¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

¿Es viajero frecuente? ¿Le sobran millas? ¿Por qué no donarlas para reunificar familias migrantes?

MIGRANTS;
Comparte

Una iniciativa sencilla y concreta para aliviar el dolor de las familias rotas por la migración

Las redes sociales pueden tener resultados muy importantes en temas de solidaridad. Y en cuestion de minutos.

Tal es el caso de revulsivo que ha tomado el proyecto comunitario Miles4Migrants (“Millas para Migrantes), que comenzó en 2016, pero recibió millones de millas donadas después de que un tuit de una profesora de Derecho en el Estado de Michigan se hizo viral.

La historia que narra The New York Times comienza la mañana del pasado lunes 6 de agosto cuando la profesora de Derecho de la Universidad de Michigan, Beth Wilensky, publicó un tuit sobre una familia que había sido separada por las autoridades migratorias después de cruzar la frontera de Estados Unidos.

Después la profesora, Beth Wilensky, salió a correr; luego, fue a almorzar. “Regresé y revisé mi cuenta de Twitter y dije: ‘Ay, Dios mío’”, recordó Wilensky. Su publicación era muy popular y tenía decenas de miles de retuits.

El tuit de la profesora Wilensky decía: “Mi esposo viaja mucho. La desventaja: la mayoría del tiempo está lejos. Ventaja: el programa de remuneración para viajeros frecuentes. Acabamos de usar algunas millas para transportar en avión a un niño de 3 años y a su papá, quienes habían sido separados en la frontera, desde Michigan (adonde el pequeño había sido llevado) hasta donde vive su familia. Mándenme un mensaje directo si tienen millas que donar”.

Un sentimiento muy extendido

Hay varios cientos de niños que en estos momentos viven separados de sus padres, fruto de la política migratoria de “tolerancia cero” que sostuvo el Gobierno de Estados Unidos los meses de abril, mayo y junio de 2018 en la frontera con México.

La movilización nacional e internacional –sobre todo a partir de imágenes que mostraban a niños viviendo prácticamente en jaulas en un albergue de McAllen (Texas)—hizo que el presidente Donald Trump desistiera de la política de separación y pidiera la reunificación de los menores con sus padres.

Pero fue tal el desbarajuste creado esos meses que, al menos, 450 niños permanecen todavía en custodia del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos, muchos de ellos no saben decir dónde viven y quizá, también, sus padres hayan sido deportados ya.

La profesora Wilensky quiso actuar. Y actuó. Concitó a miles de ciudadanos a través del tuiter. Había tocado un sentimiento muy extendido entre la población estadounidense: la protección y el cuidado de los niños.

Muy pronto, ese mismo día 6 de agosto por la tarde, y ante la imposibilidad de contestar todas las consultas, Wilensky publicó otro tuit para que se contactaran con el Círculo de Apoyo de Michigan, un grupo en su área que se unió a ella a través de Facebook. El grupo responde a las necesidades de las familias migrantes con medidas apropiadas.

Ciudadanos, también responsables

El Círculo de Apoyo de Michigan se formó hace casi dos meses para apoyar a las familias de migrantes afectadas por la política del gobierno, dijo Rosalie Lochner, una de las fundadoras del grupo.

“Pienso que muchas personas en ambos lados del espectro creen que las familias deben ser protegidas y que el trauma de separar a esas familias es algo que, como ciudadanos, somos responsables”, dijo Lochner a *The New York Times*.

Y así fue. Después de ver el tuit de la profesora Wilensky, cientos de personas de todo Estados Unidos se pusieron en contacto con el grupo vía redes sociales para preguntar cómo podían ayudar.

Wilensky también incluyó un vínculo a Miles4Migrants, un grupo que usa la donación de las remuneraciones de los programas de viajero frecuente para transportar a refugiados hacia nuevos hogares o para reunificar familias divididas por conflictos.

Tan solo ese lunes 6 de agosto la organización recibió ofrecimientos de más de un millón de millas; ese número ahora ha aumentado a más de veintiocho millones de millas.

Algo real y concreto

En los años que han pasado, Miles4Migrants se ha aliado con donantes y organizaciones de ayuda para reunificar a decenas de familias con bases apropiadas caso por caso. Los refugiados y solicitantes de asilo a los que ayudaron tenían itinerarios internacionales: Islamabad (en Pakistán) a Manchester (Inglaterra). Adís Abeba (Etiopía) a Edimburgo (Escocia). Teherán (Irán) a Londres

No obstante, esta semana, inundados con más de veintiocho millones de millas de viajero frecuente recién donadas, la organización está pensando cómo manejar la logística de reunificar a familias en Estados Unidos. Y lo está logrando, poco a poco.

Wilensky todavía se pregunta por qué su publicación fue tan efectiva y por qué la idea de donaciones a través de los programas de remuneración para viajeros frecuentes tuvieron tanto atractivo para miles y miles de personas desconocidas.

“Pienso que mucha gente en el mundo, como mi esposo y yo, han visto desarrollarse esta política de separación de familias con horror absoluto”, dijo la profesora de Derecho.

Y terminó el reportaje de *The New York Times *con estas palabras de la tuitera afortunada: “Pienso que mucha gente se sentía como nosotros, lo que te hace pensar: ‘Oh Dios, aquí hay algo real y concreto que podría ayudar a solucionar este problema, incluso si es solo para una familia’”.

Con información de The New York Times

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.