Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los mormones no quieren ser llamados mormones

BIBLE,BOOK OF MORMON
Comparte

Recientemente se han producido unas importantes declaraciones del Presidente de los mormones durante la mitad del mes de agosto pasado. Se trata de una sutil pero muy importante estrategia por parte de los mormones para normalizarse y hacerse pasar por cristianos, sin serlo

Para los mormones, el Presidente, junto con su Consejo, pero el Presidente en particular, es un profeta, un visionario y un revelador que tiene total conexión con la divinidad. Según ellos Dios le puede decir lo que quiera, y negar cosas que antes incluso dijo; unas veces Dios dice una cosa y luego la contraria. Y lo han hecho en varias ocasiones, como en la ubicación de la ciudad donde se asentaron en América, acabando al final en Salt Lake City (Utah), en el tema de la poligamia o en el racismo a los negros e indios, etc.

La razón de fondo ha sido adaptarse a las diferentes situaciones según les interesara, y así extenderse de la mejor forma cambiando lo que fuera necesario. Claramente se ve este aspecto en su libro doctrinal base, “El Libro de Mormón”, subtitulado como “Otro testamento de Jesucristo”, que suplanta, desdice y actualiza el verdadero Evangelio, el de los cristianos. Igualmente ocurre con toda la Biblia al completo.

Para los mormones la revelación está abierta, es decir, Dios, según dicen ellos, sigue hablando y revelándose, pudiendo cambiar cualquier cosa, incluso lo que ponga en la Biblia: ya sean oráculos divinos que encontramos en los profetas del Antiguo Testamento, ya sean declaraciones de Dios en sus manifestaciones en el monte Sinaí ante Moisés, o también las mismas palabras de Jesucristo, o los mismos Evangelios al completo.

E incluso lo dicho por Dios en sus propios libros sagrados particulares de los mormones, como “Perla de Gran Precio”, “Doctrina y Convenios” o “El Libro de Mormón”; es más, también puede modificar y negar todo lo que haya dicho un anterior Presidente, que habló por parte de ese mismo Dios, o el mismo fundador de la agrupación, Joseph Smith.

Las declaraciones del Presidente

El actual Presidente de los mormones es Russell M. Nelson, nacido en el año 1924, un nonagenario que conoce bien la estructura del grupo pues ha estado más de 30 años en las más altas esferas de gobierno del mormonismo, y que alcanzó la presidencia este año de 2018 cuando murió el anterior Presidente, Thomas S. Monson.

El Presidente Nelson afirmó el pasado 16 y 18 de agosto que “El Señor ha impreso en mi mente la importancia del nombre que ha revelado para su Iglesia […] Va a ser un desafío deshacer la tradición de más de cien años” […] El Señor nos ha dicho cómo se llamará su Iglesia. Entonces, no estamos cambiando nombres, estamos corrigiendo un nombre. […] Los medios de comunicación pensarán que lo estamos desechando [el nombre “Mormón”]. Nosotros no lo desechamos. Solo queremos ser precisos“.

Neil L. Andersen, del Quórum de los Doce Apóstoles, señaló la importancia de adoptar una visión a largo plazo sobre este ajuste de nombre. Y dijo así: “Hay unidad en la Primera Presidencia y los Doce o consejeros del Presidente, en este tema. El Presidente ha hablado; el Señor ha hablado con el Presidente. Y este va a ser un esfuerzo prolongado y llevará alguna años, pero esto no será algo que se intente y luego lo dejaremos y no lo llevaremos a cabo, lo vamos a hacer y a lograr“.

El nombre oficial

Hemos de decir que el día 6 de abril del año 1830 se hizo el registro por parte de Joseph Smith, el fundador, junto a un grupo de sus colaboradores, del nombre “Iglesia de Jesucristo”, que es una denominación que usaban varias agrupaciones surgidas en esas mismas décadas.

Poco más tarde, en el año 1834, se la denominó “Iglesia de los Santos de los Últimos Días”, y de nuevo cuatro años más tarde, en el 1838, adquirió la expresión “Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”. Añadir también que diversas ramificaciones y escisiones dentro del mormonismo usan como denominación la forma “Iglesia de Jesucristo”, añadiendo en algunos casos apelativos como “Restaurada”.

Sin embargo, lo que tenemos con estas declaraciones del actual Presidente de los mormones es que se ha eliminar la referencia y uso denominativo de “mormones”, y hacerse llamar “Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”, “Iglesia de Jesucristo”, o “Iglesia”. Quieren ser vistos como cristianos, y aquí radica la peligrosidad de esta actuación que ahora quieren visibilizar y enfatizar mucho más dejando de usar el nombre “mormones”.  Se irán modificando todos los documentos, tanto de papel como digitales, para erradicar este uso, tal y como han afirmado.

Los mormones no son cristianos. Son una secta

Desde el surgimiento y fundación de los mormones en mitad del siglo XIX jamás han sido considerados como cristianos: ni como católicos, ni como ortodoxos, pero es que ni incluso como protestantes, y ello a pesar de la gran diversidad de iglesias protestantes que hay, si bien todas ellas cristianas.

Una secta es “un grupo social agresivo que tiene mimetismo y un señuelo”. Los mormones se mimetizan haciéndose pasar por cristianos y no lo son. Por ejemplo, son politeístas. Ellos creen en miles y millones de dioses. Para ellos Jesucristo era un hombre cualquiera, que haciendo cosas rectas, justas, correctas socialmente, siendo buena persona, sin más, alcanzó por sus propios méritos el ser una divinidad. Y como él hay miles y millones.

Los mormones son politeístas, y cada uno, cuando se convierte en Dios, tras alcanzar la divinidad, se le regala un planeta para ayudar a los habitantes de esos planetas de las demás galaxias a ser dioses también. A Jesús se le regaló el planeta Tierra para ayudarnos a los demás a convertirnos en dioses y adquirir un planeta propio donde ser el Dios adorado por los habitantes de allí. Y esto no es cristianismo, es más, imposibilita ser cristiano, sin entrar en otros aspectos doctrinales que impiden serlo. Por ello, los mormones, mimetizándose, haciéndose pasar por cristianos, no hacen sino engañar. Es así por lo que este grupo es denominado como secta, la secta de los mormones.

Desde el origen de los mormones el fundador Joseph Smith perpetró un engaño ante sus seguidores, y solo para consolidar su poder y aumentar su ego, el culto a su personalidad, y además satisfacer sus apetitos insaciables sexuales, casándose con varias mujeres, decenas, de sus amigos y compañeros, diciendo siempre que eran obligaciones que Dios le mandaba.

Una confusión calculada para extenderse entre zonas culturalmente cristianas

Es tal la confusión entre sus mismos miembros, que hemos de recordar que la casi totalidad de los mormones, incluidos sus misioneros, que por las calles van ofreciendo sus folletos y buscando nuevos adherentes, también creen ser cristianos. Así, el 97% de los mormones de los EE.UU. piensa que son cristianos (Pew Research Center, 2012). Y deberían ser los más preparados y formados sobre qué son y qué les distingue de los cristianos de verdad.

Y con mayor razón estas cifras serán incluso más elevadas en el resto de América, en Europa, Asia o África, donde los mormones se extienden y se hacen pasar por cristianos ante poblaciones poco formadas cultural y religiosamente.

Sin embargo, en la estructura más alta de la agrupación, entre sus líderes principales, sí son conscientes de que no son cristianos y que todo se trata de una estrategia de expansión y propagación.

Solo cabe formar a los miembros del cristianismo, e incluso a la sociedad en general, creyente o no, para que sepa distinguir lo que es una secta de lo que no lo es. Lo que es el cristianismo y lo que no lo es. Incluso es imprescindible formar a los misioneros, sacerdotes, religiosos y religiosas y a los miembros laicos cristianos, para que sepan desenmascarar a las sectas, las cuales se aprovechan de la buena voluntad de poblaciones donde se difunde y se predica el evangelio de Cristo, para hacerse pasar por tales, por grupos cristianos, sin serlo.

BIBLIOGRAFÍA

+ The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints. “Newsroom. The Name of the Church“. https://www.mormonnewsroom.org/article/name-of-the-church

+ Vicente Jara Vera y Jorge Núñez Pascual. “Los mormones. ¿De verdad sabes quiénes son?“. Editorial Digital Reasons. Madrid. 2017. https://www.digitalreasons.es/libro.php?valor=Los%20mormones.%20%C2%BFDe%20verdad%20sabes%20qui%C3%A9nes%20son?

+ Luis Santamaría del Río. “¿Son cristianos los mormones?”. Aleteia. https://es.aleteia.org/2013/02/04/son-cristianos-los-mormones

+ Vicente Jara Vera. Programa de Radio María España (Conoce las sectas). “Los mormones y su nueva estrategia para expandirse“. https://www.ivoox.com/ries-conoce-sectas-radio-maria-audios-mp3_rf_28370691_1.html

+ Vicente Jara Vera. “¿Qué es una secta? No es tan fácil como parece…”. Aleteia. https://es.aleteia.org/2018/06/19/que-es-una-secta-no-es-tan-facil-como-parece

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.