Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 30 noviembre |
San Andrés Apóstol
home iconEspiritualidad
line break icon

Así es como suena la voz de Satanás, según san Ignacio de Loyola

JESUS,SATAN

Public Domain

Philip Kosloski - publicado el 16/07/18

Es muy distintiva y puede reconocerse fácilmente

En su enseñanza sobre el discernimiento de los espíritus, san Ignacio de Loyola establece unas reglas específicas para saber identificar la voz que habla en tu alma. En particular, Loyola explica cómo identificar si es Satán quien te está hablando.

Loyola señala que “si en el discurso de los pensamientos que trae, acaba en alguna cosa mala o distractora, o menos buena que la que el ánima antes tenía propuesta de hacer, o la enflaquece o inquieta o conturba a la ánima, quitándola su paz, tranquilidad y quietud que antes tenía, clara señal es que procede de mal espíritu, enemigo de nuestro provecho y salvación eterna”.

Aunque en la mayoría de los casos esto es cierto, existe también una dimensión añadida de discernimiento con respecto al estado del alma de una persona.

Si el alma se mueve “de bien en mejor, el buen Ángel toca a la tal ánima dulce, leve y suavemente”, mientras que el mal Ángel “toca agudamente y con sonido e inquietud”.

Si el alma se mueve “de mal en peor”, entonces lo verdadero es lo contrario a lo anterior, el buen espíritu puede parecer cortante e intentar devolvernos vehementemente en la buena dirección, mientras que el mal Ángel intentará seducirnos “suavemente” para caer en un pecado peor.

Por tanto, es importante comprender el estado de nuestra propia alma antes de determinar qué voz nos está hablando.

La observación de Loyola derivó de años de discernimiento en su propia vida y ha encontrado confirmación en otras fuentes.

Por ejemplo, un sacerdote del siglo XVI llamado Lorenzo Scupoli escribió: “El diablo hace el máximo esfuerzo para desterrar la paz del corazón de uno, porque sabe que Dios reside en la paz y que es en la paz donde logra grandes cosas”.

La próxima vez que oigas una voz en tu corazón que influya en tus sentimientos y emociones, da un paso atrás y usa la guía de Loyola para discernir.

Puede que sea precisamente el diablo tratando de arrancarte de Dios, llevándote a las profundidades de la desesperación.

Tags:
demoniodiabloSan Ignacio de Loyolasantosvoz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
OLD WOMAN, WRITING
Cerith Gardiner
Carta de una mujer de 107 años para luchar co...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.