Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 22 abril |
San Sotero y san Cayo
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Un niño malo y travieso? ¿De dónde vienen estos comportamientos?

KIDS

TATJANA SPLICHAL | DRUŽINA

Mira Jakubowska - publicado el 04/09/18

Intentar meterse en los “zapatos de un niño”, imaginando lo que puede sentir en diferentes situaciones, es extremadamente útil y sorprendente para los adultos.

Hace poco conocí a una niña de siete años cuyo comportamiento no era muy educado. Escupía en la comida, no hacía caso a nadie, pegaba a otros niños y al mismo tiempo era muy creativa e inteligente. Durante una charla conmigo fue habladora y cooperativa. Una niña misteriosa.

Comunicarse con los niños con este tipo de comportamientos es como hacer una investigación, donde no existen evidencias inequívocas, y las respuestas se obtienen en forma de dibujos, símbolos y juegos.

Y aunque hay algunas pautas para ayudar a descifrar los mensajes transmitidos, cada niño tiene su propio mundo aparte, que debe tenerse en cuenta en la interpretación de lo que dice. A pesar de muchos intentos de diagnosticar la fuente de los problemas, habían elementos que no encajaban.

Cuando uno de los padres finalmente decidió hablar con honestidad, se habían aclarado muchos detalles. La violencia psicológica, el conflicto de los padres y la decisión de separarse, todo esto fue lo que presenció la niña de pocos años de edad. En vista de tales circunstancias, las reacciones de la niña eran perfectamente comprensibles…

Reacciones incomprensibles

Conocí a un niño cuyos resultados de pruebas de inteligencia indicaban discapacidad intelectual, pero lo que realmente lo incapacitaba era el conflicto de pareja de sus padres y, por lo tanto, no solo tenía el corazón desgarrado, sino también la mente, que no podía funcionar correctamente. Si los adultos en una situación traumática viven un período de desorganización y ruptura, entonces una persona pequeña lo vive con más intensidad aún.

El pequeño no es capaz de pensar ni funcionar correctamente y, desde luego, no puede ser cortés y “normal” como lo desearían muchos adultos. A veces, en las charlas con sus padres, sucede que inadvertidamente éstos mencionan el divorcio, que están en otra relación sentimental, la muerte repentina de un ser querido, la violencia en casa o alguna adicción, que sigue siendo un tema vergonzoso, difícil y raramente mencionado…

Todas estas circunstancias, así como muchas otras, afectan significativamente el comportamiento del niño y el mundo de sus experiencias y, a veces, provocan reacciones raras e incomprensibles.

El extraño comportamiento del niño

Una vez hablé con una madre preocupada, cuyo hijo comenzó a “comportarse de manera extraña”, es decir, no parecía escuchar lo que se le decía, era grosero en la escuela, dejó de controlar sus necesidades fisiológicas…

Cuando comenzamos a investigar lo que podía sentir un niño de ocho años que se queda con su abuela en un hogar lúgubre, cuando su madre se va a trabajar por unos meses y siempre regresa inesperadamente, queriendo darle al niño una feliz sorpresa, ambas nos emocionamos…

He oído muchas historias similares contadas desde la perspectiva del niño, así como de la de sus padres. Estoy convencida de que tratar de entrar en los “zapatos de un niño”, imaginando lo que puede sentir en diferentes situaciones, es extremadamente útil y sorprendente para los adultos. Descubrimos entonces que creemos erróneamente que los niños no tienen derecho a estar asustados, molestos, ansiosos, avergonzados o enojados.

El niño también está lleno de diferentes emociones y experiencias, que a menudo olvidamos, al ponerles una camisa de fuerza hecha de prohibiciones, órdenes, de la necesidad de ser cortés y de mostrar siempre una sonrisa alegre.

Los niños son para nosotros como mensajeros enviados de otro mundo. Su manera de ser tan directa, su franqueza y espontaneidad, pueden desarmar a cualquiera. Tememos que nos juzguen directamente, comenten como nos ven (sin cortesía de los adultos o diplomacia aprendida) o que nos hagan una pregunta incómoda.

Estas pequeñas personas pueden convertirse en espejos para nosotros, en los que podamos ver cómo somos, qué es lo que nos da miedo, qué nos hace sentir incómodos y no nos permite ser simplemente nosotros mismos. Gracias a los niños, podemos recordar lo que es disfrutar de las cosas pequeñas, lo que es depender de los demás, pedir ayuda, reír sin parar o gritar con todas nuestras fuerzas sin temor a lo que los demás piensen de nosotros.

Sí, la simplicidad, la franqueza y la manera de ser tan directa de un niño, nos sigue dando vergüenza y a la vez es uno de nuestros mayores sueños.

Tags:
comportamientoinfancia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.