para que te suene el alarma si sucediera algo así.

Pero la pregunta es: ¿Por qué llegamos hasta estos extremos? Y sobre todo ¿Cómo podemos evitarlo?

El ritmo de vida que llevamos, las demandas laborales y una exigencia personal excesiva acaban afectando a muchos trabajadores generando graves consecuencias personales y familiares.

El ritmo de vida diaria incide en nuestros hijos y en el resto de personas que nos rodean. Un elevado nivel de estrés laboral, sumado a una inagotable lista de tareas dentro y fuera de casa acaba derivando en descuidos y accidentes que pueden ser graves e incluso mortales.

Está claro que conciliar vida familiar y vida laboral debería ser una prioridad para los Estados y las políticas locales, pero dado que a fin de cuentas el problema toca a cada uno de nosotros y las familias conviene razonar sobre algunos consejos personales para evitar este tipo de excesos. 

Algunos consejos de aplicación inmediata personal

  • Acostumbrarse a distinguir entre lo necesario, lo urgente y lo menos importante. Hay eventos y compromisos a los que no podemos faltar. Hacer una lista clasificando los pendientes o compromisos y leerla con atención puede ser de gran ayuda para saber como usar el tiempo del modo mas eficaz y correcto. 
  • Provocar momentos de reflexión donde nos preguntamos y analizamos sobre las prioridades del día y cómo las estamos realizando. Correr sin pensar no nos llevará nunca a un buen resultado.
  • Confrontarse con la propia pareja sobre las prioridades comunes. Una buena comunicación es siempre un sano estímulo para organizar la vida de familia del modo más eficaz
  • Saber pedir ayuda si nos percatamos de estar pasando un momento particularmente difícil por el que no logramos tener bajo control todas nuestras obligaciones.

El tiempo es un don precioso que debemos usar con responsabilidad. La inteligencia, la reflexión y el corazón son nuestros aliados para usarlo del modo más correcto en cada momento de la vida.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.